Historia de vida

Viajó desde Haití, fue raptada y violada durante dos años por un juez: "Ha sido un infierno"

Hoy tiene 36 años y buscó la forma de emprender para vivir en Mendoza, luego de haber sido sometida durante dos años por el exjuez Hugo Torino (66)

Vivía en Haití. Tenía 24 años. El inabarcable mundo de Internet la puso en contacto con un hombre. Mayor que ella, juez y mendocino. Terminó viajando a la provincia en busca de un futuro mejor sin imaginarse que se iba a encontrar con un "infierno", tal como describe ella misma a pocos días de finalizar un tedioso juicio donde el ahora exmagistrado fue condenado por delitos de violencia de género, abuso sexual y pedofilia.

Es 3 de junio de 2024. Hugo Leonardo Torino, de 66 años y quien en otrora fuera el juez de Paz de Santa Rosa, se sienta una vez más en el banquillo de acusados. Lo viene haciendo desde junio de 2023, cuando comenzó el juicio en su contra que se fue dilatando por la cantidad de testigos y sus propias objeciones, recusaciones de jueces y cambios de abogados. Pero este día es especial, porque escucha cómo lo encuentran culpable y lo condenan a 14 años de prisión.

Torino seguirá en prisión domiciliaria, condición en la que llegó hasta este punto y que se mantendrá hasta que la sentencia quede firme. Pero la Justicia, a la cual él pertenecía, confirmó en primera instancia que durante dos años mantuvo privada de su libertad a la víctima, la abusó sexualmente en reiteradas oportunidades, la amenazó y, de postre, tenía más de mil archivos de pedofilia en un pen drive.

Hugo Torino 2.jpg

Un día después de la sentencia, la víctima en cuestión decidió contar lo vivido públicamente. "Ha sido un proceso muy largo, doloroso y revictimizante. Ha sido una lucha constante, con mucho hostigamiento, muchas cartas documento, muchas pericias, muchas audiencias. Esto generó cierta inestabilidad en mis días", reflexionó, con su castellano que todavía tiene un leve dejo de mixtura francesa.

Para esta mujer haitiana la condena de 14 años de prisión "es poco porque nada puede reparar todo lo que ha pasado. Han sido unos años de infierno. Pero la verdad es que yo no pensaba que iba a vivir para ver este momento, por lo que estoy bien y contenta".

► TE PUEDE INTERESAR: Arranca el juicio a un ex juez por abuso a su pareja: "Martes y jueves me cumplís y tenemos sexo"

Hoy, con 36 años y una hija que nació producto de la situación vivida con Hugo Torino, continúa viviendo en Mendoza. Su sueño era ser docente pero el "infierno" vivido le impidió seguir ese camino. Hoy tiene un emprendimiento de peinados de trenzas al que considera "un espacio muy significativo de lucha donde he crecido, he sanado y me he conectado con mi cultura".

Claro, nunca pudo regresar a su Haití natal. "En su momento, él tenía todos mis documentos, no tenía ningún recurso y yo tampoco hablaba el idioma. Toda esa situación me llevó a establecerme en Mendoza. Pero ahora, a pesar de él, nunca sentí la oportunidad de poder decidir desde la libertad que tiene cualquier ser humano para poder volver a mi país".

Violencia de género

A mediados de 2017 se radicó la denuncia donde la mujer detalló que conoció por las redes sociales a Hugo Torino. En octubre de 2015, el entonces juez le pagó el pasaje y vivieron en una casa ubicada en Dorrego. Hasta tuvieron una hija. Pero la mujer aseguró que durante ese lapso de tiempo fue sometida sexual, psicológica y económicamente. Torino terminó detenido el 24 de noviembre de 2020 y el miércoles pasado fue condenado a 14 años de cárcel por abuso sexual con acceso carnal, privación ilegítima de la libertad agravad, coacciones simples y tenencia de material de abuso sexual infantil.

Durante el juicio se probó que abusó a la mujer sexualmente al menos dos veces por semana. Según declaró la víctima, el hombre le decía que "yo soy el que te está manteniendo. Me vas a cumplir los martes y jueves. Te venís, tenemos sexo y te vaso. Aguantatelá y sino andate a tu país".

► TE PUEDE INTERESAR: Condenaron a un policía que recibió drogas y dinero como coimas en un allanamiento

El sometimiento sexual, que según la mujer también ocurría mientras ella dormía, iban de la mano con la violencia económica. "Vos no me hacés caso, no sos dócil. Te compré el pasaje, te doy de comer, te doy un lugar donde vivir", le recalcaba el magistrado.

La hipótesis de la acusación es que Hugo Torino le había quitado su documentación personal y las llaves del domicilio a la haitiana. Esta situación se sumaba a que la mujer no sabía hablar en castellano, no manejaba dinero y no tenía familiares en Mendoza para que puedan socorrerla.

Además de los delitos en contexto de violencia de género, el 26 de octubre de 2019 se encontró un pendrive en el domicilio de Hugo Torino que tenía cerca de 1.500 fotografías de las cuales un 90% eran de material de abuso sexual infantil. En concreto, fueron 1.380 imágenes donde se observaban menores de edad en situaciones sexuales.