Pese a que meses atrás un fallo marcó un precedente en los casos de estafa entre parejas, ahora un Tribunal revirtió la sentencia y consideró que ese caso no puede ser imputado como delito.

Te puede interesar: Coronavirus en Mendoza: más de 20 jóvenes detenidos en una juntada clandestina en Maipú

El 30 de septiembre pasado, Juan Eduardo Rivas fue hasta la casa de su expareja -separadas de hecho- y, según la acusación, se produjo un forcejeo. En ese momento, el hombre le sustrajo su tarjeta de débito y su DNI.

Días después, la víctima descubrió que en cuatro extracciones le habían sacado 13 mil pesos que había cobrado de su sueldo como docente.

La fiscal Mónica Fernández Poblet le imputó a Rivas los delitos de amenazas y robo. Pero se encontró con una traba al momento de querer acusarlo por la defraudación por la utilización de tarjeta de débito.

El artículo 185 del Código Penal exime de responsabilidad penal a quienes produzcan este tipo de delitos contra sus cónyuges. Es por esto que la investigadora pidió que un juez revea ese punto.

Te puede interesar: Por la cantidad de casos de coronavirus en Mendoza analizan que algunos pacientes pasen la enfermedad en su casa

En primera instancia, el juez Diego Flamant tuvo en cuenta la nueva perspectiva de género, declaró inconstitucional ese artículo y le dio la derecha a la fiscal para que acuse a Rivas por defraudación.

Pero el abogado defensor, Ramiro Villalba, presentó una apelación. Entre otros argumentos, consideró que no hay pruebas suficientes de antecedentes de violencia de género en la causa y que, en todo caso, la sustracción de $13.000 no implica "imposibilidad de subsistencia y mucho menos dependencia económica".

Te puede interesar: La letra chica del decreto de la cuarentena en Argentina

Así también lo entendieron los jueces Carlos Díaz, Ramiro Salinas y Horacio Cadile, quienes revirtieron el fallo anterior y consideraron constitucional el artículo que evita la imputación por defraudación.

Te puede interesar...