El Ministerio de Seguridad de la Nación aumentó a $1,5 millones la recompensa para encontrar a Adolfo Garrido y Raúl Baigorria, desaparecidos en Mendoza, hace 32 años, a manos de la Policía.

En ese ámbito hay buenas expectativas, ya que la Fiscalía logró reunir testimonios -reservados, entre otros- y documentación administrativa para determinar responsabilidades penales por las desapariciones.

imagen.png
El anuncio público de la nueva recompensa ofrecida por Garrido y Baigorria.

El anuncio público de la nueva recompensa ofrecida por Garrido y Baigorria.

Te puede interesar: Ahora que se reabrió el caso Guardati, se revelan secretos de la investigación paralela

Garrido y Baigorria en la Corte Interamericana de DDHH

Por estas horas, Carlos Varela Alvarez, abogado querellante en nombre de la familia Baigorria, sigue aportando información a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

imagen.png
El abogado Carlos Varela Álvarez representa a la familia Baigorria.

El abogado Carlos Varela Álvarez representa a la familia Baigorria.

Ya lo había hecho el Estado argentino, que explicó en los tribunales internacionales todo lo actuado en la Justicia, más aun desde que el caso fue declarado delito de lesa humanidad y pasó a la Justicia Federal.

Testigos reservados

Ante la Justicia expusieron testigos de identidad reservada que prácticamente ayudaron a avanzar en firme para dar con los autores y responsables de la doble desaparición.

Esas voces se sumaron a los testimonios recogidos durante la investigación que estuvo a cargo de la Justicia de Mendoza, con última competencia en la Fiscalía de Homicidios a cargo de Claudia Ríos.

En 2010, la magistrada ordenó realizar excavaciones en busca de los restos de Garrido y Baigorria pero no hubo resultados positivos.

La pesquisa está centrada en las últimas horas que los hombres fueron vistos, el 28 de abril de 1990, en la rotonda Monseñor Orzali, del Parque General San Martín.

Los había demorado la Policía para un control de tránsito cuando circulaban a bordo de un automóvil Fiat.

Los llevaron detenidos y no se supo más de ellos. Sin embargo, años después, trascendió que Garrido y Baigorria no iban solos en el rodado y que hubo al menos un testigo que dio una importante declaración.

Te puede interesar: Cóndor del Acceso: el Gobernador llamó a Marcelino Iglesias para pedirle que lo restaure