La realidad local del Potenciar Trabajo

La embestida de Cristina contra los movimientos sociales afectaría a 2.700 planes en Mendoza

Si se concreta la quita de los programas a las organizaciones, como pide CFK, 200 mil de esas ayudas pasarían a intendentes y gobernadores. En Mendoza, implicaría duplicar las cifras que manejan Suarez y los municipios. Según Cornejo, "sólo sería un cambio de amo". Intrigas partidarias en el medio

La embestida de Cristina Fernández contra los movimientos sociales está creciendo. En el primer diálogo que mantuvo con el Presidente en meses, directamente pidió correrlos del Gobierno y repitió el pedido de que no controlen más los Potenciar Trabajo, según versiones que circulan en Buenos Aires. La idea es que casi 200 mil de esos planes sociales pasen a intendentes y gobernadores, lo que afectaría a 2.700 beneficiarios de Mendoza.

La cuenta es simple: la cifra que piensa transferir el Gobierno representa al 15% de los anotados totales que tiene el programa (1.3 millones). El porcentaje debe aplicarse a quienes lo perciben en la provincia, que son aproximadamente 17.800 personas (casi todas, a través de las organizaciones barriales). El resultado es que 2.670 aportes pasarían a manos de los jefes comunales y/o del propio Gobierno. Según referentes de esas entidades, el resultado sería catastrófico, porque se perderían muchas actividades que realizan con grupos carenciados.

De por sí, Mendoza no recibe una cantidad de planes acorde a su incidencia en la población argentina (a pesar de sus malas cifras de empleo y pobreza). Tomando en cuenta que este territorio condensa al 4.4% de la población nacional, los beneficiados deberían casi triplicar los números actuales. En un análisis menos lineal -ya que la cuenta no es demográfica, sino que atiende a poblaciones necesitadas- el economista cordobés Nicolás Quaglia afirmó que deberían incorporarse 150% más de mendocinos a los Potenciar Trabajo.

El reparto es desigual, como en los subsidios al transporte y los Aportes del Tesoro, por nombrar ejemplos. Pero el caso es que, de escuchar a Cristina Fernández, el Presidente produciría un cambio radical en el Estado que comanda Rodolfo Suarez. Actualmente, la administración local maneja menos de 2.000 de esas ayudas, y los municipios, menos de 500. Esas cifras se duplicarían, aunque gran parte podría ir a los 18 departamentos.

image.png
En Mendoza, el Movimiento Evita dice atender a 7.000 chicos carenciados a través de merenderos y jardines maternales.

En Mendoza, el Movimiento Evita dice atender a 7.000 chicos carenciados a través de merenderos y jardines maternales.

► TE PUEDE INTERESAR: Paula Español suena para reemplazar a Batakis en un área clave para Mendoza y Portezuelo

La situación en Mendoza y la especulación partidaria

Por ahora, Mendoza ha cobrado $53.510.000 por parte del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Aún no presenta los detalles de cuál fue el plan de acción ejecutado para crear unidades de empleo y de contención social, pero una vez que haya rendido esos datos en Buenos Aires, la cifra que percibirá el Estado local ascenderá a $107 millones. No será pronto, porque el gobernador pidió una prórroga de 270 días para oficializar esos avances.

La respuesta oficial es que debió modificarse el plan por distintos motivos: primero, por la incidencia de la pandemia y, más tarde, porque no se podía acceder a insumos debido a una falta de oferentes, según dijo la directora de Economía Social y Asociativa de la Provincia, Lorena Meschini. No es un detalle menor: en medio de esas idas y vueltas y de ese pedido de extender los plazos para poder desarrollar la tarea, la provincia podría tener que gestionar al doble de beneficiarios.

El tema no está exento de especulaciones políticas. La transferencia de fondos, tal como la están planteando desde el gobierno de Axel Kicillof en Buenos Aires (a través de su jefe de Gabinete Martín Insaurralde), establecería un mayor poder y una caja más grande para las intendencias. En términos prácticos, se traduce en más poder territorial, pero que podría distribuirse también a municipios rivales del Frente de Todos, algo que no termina de convencer a ciertos peronistas.

En Mendoza esa mirada ya genera análisis parecidos. Se conoce que San Rafael tiene 200 planes bajo su órbita y es un municipio de conducción peronista; pero ¿qué pasaría con las 12 intendencias radicales y Luján de Cuyo, que pertenece a un dirigente del Pro? En Provincia de Buenos Aires, la propuesta que está desarrollando el PJ ya obtuvo el apoyo en público de un alfil Pro como Néstor Grindetti (partido de Lanús).

Movimiento Evita ok.png

"Unidad. Alberto Conducción", rezan las pancartas del Movimiento Evita mendocino. Hoy son un bastión que defende al Presidente en medio de la interna.

► TE PUEDE INTERESAR: Claudio Loser vaticinó que la asunción de Silvina Batakis "no cambiará la enfermedad del país"

Clientelismo y consecuencias en los barrios

Acerca de si sería más o menos beneficioso transferirlos al Estado, quien aportó su mirada (con las experiencias de haber sido, justamente, intendente y gobernador), fue Alfredo Cornejo. Para él, no habría cambios sustanciales con este pase de manos que está exigiendo la vicepresidenta: "Es el mismo clientelismo, es solamente cambiar de amo si se produce eso", contestó ante la pregunta de Canal Siete.

"Los planes sociales son una manipulación; los obligan a ir a manifestaciones y a cortar calles. En Mendoza más o menos los tenemos a raya, pero en Buenos Aires es un desastre", aportó. "Que dependan de municipios o gobernadores tampoco es bueno. Tiene que haber es un seguro de desempleo que tenga una finalidad, un término. Durante ese tiempo, la persona debe aprender un oficio acorde a la economía del lugar en que vive. Acá manejan la macro con ideología: buscan enemigos, pero nunca logran hacer cosas sensatas, como en otros países del mundo", cerró.

Alfredo Cornejo.jpg
Alfredo Cornejo:

Alfredo Cornejo: "Los planes generan puro clientelismo político. Pasarlos de las organizaciones a los intendentes no modifica el problema de fondo".

Por su parte, el titular del Movimiento Evita en Mendoza Luis Böhm aseguró que no le consta esa decisión: "Yo no he escuchado esas versiones; pero quiero ratificar los objetivos que se logran a partir de que las organizaciones coordinen esos fondos. Los 1.600 beneficiarios que tenemos en la organización trabajan. Ayudamos a 7.000 chicos en merenderos y en guarderías que vamos conformando en cada barrio", aseguró.

"Acá estamos persiguiendo a un millón de personas, cuando sabemos bien que los planes son una curita; un paliativo para atacar la desocupación. Pero no son una herramienta para crear empleo, para crear un mercado de trabajo, que es lo que debería hacer la clase dirigente. Acá lo que ocurre es que hay un abandono del Estado, el Estado dejó de cumplir con sus funciones de contener a la sociedad", disparó.

► TE PUEDE INTERESAR: Por la incertidumbre en Economía, en Mendoza faltan importaciones, retienen stock y no hay precios