Diario Uno > Judiciales > Florencia Romano

Las últimas horas de Florencia Romano antes de su muerte

Florencia Romano fue a la casa de Arancibia pensando que harían una fiesta. Se sacó fotos con él tomando cerveza. Estiman que fue víctima de un ataque sexual

Los investigadores tratan de rearmar las últimas horas de vida de Florencia Romano (14), cuando estaba en la vivienda de Pablo Arancibia (33), en Maipú. Indicaron que por mensajes de Instagram él la invitó a su casa para hacer una fiesta y tomarían cerveza, y ella aceptó. Hoy el hombre está detenido acusado de femicidio junto a su pareja Micaela Méndez (27).

Una de las situaciones que detectaron los investigadores en las imágenes de las cámaras de seguridad fue que Florencia no se sorprendió al encontrarse con Arancibia, y se la veía tranquila mientras caminaba junto a él en las cercanías de la propiedad ubicado en el callejón Berra y Padre Vázquez, de Gutiérrez. Esto da a entender que ella no fue engañada y que conocía al hombre.

Te puede interesar...

Mientras estaba en la casa de Arancibia, Florencia se sacó selfies junto a él mientras tomaban cerveza, posteó esta imagen y escribió: "Acá, tomando cerveza".

Luego, Florencia le mandó un mensaje a una amiga invitándola a la casa de Arancibia. Al parecer, la chica no le respondió la invitación.

Aún no está claro qué pasó dentro de la casa en las siguientes horas, pero casi no hay dudas que a Florencia la mataron allí. La principal hipótesis es que el hombre habría querido tener sexo, pero la joven se negó, y eso desató el desenlace fatal.

A Florencia la golpearon en la cara y la cabeza con un elemento contundente y finalmente la degollaron. Luego, cuando ya estaba muerta, intentaron prender fuego su cuerpo para borrar todo rastro, pero no lograron hacerlo y solo quemaron algunas partes.

Pasada la medianoche de ese sábado, Arancibia llamó a un conocido para que lo llevara en su auto a tirar a un perro que se había muerto, según los dichos del testigo. Sin pensar que en realidad se trataba del cuerpo de la adolescente de 14 años, el allegado accedió y lo llevó hasta la calle Alsina al 2.300, cerca del carril Maza, en Maipú, donde el hombre tiró el cuerpo que estaba envuelto en mantas. Así apareció en la acequia.

Gracias al relato de este hombre fue que los pesquisas llegaron hasta el cuerpo de Florencia.

El rol de la mujer

Todavía no está claro qué papel cumplió Micaela Méndez (27), pareja de Arancibia, quien vivía en la casa del callejón Berra, y está imputada por el femicidio, al igual que Arancibia.

Por ahora los investigadores suponen que la mujer estuvo presente todo el tiempo y sabe todo lo que pasó, pero ella se negó a declarar por ahora.

Algunos rumores indican que ella se había ido de la casa durante la tarde, pero si esto fuese cierto nadie se explica por qué no declara y cuenta su coartada, ya que de comprobarse que ella no participó ni estuvo presente, podría ser sobreseída por el asesinato de Florencia.

En el caso que haya estado presente ese día en la casa de Arancibia, pero no haya participado del crimen, podría tener un cambio de imputación por una menor.