Pablo Arancibia, de 33 años, acusado de ser el asesino de Florencia Romano, de 14 años, irá a un juicio abreviado. Esto implica que reconoce el crimen que cometió con el fin de agilizar esta etapa procesal. De esta manera será condenado a prisión perpetua y no será sometido a un juicio por jurados.

El juicio abreviado se realizará el jueves a las 15, donde se le leerá el hecho por el que se le acusa, y debe aceptar por completo todos los detalles que se ventilen en dicha audiencia. De esa manera, inmediatamente será condenado a perpetua.

Seguir leyendo

Florencia Romano.jpg
Florencia Romano tenía 14 años cuando fue asesinada.

Florencia Romano tenía 14 años cuando fue asesinada.

Por pedido de los padres de Florencia Romano, el juicio abreviado se realizará de manera presencial en Tribunales, y ellos estarán presentes y ya que quieren ver la cara del acusado.

Se trata del resonante hecho ocurrido a mediados de diciembre del 2020, cuando los familiares de Florencia denunciaron que su hija había salido de su casa de Rodeo de la Cruz, Guaymallén, hacia la casa de una amiga, pero no pudieron volver a contactarse con ella.

padres florencia romano.jpg
José Romano y su esposa, padres de Florencia, quieren estar presentes en el juicio abreviado a Pablo Arancibia.

José Romano y su esposa, padres de Florencia, quieren estar presentes en el juicio abreviado a Pablo Arancibia.

El sábado 12 de diciembre la joven no había ido a la casa de una amiga, sino que fue hasta Maipú para encontrarse con Pablo Arancibia, de 33 años, a quien había conocido por Instagram. El hombre le había propuesto juntarse en su casa, hacer una fiesta y tomar cerveza.

Las cámaras de seguridad de la estación del Metrotranvía en Maipú captaron el momento en que Florencia se encontró con el hombre a las 12.50 del sábado 12 de diciembre. Notaron que su reacción fue natural y que caminaron juntos hasta la casa de Arancibia.

arancibia.jpg
Pablo Arancibia, de 33 años, reconocería el femicidio en un juicio abreviado.

Pablo Arancibia, de 33 años, reconocería el femicidio en un juicio abreviado.

Una vez allí, Florencia se sacó una selfie con él mientras con un vaso en su mano y posteó: “Acá, tomando cerveza”. Luego le mandó un mensaje a una amiga con la ubicación del lugar exacto donde estaba y la invitó a que fuera a la noche.

Pero desde las 19 de ese sábado 12 de diciembre, el celular de la joven quedó sin actividad. Sus padres la llamaron porque era extraño que no hubiese regresado a la hora que había dicho, ya que no era de hacer esas cosas, y comenzaron a sospechar que algo estaba mal.

Tras una intensa búsqueda, perros de rastreo llegaron hasta la casa de Arancibia, ubicada en el Callejón Berra, casi calle Padre Vázquez, de Maipú, donde el 15 de diciembre detuvieron al hombre y a su pareja, Micaela Méndez, de 27 años.

Busqueda de Florencia Romano.jpg
Callejón Berra, de Maipú, donde Pablo Arancibia vivía, y donde habría matado a Florencia Romano.

Callejón Berra, de Maipú, donde Pablo Arancibia vivía, y donde habría matado a Florencia Romano.

Los días pasaban y los dos fueron imputados por el femicidio de la adolescente. Incluso, Pablo Arancibia habría expresado que había sido Méndez quien había asesinado a la chica por celos, y que ocurrió cuando él había salido a comprar una gaseosa.

Pero todo esto cambió cuando un testigo, primo de Arancibia, reveló algo inesperado luego de atar cabos tras días de ver por los medios de comunicación la desesperada búsqueda de la joven.

Contó que cerca de la medianoche de sábado 12 de diciembre, el acusado lo llamó y le pidió si podía llevarlo hasta un descampado para tirar un perro que se había muerto.

El hombre, sin saber la vedad, accedió. Un poco más tarde, llegó en su auto a la casa de Arancibia, quien metió un bulto tapado con mantas dentro del baúl y se fueron en busca de un lugar donde tirar al supuesto animal.

Cuando llegaron a calle Alsina al 2.300, cerca del carril Maza, en Maipú, Arancibia le dijo que se detuviera allí. Se bajó del auto, sacó el cuerpo y lo lanzó en una acequia. Creen que lugar habría sido elegido estratégicamente, ya que en el mismo corre mucha agua y se acumula mucha basura. Además, no hay viviendas alrededor y no es una zona por donde la gente camine.

Fue así como, el 17 de diciembre, cinco días después de la desaparición de Florencia Romano, el hombre señaló el lugar exacto donde habían dejado el cuerpo, sin creer que realmente era una persona.

Así fue como la adolescente fue encontrada asesinada en Maipú. Su cuerpo estaba en una acequia envuelto entre mantas y una cortina.

caso florencia romano.jpg
El cuerpo de Florencia Romano fue encontrado en calle Alsina al 2.300, casi carril Maza, en Maipú.

El cuerpo de Florencia Romano fue encontrado en calle Alsina al 2.300, casi carril Maza, en Maipú.

La necropsia de Florencia reveló que tenía fuertes golpes en la cara y en su cabeza, pero que la causa de muerte asfixia, es decir que fue ahorcada. Además, tenía un corte de 8 centímetros en su cuello, pero habría sido pos morten. También parte de su cuerpo estaba quemado, por lo que estiman que el autor intentó deshacerse de todo indicio que lo incriminara una vez que la adolescente de 14 años quedara sin vida.

Una de las hipótesis de los pesquisas es que Arancibia habría querido tener sexo con la joven, pero esta se negó y comenzó un forcejeo que terminó con su muerte.

florencia romano.jpg
Florencia Romano tenía 14 años cuando fue asesinada.

Florencia Romano tenía 14 años cuando fue asesinada.

Luego del hallazgo del cuerpo de Florencia, y que el panorama comenzaba a aclararse en torno a lo que había sucedido, la pareja de Arancibia fue liberada, ya que el hecho ocurrió cuando ella no estaba en la casa, lo que pudo ser comprobado, ya que había pasado el fin de semana en la casa de unos familiares.

Otros indicios

En la tarde de ese sábado 12 de diciembre, un llamado al 911 alertó que escuchaba gritos de una pelea y una mujer que pedía ayuda. La llamada fue desestimada por la operadora del CEO al no encontrar la calle que el hombre le indicaba y cortar la comunicación. Como consecuencia de esto, la mujer policía fue separada de su cargo y espera ser juzgada.

Lo cierto es que luego comprobaron que en ese momento había tres móviles en la zona que pudieron haber acudido al llamado, e incluso caminando desde la Comisaría más cercana hubiesen demorado solo 4 minutos, y quizás el final de Florencia hubiese sido diferente.

Temas relacionados: