Tours a Chile

La historia de cómo contratan "pasantes" para traficar por el Paso Cristo Redentor

Sin comida y con un pago de $20.000, centenares de pasantes se suben a bordo de colectivos para buscar bolsones cerrados en distintos puntos de Chile

Todas las semanas, un ejército de "pasantes" desfila traficando mercadería por el Paso Cristo Redentor, bajo las órdenes de quienes manejan algunos de los "tours de compras", tan de moda en estos tiempos, y que esconden un entramado peligrosamente ilegal.

A bordo de un ómnibus —en general, salen cuatro por jornada—, 40 personas parten de la Terminal de Mendoza con rumbo a Chile, con la tarea expresa de recoger bolsones cerrados en distintos puntos de Santiago. A cambio, cuando entreguen la mercadería al regresar a Argentina, recibirán un pago que ronda entre los $10.000 y $20.000 por viajar más de 20 horas y cruzar la frontera transportando ropa, electrodomésticos, celulares, entre otras cosas.

La jugada sucia que realizan estos grupos no se agota en un mal cobro, porque también implica la obligación de cometer una infracción a la ley, una contraprestación que, dividida por hora, no llega a los $900, y un desconocimiento casi total de la actividad que se realiza, llegando al punto de no saber qué es lo que tiene que llevar el pasante de un país a otro, entre otras cosas que veremos a continuación.

Aduana Horcones.JPG
Largas filas en Horcones. Foto ilustrativa.

Largas filas en Horcones. Foto ilustrativa.

►TE PUEDE INTERESAR: Prohibieron el ingreso a Mendoza de 60 hinchas de Almirante Brown por traer armas y drogas

Una radiografía de los colectivos revelaría perfiles que no sorprenden: una chica en una situación que roza la indigencia, una madre buscando unos pesos para comprar 1 o 2 kilos de leche para su hijo, un padre de familia que se la rebusca por llevar un plato de comida a su casa, e incluso un jubilado que necesita hacer algo extra para pagar medicamentos. Los operadores de estas redes lo saben.

Además, los dueños de estos entramados olvidan que esta actividad es fácilmente realizable en el marco del transporte. Pero claro, lejos está el costo de un sueldo básico de un camionero que empieza en $532.301,87 (junio 2024) al que hay que adicionarle comida, viático especial, hora pernoctada, horas extraordinarias por kilometraje recorrido, permanencia fuera de la residencia habitual y presencia simple. A lo que habría que sumarle los viáticos por cruce de frontera y el plus vacacional.

El modus de operandi de estas bandas

El "modus operandi" deja pocos registros. Todo comienza con una publicación en redes sociales de personas que buscan a quienes quieran "viajar" a Chile por dinero.

paso a chile paso cristo redentor aduana.jpg
Los pagos para el

Los pagos para el "pasante" rondan entre $10.000 y $20.000 por cada viaje. Foto ilustrativa.

►TE PUEDE INTERESAR: Un camionero salteño fue detenido en Mendoza con 446 kilos de cable de Edemsa

Bajo la fachada de organizar "tours de compras" —aunque algunos no estén involucrados en esta actividad—, una vez que contactan a los interesados, le ofrecen una pago que va desde los $10.000 hasta $20.000 por cruzar la frontera y traer mercadería. En otras palabras, si el viaje se realiza en un día, el cobro oscila en $416 y $833 por hora de trabajo.

Para contextualizar, en junio de 2024, la ley establece que el pago mínimo para contratar a una persona para el cuidado de un adulto mayor es de $2.500 por hora.

Con el ofrecimiento de la persona, que no tiene mucho poder para decidir cómo vender su fuerza de trabajo, ya entra en el radar e ingresa en las largas listas de personas que irán al país vecino a manchar su historial aduanero.

turistas en la Terminal de omnibus turismo en mendoza (9).jpeg
Los pasantes salen desde la Terminal de Ómnibus de Mendoza. Foto ilustrativa.

Los pasantes salen desde la Terminal de Ómnibus de Mendoza. Foto ilustrativa.

►TE PUEDE INTERESAR: El paso a Chile cumplió 10 días cerrado por las nevadas y hay 2.000 camiones varados en Mendoza

Ya en la Terminal de Ómnibus de Mendoza se toma lista de los presentes y se los despacha hacia Chile. En el camino, no hay comida. Según el testimonio de un testigo, lo máximo que les entregan es el almuerzo, a pesar de que, por la cantidad de horas del recorrido, deberían recibir más de una comida.

Una vez en Chile, el chofer del colectivo, que ya recibió las instrucciones cuando estaban en Mendoza, los llevará a distintos puntos del país trasandino. Allí deberán recoger las bolsas de consorcio cerradas y hacerse cargo de ellas hasta regresar nuevamente a Argentina.

Cruce a Chile
Estas personas tienen que pasar la mercadería que levantaron en distintos puntos de Chile por la Aduana. Foto ilustrativa.

Estas personas tienen que pasar la mercadería que levantaron en distintos puntos de Chile por la Aduana. Foto ilustrativa.

►TE PUEDE INTERESAR: Caso Loan: cómo fueron las horas previas a su desaparición

El valor de lo que recoge el "pasante" en el país vecino es incalculable. Al menos hasta llegar a la aduana, que es el momento en el cual se va a enterar lo que la bolsa hermética lleva adentro. Un ejemplo de ello es el testimonio de una de las tantas víctimas entrevistadas por Diario UNO:

He visto casos en los que han intentado pasar celulares escondidos en mochilas, bolsos e incluso en las camperas para que no los detecten, y los han encontrado y se los han quitado. He escuchado de personas que han quedado detenidas y ellos no se han hecho cargo He visto casos en los que han intentado pasar celulares escondidos en mochilas, bolsos e incluso en las camperas para que no los detecten, y los han encontrado y se los han quitado. He escuchado de personas que han quedado detenidas y ellos no se han hecho cargo

Las multas son comunes, y por cada viaje se aseguran aproximadamente 10 multas. Antes de partir, ya están marcados. Sin saberlo, emprenden el viaje y, en pocas horas o días, recibirán una multa que manchará para siempre su nombre en los registros aduaneros.

►TE PUEDE INTERESAR: Descubrieron que un penitenciario usaba la lujosa camioneta 4x4 de un preso de Cacheuta

Por cada colectivo se pasan a Argentina entre 18 y 20 teléfonos celulares de primera línea como si fueran para uso personal: escondidos entre la ropa, bolsillos o la forma en la que elija el pasante. Claro, es responsabilidad del "contratado" que las decenas de dispositivos lleguen a manos de los que mandan.

En el mejor de los casos, se trata de una multa por exceder los U$S 300 permitidos para llevar por vía terrestre. Con buena suerte, el pasante deberá abonar el 50% del excedente y continuar viaje. En el peor: la prohibición de volver a entrar a Chile o la privación de la libertad.

Y esto es -literalmente- así:

Ellos te contratan como pasador, te dan algunas que otras instrucciones. La principal: tenés que disimular sí o sí que las cosas son tuyas y hacerte responsable. En uno de mis primeros viajes, cuando pasamos por la Aduana nos pusieron a 10 personas una multas, que quedan allá a tu nombre. Me acuerdo que era impresionante la cantidad de mercadería que nos habían hecho traer ese día Ellos te contratan como pasador, te dan algunas que otras instrucciones. La principal: tenés que disimular sí o sí que las cosas son tuyas y hacerte responsable. En uno de mis primeros viajes, cuando pasamos por la Aduana nos pusieron a 10 personas una multas, que quedan allá a tu nombre. Me acuerdo que era impresionante la cantidad de mercadería que nos habían hecho traer ese día

Testimonio directo de una persona que embarcó en el último "tour de compra"

El 7 de junio, 4 colectivos, bajo la denominación de "tour de compra", salieron de la Terminal de Ómnibus con destino a Chile.

Así, 140 personas salieron de su casa para cumplir una actividad, que parecía normal: viajar a Chile e ingresar a un mall para llevar ropa que pensaban que les indicarían. Pronto, los nuevos, se dieron cuenta de que no iban a seleccionar nada y que, por el contrario, les iban a entregar una bolsa con lo que tenían que llevar.

En esa jornada, emprendieron viaje sabiendo que les pagaban $20.000 por ir y venir en el mismo día.

Un extracto de un relato en primera persona de cómo es la llegada a Chile

paso cristo redentor guardia vieja argentinos varados chile 2.jpg
Foto testimonial del día en que 140 pasantes quedaron varados en Chile.

Foto testimonial del día en que 140 pasantes quedaron varados en Chile.

Cuando llegamos a Chile nos dijeron que teníamos solamente 40 minutos para caminar, que encima tampoco podíamos comprar algo para nosotros. Así, bueno, por lo menos aprovecho el viaje, me compro algo para mí, no, ni siquiera. Nos prohibieron eso porque ellos tenían tantas, tantas, tantas mercaderías que ya estaban envueltas y cerradas, para pasar de vuelta, que realmente era imposible traerse algo fuera de lo que ellos nos habían obligado Cuando llegamos a Chile nos dijeron que teníamos solamente 40 minutos para caminar, que encima tampoco podíamos comprar algo para nosotros. Así, bueno, por lo menos aprovecho el viaje, me compro algo para mí, no, ni siquiera. Nos prohibieron eso porque ellos tenían tantas, tantas, tantas mercaderías que ya estaban envueltas y cerradas, para pasar de vuelta, que realmente era imposible traerse algo fuera de lo que ellos nos habían obligado

El laburo era por 24 horas íbamos, buscábamos las cosas y nos volvíamos. La cosa no es tan facil como parece porque, por ejemplo, al menos deberíamos tener 3 comidas en 24 horas. El tema es que de comida solo nos dieron un bollito de pan. El resto la tuvimos que pagar nosotros El laburo era por 24 horas íbamos, buscábamos las cosas y nos volvíamos. La cosa no es tan facil como parece porque, por ejemplo, al menos deberíamos tener 3 comidas en 24 horas. El tema es que de comida solo nos dieron un bollito de pan. El resto la tuvimos que pagar nosotros

►TE PUEDE INTERESAR: Se activó el protocolo del paso a Chile y generó opiniones divididas entre los camioneros

Los problemas para este grupo empezaron a surgir cuando cerró el Paso a Chile. El cruce estuvo cerrado más de 5 días. Con la nieve cayendo, quienes iban a "trabajar" por 1 día, o menos, terminaron haciéndolo por 7.

En ese momento, todo se empezó a desdibujar. Sin comida, e incluso sin posibilidad de comprarla, quedaron varados en Guardia Vieja, un pequeño pueblito chileno que tiene menos de una decena de casas y algún que otro local de suministros. Se encontraron en la encrucijada de elegir entre comer o volver a sus casas.

►TE PUEDE INTERESAR: Hallaron muerto a un camionero chileno dentro de su rodado en Uspallata

Varados en Chile, la alternativa que tenían los aproximadamente 140 pasantes era pagar de su bolsillo la nafta. Pero plata, tras tantos días, no quedaba. Y por si fuera poco, había que decidir si destinar las pequeñas monedas que quedaban en cargar combustible al colectivo o en poder comer.

Para no continuar en el medio de la nada, la alternativa que tenían era hacer un viaje de 3600 km pasando por Pino Hachado, Neuquén. Pero para eso debían parar en varias estaciones de servicio, un costo excesivo. ¿Qué decían desde estas "empresas"? "No los vamos a ayudar".

"Eran 4 los dueños de toda la mercadería, ninguno se quiso ser responsable de estar varados de aquel lado. ¿Me entendés? Es más, los mismos pasajeros tuvieron que moverse para organizar todo eso, para todos los colectivos que ibamos de "tours de compra". Pero en realidad ninguno de los dueños de todos los tours de compra fueron capaces de poder sustentar esos días ahí". "Eran 4 los dueños de toda la mercadería, ninguno se quiso ser responsable de estar varados de aquel lado. ¿Me entendés? Es más, los mismos pasajeros tuvieron que moverse para organizar todo eso, para todos los colectivos que ibamos de "tours de compra". Pero en realidad ninguno de los dueños de todos los tours de compra fueron capaces de poder sustentar esos días ahí".

Entonces, la noche del día séptimo, la última, tuvieron que dormir en la calle de Santiago de Chile, sin poder comer porque la plata era para la nafta. Para despertarse, y recibir una buena noticia, no de los jefes: de las autoridades del Paso que abrieron una ventana para que pasen.

Recapitulación

Los mandaron de Mendoza a Chile con la promesa de pagarles $20.000 a la vuelta cuando entreguen los bolsones incógnitos, un bollito de pan, y quizás, un deseo de buen viaje y poco más. ¿Por cuánto? Teniendo en cuenta que fueron 7 días completos, por ni más ni menos, que $119 pesos por hora. No hubo aumento por pasar más días, solamente el efectivo por la suma acordada.

La opinión de uno de los miembros que conforman la Justicia Federal

Un reconocido Juez Federal entrevistado por Diario UNO explicó que se podrían encontrar similitudes entre el tráfico de droga y el de mercadería que hacen estos pasantes. "A uno le pagan por tragar cápsulas de diversos materiales que adentro tienen droga y pasarlo a otro país. Y al otro le pagan pero por buscar "bolsas", dijo.

Y es que, en cierto punto, el entramado es similar: reclutar personas en extrema vulnerabilidad, trasladarlas y obligarlas a cometer un delito.

¿Quién asegura qué lleva el pasante, si no puede revisarlo?

Para aclarar un poco la situación, otro reconocido jurista explicó: "¿Cuál es el espíritu de la norma que permite traer hasta cierto límite de dinero?" Es que es cierto, la norma habla de que se puede traer "x" dólares en concepto de equipaje.

►TE PUEDE INTERESAR: Gendarmería evacuó a tres personas en Las Cuevas y este sábado intentarán rescatar a dos hombres

¿Pero qué se entiende por equipaje?: "Los efectos nuevos o usados que un viajero, en consideración a las circunstancias de su viaje, pudiere destinar para su uso o consumo personal o bien para ser obsequiados, siempre que por su cantidad, naturaleza o variedad no permitieren presumir que se importan o exportan con fines comerciales o industriales".

"El texto se entiende por sí solo. Un equipaje no es un bolsón escondido de mercadería en manos de un pasante para que la traslade a 500 kilómetros de distancia", amplió.

Qué es el "margen de maniobra", una cuestión clave para juzgar estas actividades

Principalmente, lo que valora el derecho a la hora de juzgar estos casos es el "margen de maniobra" que tiene la víctima. Esto se refiere a las posibilidades que tiene la persona para poder tomar la decisión de detener la actividad y revertir la situación en cualquier momento.

►TE PUEDE INTERESAR: Investigan si la muerte de una mujer fue por un accidente causado por un conductor ebrio

Es decir, la capacidad -medida en torno a posibilidades- de decidir, antes, durante o después de la actividad, para dejar el trabajo y regresar a su lugar de origen, la disponibilidad de recursos para comunicarse con su familia, pagar un imprevisto que surja de la actividad y, en caso de ser necesario, financiar su regreso a casa y, por último, las necesidades económicas y sociales que llevó a la persona a elegir ese trabajo.

En este sentido, fuentes judiciales aseguraron que hay otro parecido: la situación de los golondrinas que en todas las temporadas son trasladadas de distintos puntos del país para trabajar en las chacras en tareas agrícolas, agroindustriales, o de cosecha.

La retención de los documentos

Este tema es más complejo. Los documentos que identifican a la persona se necesitan para pasar por la Aduana. Pero, a bordo del colectivo la situación es complicada. Una vez que estás adentro, pudimos verificar que los organizadores, en general empleados de estas bandas, en algunas ocasiones los retienen.

Esto es lo que contó una víctima, con miedo a hablar por represalias:

Hay tours donde te piden el documento y te lo entregan cuando volvés, que eso me parece totalmente raro porque no tendría que ser así. La verdad es que eso es muy complejo para hablarlo por acá. Hay mucha gente que se quedó sin trabajo y el dueño nunca se hizo responsable de nada. Hay tours donde te piden el documento y te lo entregan cuando volvés, que eso me parece totalmente raro porque no tendría que ser así. La verdad es que eso es muy complejo para hablarlo por acá. Hay mucha gente que se quedó sin trabajo y el dueño nunca se hizo responsable de nada.

De esta forma es que algunos grupos -no todos- que organizan tours de compras, se aprovechan de la crisis económica que lleva a muchas personas a necesitar llevar, como sea, un plato de comida a la casa. El pago es poco. Las condiciones no son óptimas. Los contratados pasan días viajando, dejando sus nombres en los registros aduaneros y lejos de su familia por un pago por hora que no llega a las 4 cifras.