Durante el otoño e invierno, muchas personas optan por cambiar sus dietas para sumar alimentos más nutritivos y que puedan formar parte de recetas calientes. Este es el caso de la calabaza en estofados y sopas, pero ¿còmo se puede determinar si está en mal estado?

►TE PUEDE INTERESAR: Receta de masa para pizza: esponjosa y crujiente con 5 ingredientes

Aunque lo más notorio es el cambio de sabor ya que se torna amargo, lo ideal es notar el mal estado de la calabaza antes de consumirla. Esta verdura tiene importantes sustancias químicas como las cucurbitacinas, las cuales pueden concentrarse al punto de producir el síndrome de la calabaza tóxica y afectar la salud de cualquier persona.

Cómo notar el mal estado de una calabaza

Para evitar cualquir tipo de intoxicación o síntomas como dolores de estómago y más, es necesario identificar si la calabaza está en mal estado para optar por otra o desecharla. Las consideraciones a tener en cuenta son:

Calabaza.jpg
Cómo notar si una calabaza está en mal estado.

Cómo notar si una calabaza está en mal estado.

  • Aroma neutro: si cuenta con mal olor, posiblemente esté podrida o algo similar.
  • Con tallo: si la calabaza comprada aún tiene un tallo amarillo y reseco significa que está en su punto clave para ser utilizada en cualquier receta.
  • Detalles de su piel: la cáscara de la calabaza debe ser resistente, sin golpes ni estar blanda.

►TE PUEDE INTERESAR: Canelones con relleno cremoso, la receta riquísima en 25 minutos

Por otro lado, si la calabaza comprada cuenta con alguno de los siguientes indicios significa que no debe ser consumida porque está en mal estado:

calabaza 1.jpg
Cómo notar si una calabaza está en mal estado.

Cómo notar si una calabaza está en mal estado.

  • Insectos: está podrida si tiene moscas o larvas en su superficie.
  • Textura áspera: una plaga interna puede provocar que la calabaza pierda su piel lisa.
  • Mal olor: la presencia de moho, insectos y larvas provoca que se perciba un olor a podrido.
  • Poco peso: las mejores y más sanas calabazas pueden pesar medio kilo, si pesan menos puede que no estén aptas para el consumo.
  • Marcas y puntos blandos: es clave para saber que la calabaza sufrió golpes.

Temas relacionados: