Análisis y opinión

¿Podrá Flor Destéfanis darle una impronta mendocina a un PJ que reporta al kirchnerismo?

El merengue que se registra hoy en el PJ de Mendoza, que seguirá copado por el kirchnerismo, es pura ganancia para Rodolfo Suarez y Cambia Mendoza

¿Dónde quedó el supuesto poder de los intendentes peronistas? ¿No era que iban a recuperar -con el maipucino Matías Stevanato como renovador partidario- el poder de decisión en el Partido Justicialista de Mendoza, aún en manos de los kirchneristas?

Por el contrario, el kirchnerismo ha vuelto a imponer sus condiciones en la lucha interna. Todavía hay caras largas y fuertes enojos por la reculada que pegó Stevanato, quien ha quedado cuestionado de uno y de otro lado. El cambio de autoridades en el PJ provincial se ha convertido en una telenovela donde todos dicen trabajar por "la felicidad del pueblo".

En diciembre Anabel Fernández Sagasti dejará la jefatura partidaria y le pasará la posta a Flor Destéfanis, de 31 años, casada, 2 hijas, abogada y escribana, actual intendenta de Santa Rosa y ex reina nacional de la Vendimia en 2010. ¿Podrá devolverle el sesgo mendocino a un PJ que se dirige a control remoto desde Buenos Aires.

En el Gobierno de Rodolfo Suarez celebran estas novedades. Creen entender cuánto molestan dichas movidas kirchneristas y cristinistas a la mayoría de los mendocinos. Lo que pasa hoy en el PJ de Mendoza es pura ganancia para Cambia Mendoza.

►TE PUEDE INTERESAR: Che, aflojen con la policía del lenguaje y con los "observatorios": ya somos grandes

Flor Destéfanis2.jpg
Flor Destéfanis fue elegida intendenta en 2019.

Flor Destéfanis fue elegida intendenta en 2019.

Monárquica y republicana

Destéfanis fue elegida reina nacional de la Vendimia en 2010 durante el gobierno de Celso Jaque.Tenía por entonces 19 años. Al dejar la corona fue funcionaria de Desarrollo Social en Santa Rosa, trabajó un tiempo en la Legislatura como asesora del vicegobernador Carlos Ciurca y luego recaló como directora del Centro de Congresos y Exposiciones de la Provincia durante la gobernación de Paco Pérez. En 2017 fue electa concejala y finalmente, en 2019, intendenta.

Santa Rosa es una de las comunas menos desarrolladas de la Provincia, junto con La Paz. Cuando Destéfanis asumió la intendencia habían en ese municipio 18.000 habitantes y 2.000 eran empleados del municipio. La falta de empleo es uno de los problemas endémicos de los santarrosinos. Como peronista debió remar contra el lastre que le dejó el "compañero" Sergio Salgado, ex jefe comunal de ese signo político y autor de corruptelas y trapisondas que lo llevaron a la Penitenciaría Provincial tras ser enjuiciado y condenado.

En marzo de 2021 la intendenta tuvo un recordado picudeo con el ex gobernador radical Alfredo Cornejo al que ella acusó de "machista que atrasa" por haber dicho que quien realmente manejaba los hilos en la Comuna santarrosina era el esposo de Destéfanis. Los concejales adeptos a la jefa comunal, que son mayoría en el Concejo Deliberante, declararon a Cornejo "persona no grata" en Santa Rosa.

A poco de asumir ya había sido criticada por haber nombrado a su madre, la abogada Adriana Aveiro, como asesora legal del municipio. Ante la Oficina de Ética Pública de la Provincia indicó que su madre "era la única abogada con domicilio fijo en Santa Rosa".

Cosas de la política: la ex Reina pudo ganar la intendencia en 2019 gracias a la mano que le dio la concejala radical Débora Quiroga, quien había perdido la interna de la UCR santarrosina ante Norma Trigo y se pasó, junto con sus adeptos,

al proyecto peronista de Destéfanis.

Trigo, que era concejala, se había hecho cargo del municipio cuando el peronista Sergio Salgado renunció a la Intendencia para pasar a la cárcel por corrupción. En 2019 Trigo fue por la reelección que finalmente le ganó la actual jefa comunal peronista, apalancada por la radical Quiroga.

Flor Destéfanis.jpg
Selfie: Flor Destéfanis junto a una militante del Movimiento Evita.

Selfie: Flor Destéfanis junto a una militante del Movimiento Evita.

Militancia exacerbada

Uno de los puntos flacos que registra la historia político-partidaria de Santa Rosa, desde hace muchos años, es la encarnizada y hasta enfermiza lucha entre los militantes de los distintos partidos e, incluso, dentro de las líneas internas de cada uno de esos partidos del departamento.

Ahora sólo tallan radicales y peronistas, pero antes supo meter baza también el Partido Demócrata. Parientes que no se hablan o amigos de toda la vida que terminaron distanciados por las diferencias partidarias son cosa común en Santa Rosa. Es como si lo importante no fuera trabajar por Santa Rosa, sino por la facción,

Flor Destéfanis se muestra como una persona empeñosa y trabajadora, pero maneja un repertorio de ideas y frases que atrasan. Hace mucha mención a la "felicidad del pueblo" a la manera de los años '50. Y peca de no haber desarrollado planes exitosos de gestión económica, modernos y efectivos, para estar a tono con lo que exige hoy el ciudadano.

Ejemplo: ella afirma: "como militantes tenemos que llenarnos de herramientas para ganar elecciones". ¿Ganar elecciones para que todo se reduzca a golpear las puertas de los ministros "militantes" de la Casa Rosada en busca de fondos?

Peso vendimial

Ahora que está en la tarea ejecutiva y que lleva casi tres años en la intendencia ¿no debería Destéfanis haber llamado ya a las fuerzas productivas de la zona Este para generar un programa que signifique algún tipo de riqueza genuina en comunas como Santa Rosa y La Paz?

No es la militancia a la vieja usanza la que va a sacar a Santa Rosa del atraso. Tampoco los planes sociales ni tampoco la generación de más puestos de trabajo en la Comuna. Lo que va a levantar es el trabajo conjunto con la actividad privada, con los generadores de empleos genuinos. Esa entente es la que va a ayudar a los santarrosinos.

Destéfanis defiende la continuidad de la elección de reinas vendimiales pero dice que serán los mismos mendocinos los que en el futuro se expresen por la continuidad o no de esa costumbre provincial.

La intendenta no quiere que la fijen en el papel de soberana vendimial, Hoy está conforme con su militancia partidaria. Pero suele recordar la siguiente anécdota de 2019 cuando ganó la intendencia. "Estábamos en un programa de Canal 7 el intendente de Las Heras y yo. Andrés Gabrielli me dijo ¨Hola reina¨ y al intendente en cambio le dijo ´Hola doctor´. Y lo que pensé fue que yo también soy doctora. Pero pesa un montón lo de la Vendimia".

Resumamos: hay coincidencias en pronosticar que difícilmente Destéfanis pueda darle una impronta mendocina a un partido que, todo indica, seguirá reportando al Instituto Patria en la Ciudad de Buenos Aires, con lo cual Cristina Kirchner volverá a digitar a placer las listas de candidatos que deberían discutirse aquí en Mendoza.

►TE PUEDE INTERESAR: Un domingo de fútbol nos enseñó más de política y de ética que mil discursos