Negociaciones en el superministerio de Massa

Los fondos que envió Nación para combatir a la polilla de la vid no alcanzarán para todas las hectáreas

Según el Iscamen, trabajarán con un plan muy ajustado para hacer rendir los fondos. Van a priorizar las 40.000 hectáreas más afectadas por esta plaga

Martín Hinojosa, titular del INV, la senadoar Anabel Fernández Sagasti y el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo.jpg
El secretario de Agricultura, José Bahillo, Anabel Fernández Sagasti y Martín Hinojosa, durante la reunión que realizaron en Buenos Aires para destrabar los fondos que se usarán para combatir a la Polilla de la vid

El secretario de Agricultura, José Bahillo, Anabel Fernández Sagasti y Martín Hinojosa, durante la reunión que realizaron en Buenos Aires para destrabar los fondos que se usarán para combatir a la Polilla de la vid

Para lograr esto, el director del INV, Martín Hinojosa (FDT), fue a Buenos Aires, a negociar con el nuevo secretario de Agricultura de la Nación, José Bahillo. En la reunión también estuvo presente la senadora nacional y presidenta del PJ Mendoza, Anabel Fernández Sagasti.

Si bien consiguieron que Nación depositara $591,5 millones -a los que hay que sumarles 70 millones más que ya habían sido enviados- y Mendoza añadirá $835 millones, este dinero no podrá cubrir la totalidad de los insumos necesarios para atacar la plaga que afecta a 135.000 hectáreas de la provincia. Así lo explicó Guillermo Azim, ingeniero del Iscamen, en el programa Conexión Agro, de Radio Nihuil.

Cómo se usarán los fondos para combatir a la polilla de la vid

Azim explicó que la polilla de la vid afecta a 135.000 hectáreas de la provincia, de las 158.000 que existen en total en Mendoza.

Si bien hay 23.000 hectáreas en las que casi no hay registro de la Lobesia Botrana -pertenecen al oasis sur de la provincia- las demás aún están afectadas con la presencia de la plaga.

Tal y como lo explicó el profesional, no todas las superficies de viñedos afectados lo están de igual manera. La presencia de la polilla de la vid va de uno a cerca de 4.000 insectos por foco.

TE PUEDE INTERESAR: Un abogado mendocino asumió como presidente de Arsat con la conectividad en las escuelas como desafío

Para combatirla, se deben utilizar difusores de feromonas -uno cada 3 a 5 hectáreas- que son los que reducen la reproducción de la polilla de la vid.

De todas maneras, Azim manifestó que esto no es suficiente, sino que se le debe sumar el uso de insecticidas especiales para esta plaga. Lo que producen los insecticidas es la reducción de la población de la Lobesia Botrana.

En cuanto a los fondos públicos, la mayor parte se utilizarán para atacar a la polilla de la vid en las 40.000 hectáreas más afectadas, que se encuentran ubicadas en la zona del Cordón del Plata en el Valle de Uco.

Con esto, el especialista planteó que se reducirá la presencia de esta plaga también en lugares cercanos.

Además, puntualizó que la colocación de los difusores de feromonas debe realizarse en esta época, es decir, antes de la brotación de la planta.

La polémica por los fondos nacionales

Antes de la salida del ex ministro de Agricultura de la Nación, Julián Dominguez, se había acordado con el ministro de Economía de Mendoza, Enrique Vaquié, el envío de $665 millones de pesos para combatir a la Lobesia Botrana. En este momento se mandaron a Mendoza $70 millones, como adelanto.

TE PUEDE INTERESAR: Efectos del "huracán Massa": exradicales, peronistas y hasta Bonarrico se acercan al Frente Renovador

El punto es que luego de los cambios en el gabinete nacional, el envío de ese dinero quedó congelado.

Este congelamiento viró en pases de facturas políticas, que fue lo que ocurrió entre Hinojosa y el senador provincial cornejista Martín Kerchner, quien recordó, a través de Twitter, que la Nación no estaba cumpliendo, una vez más, con Mendoza.

Este fin de semana, Hinojosa se reunió en Buenos Aires con Bahillo y Fernández Sagasti y logró destrabar los fondos.

►TE PUEDE INTERESAR: Tras el lanzamiento de Daniel Orozco, en la UCR evalúan cómo contener una catarata de candidaturas