¡Muy bueno!

Mantén la calma al saber el truco para que el asado no se arrebate

Servir el asado arrebatado es una de las peores experiencias y habla muy mal del encargado de la parrilla

No debe haber nada peor que servir un asado arrebatado, algo que no habla muy bien de quien está al frente de la parrilla.

El asado arrebatado es típico de un asador malo o muy improvisado, que seguramente no dejará la mejor de las sensaciones en los comensales.

Se denomina un asado arrebatado a aquel cuya carne se encuentra muy cocinada por fuera y cruda por dentro.

Esto quiere decir que el asado fue sometido a una temperatura muy alta en un tiempo muy corto. La manera empleada para cocinar el asado, no es el mejor, aunque sobre gustos no hay nada escrito.

►TE PUEDE INTERESAR: Toma aire al saber cómo hacer para que el asado quede tierno

asado2.jpg

Asado: cómo hacer para que la carne no se arrebate

Demás está decir que es muy importante sacar de la parrilla un asado rico y sabroso, con una cocción uniforme.

Ser blanco de los comentarios por servir en la mesa un asado cocido por fuera y crudo por dentro, no es lo mejor.

►TE PUEDE INTERESAR: Mantén el aire al saber cuánto asado se calcula por persona

Para tener éxito frente a la parrilla, es clave seguir estos trucos para que el asado no se arrebate:

Preparar la parrilla de manera adecuada: si la parrilla está bien limpia y en buen estado, será óptimo para que el calor de las brasas se distribuya de manera uniforme. Hay que evitar la presencia de algunos hierros más calientes que otros, para no quemar la carne.

La temperatura de la parrilla: al colocar las brasas debajo de la parrilla, debemos controlar que la temperatura sea uniforme para lograr una cocción pareja. Si la mano sobre el calor de la parrilla aguanta unos siete segundos, está bien.

Preparación de la carne: es clave que la carne esté a temperatura ambiente cuando la pongamos en la parrilla. Es por eso que es clave sacarla de la heladera un buen rato antes. También se puede marinar y sazonar la carne con sal y especias. Además de potenciar su sabor, se protegerá del fuego directo.

Cocción del asado: esta parte es la más importante del asado, ya que será crucial para evitar el arrebato de la carne. Un asado a fuego lento, garantizará que no se queme. Eso quiere decir que las brasas que coloquemos debajo de la parrilla no deben ser demasiadas, para que el calor no sea intenso. Una capa de brasas uniforme nos ayudará a tener la cocción controlada.

Girar el asado: al asado no hay que marearlo, por lo que no hay que girarlo todo el tiempo. Darlo vuelta en el momento adecuado, es fundamental. No hay que girarla ni muy pronto, ya que se puede pegar la carne a la parrilla, ni muy tarde, porque se puede quemar.

asado4.jpg

Temas relacionados: