Últimos pasos para que vaya a juicio el barman de Al Sur acusado de abuso

Ya se realizaron todas las medidas probatorias en el expediente. Leonardo Medina (31) está detenido acusado de vejar a una joven de 21 años a fines del año pasado.

Con todas las medidas investigativas agotadas, es cuestión de formalismos para que llegue a juicio la investigación por el abuso sexual a una joven en un reconocido boliche de Chacras de Coria, ocurrida a fines del año pasado.

La situación de Leonardo Ariel Medina Martínez (31), un barman que trabajaba en Al Sur, es bastante comprometida en el expediente. Sumado a que la Justicia ha confirmado en varias instancias que continúe en prisión preventiva, también ha rechazado distintos pedidos que realizó el abogado defensor.

Uno de ellos es una nulidad en la investigación. Medina, que cambió de abogado hace algunos meses, trató de voltear un examen psicológico que se le realizó a la víctima argumentando que no le dieron la chance de disponer de un perito de parte. La semana pasada, el juez Mauricio Juan negó en segunda instancia el pedido considerando que la defensa estuvo notificada correctamente.

Según comentaron fuentes judiciales, no restan más pruebas por producir y es cuestión de formalismos para que la fiscal de Delitos Sexuales Virginia Rumbo solicite la elevación a juicio del caso. Esto seguramente traerá otra pelea judicial entre el abogado defensor y la parte acusatoria.

Complicado

La autoría de Medina está prácticamente probada para los investigadores del caso. Por un lado, las cámaras de seguridad del boliche lo grabaron junto a la víctima minutos antes de que ocurriera el vejamen. Además, el propio imputado declaró dos veces y admitió haber tenido relaciones sexuales con una joven que, al describirla, coincidía con las características de la denunciante.

La diferencia radica en que desde la defensa sostienen la hipótesis de que se trató de sexo consentido y no de una violación.

Pese a esto, los peritajes físicos indican que la joven de 21 años tenía lesiones genitales correspondientes a un vejamen. Sumado a esto, el examen psicológicos detalló que la muchacha no fabula en su relato, confirmó que no recuerda lo sucedido por haber estado inconsciente y que presente indicios típicos de víctimas de abusos sexuales.

El caso

El sábado 4 de noviembre pasado del año pasado, la joven de 21 años junto a un grupo de amigos y amigas se dirigieron al boliche Al Sur, ubicado sobre Panamericana en Chacras de Coria. Esa noche se realizaba la típica fiesta de apertura de los patios, la cual solía convocar a varios concurrentes.

Según la investigación, la víctima tomó contacto con un chico que le convidó algunos tragos y minutos después se desvaneció. Con pericias se estableció luego que el nivel de alcohol en sangre que tenía era bajo, por lo que sospechan que fue drogada.

Tras buscarla varias horas, sus amigas la encontraron tirada en un sillón con manchas de sangre en su pantalón. El Cuerpo Médico Forense (CMF) constató lesiones compatibles con un acceso carnal.

Dos días después, personal policial acudió al lugar para llevarse las grabaciones de las cámaras de seguridad. Como era demasiado material, dejaron algunos discos descargando la información durante la noche, pero cuando acudieron al otro día habían realizado un boquete y se habían llevado los elementos. Es por esto que se generaron dos expedientes más: uno penal por el robo -ahora acumulado al del abuso- y otro administrativo para determinar el accionar de los uniformados.

Medina fue detenido a fines de diciembre tras un allanamiento en su casa del barrio Paraguay de Guaymallén. Desde entonces, se encuentra privado de su libertad.

En esta nota: