Diario Uno > Judiciales > Antonio Vignoni

Crónicas de la infamia: "Operativo Mayo de 1976" – Capítulo VIII

*El siguiente relato es extraído del expediente del noveno juicio por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar*

El Operativo Mayo de 1976 venía siendo un éxito para los militares. Diecisiete jóvenes habían sido detenidos. Varios de ellos jamás volverían a ser vistos. Pero aún restaban cuatro más.

Mario Luis Santini, Antonio Siro Vignoni, Nicolás Antonio Zárate y Jaime Arturo Pedraza serían los últimos nombres que se sumarían la lista. Entre el 16 y el 20 de ese mes cayeron en manos de los secuestradores.

Todos se encontraban en sus casa. Todas las puertas cayeron de madrugada. Todos terminaron en un centro clandestino de detención. Todos fueron torturados y picaneados.

La historia diría que los últimos tres se convertirían en sobrevivientes de los martirios. Los juzgaron, los condenaron. Algunos de ellos, por el sólo hecho de tener panfletos con consignas de izquierda. Pasearon por penales del todo el país. Ya en democracia recuperaron su libertad.

Mario Santini fue la exepción.

Estudiaba en el colegio Pablo Nogués. Trabajaba en la Municipalidad de Las Heras. Era amigo de algunos miembros de la Juventud Guevarista, organización juvenil que quedó desarmada ese fatídico mes.

Cuatro sujetos de civil pero fuertemente armados entraron a su casa de calle Balcarce en la madrugada del 16 de mayo. A la madre del joven de 20 años la encañonaron, amordazaron, maniataron y vendaron.

"Me saqué la venda de los ojos, empecé a llamar a mi hijo pero él ya no estaba", recordaría la mujer años después. Y jamás volvió a estar. Al menos, físicamente.

Te puede interesar...