Diario Uno > Policiales > Florencia Romano

Caso Florencia Romano: suspendieron a la operadora que cortó el llamado

En el audio, la operadora del 911 cortó la comunicación con el denunciante que dijo que se escuchaban gritos de auxilio de la casa donde estuvo Florencia Romano

Testigos indicaron que el sábado en la tarde se habían escuchado gritos de pelea y música fuerte de la casa de Pablo Arancibia, de Maipú, donde estuvo Florencia Romano, y alguno dijo que había llamado al 911. Al corroborar ese dato, los investigadores descubrieron que la llamada por violencia de género había sido desestimada por una policía.

"Fue una mujer la que cortó el llamado por una supuesta denuncia de violencia de género. Y lo más lamentable fue el horario", indicó el jefe de fiscales de Homicidios, Fernando Guzzo, a Radio Nihuil.

Te puede interesar...

"Esto surge para corroborar la veracidad de uno de los testimonios que hablaba de los gritos de auxilio. Cuando queremos corroborar el horario pedimos este audio, y vemos que este llamado se hizo y no tuvo respuesta del operador", detalló el fiscal Guzzo.

Debido a esta grave situación, sacaron una compulsa penal, es decir corroborar esa información, que es tratada en otra fiscalía. "No debiera tardar mucho en llegar a una conclusión porque la prueba es evidente que es el mismo audio. No es una causa compleja", sostuvo el fiscal.

En tanto, el titular de la Inspección General de Seguridad, Marcelo Puertas, aseguró ya se inició la investigación sobre el llamado: "se secuestró una copia de la grabación".

Mientras tanto, la operadora fue suspendida y mientras dure la investigación estará en situación de pasiva recibiendo la mitad de su sueldo.

En caso de comprobarse negligencia, la operadora puede ser suspendida o cesanteada, además de iniciarle una causa penal, explicó.

Sistema colapsado

Guzzo dijo que hay mucha gente con buenas intenciones y con buena información que llama al 911, pero otros que complican mucho el trabajo que llaman para preguntar por una dirección o un número de teléfono, a pesar que el 911 no está para brindar ese servicio.

"No se puede descartar nada, pero creo que está colapsado el sistema", agregó Guzzo.

Ahora se espera la apertura de los celulares de Pablo Arancibia y Micaela Méndez, imputados por femicidio.

Por otro lado, dijo que los casos de niños engañados por adultos en las redes sociales aumentó el 30% durante la pandemia, un número que preocupa mucho.

"Tenemos que entender que tenemos una adolescencia muy temprana y esto de los controles familiares a veces suenan pesados, pero es un seguro para ellos y para nosotros. Tenemos que ser claros en la dinámica del cuidado y también entre ellos mismos porque muchas veces les da vergüenza contar algo, pero por lo menos que entre ellos se cuenten, se avisen", manifestó.