El presidente y dos jueces de la Suprema Corte de Justicia ya decidieron que irán a la Legislatura este jueves por la reforma del funcionamiento de la cúpula del Poder Judicial que impulsa Rodolfo Suarez.

Se trata de Dalmiro Garay, José Valerio y Omar Palermo, protagonistas, a ambos lados, de la grieta que separa a radicales y peronistas del máximo tribunal de justicia de Mendoza.

"Hay jueces que siguen aferrados al expediente por más que hagan audiencia oral. En cualquier país duran 15 minutos y acá una hora y media" (José Valerio, juez de la Suprema Corte).
José Valerio, de la Suprema Corte de Justicia.

José Valerio, de la Suprema Corte de Justicia.

Faltará con aviso el supremo Julio Gómez, por estas horas en el exterior, y queda esperar qué harán Mario Adaro, Teresa Day y Pedro Llorente.

TE PUEDE INTERESAR: Para reformar la Suprema Corte, a Suarez le urgirá contar con los 9 votos del PRO y aún hay dudas

Las invitaciones a la Suprema Corte de Justicia

Los siete jueces de la Suprema Corte de Justicia recibirán en breve las invitaciones de parte de la Comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales de Diputados para acudir el jueves a las 11.

El cónclave responde a la iniciativa del peronismo, que tiene interrogar a los supremos acerca de las derivaciones de la aplicación de la reforma que implica el gobernador Suarez.

Ya es público y notorio que Garay y Valerio están a favor de la eliminación del sistema de Salas para recibir, concentrar y resolver las causas judiciales y de la puesta en marcha. Y de la segunda parte del plan: la puesta en marcha de un mecanismo de sorteo de expedientes entre los 7 supremos para conformar tribunales de a 3 para resolver.

También se sabe que Palermo, al igual que Adaro, se oponen a esta reforma.

imagen.png
Mario Adaro y Omar Palermo, parte del ala peronista de la Suprema Corte de Justicia.

Mario Adaro y Omar Palermo, parte del ala peronista de la Suprema Corte de Justicia.

Los primeros, considerados el ala radical de la Corte, hablan de favorecer la distribución equitativa del trabajo, ya que la Sala II -donde hay mayoría peronista- concentra expedientes en proporción 7 a 1 respecto de la Sala II. Poner fin a esa mayoría implica, desde el Gobierno, terminar con el "Forum Shopping" que permite a los litigantes elegir en qué tribunales de la Corte le conviene hacerlo.

Los que componen el ala peronista también hablan de mayoría automática, 4 a 3, y acusan al ala radical e ejercerla cuando llama a fallo plenario. Sospechas de manejos ilegales deslizaron Adaro y Palermo el 1 de agosto en un fallo que sorprendió por el fuerte contenido político.

TE PUEDE INTERESAR: El gremio judicial reavivó la polémica por los sueldos de los jueces de la Suprema Corte