La familia de Florencia Romano despidió sus restos en una ceremonia privada que se mantuvo en estricto secreto luego de que el cuerpo les fuese entregado el pasado sábado. La fiscal ya recibió los resultados de la necropsia. Los padres de la chica de 14 años que fue asesinada en Maipú decidieron cremar el cuerpo y las cenizas les fueron entregadas este jueves. A través de las redes sociales, la madre de Florencia envió un mensaje de agradecimiento a todos los que colaboraron en la búsqueda de la adolescente. "Que Dios bendiga a todas las familias de Mendoza que me apoyaron", indicó la mujer.

Recién este jueves se conoció que la familia había podido darle el último adiós, ya que las autoridades buscaron preservar la intimidad del momento luego del traumático episodio que les tocó vivir.

Te puede interesar...

En el plano judicial, se supo que la fiscal de Homicidios Claudia Ríos ya cuenta con los resultados de la necropsia con los cuales se podrá conformar una línea de tiempo sobre las últimas horas de vida de la joven. Los datos sobre el momento del crimen serán determinantes el próximo 29 de diciembre cuando se realice la audiencia de prisión preventiva de Pablo Arancibia (33).

Ese día el sujeto también puede quedar como único imputado del femicidio debido a que se ha pedido el sobreseimiento de su pareja, Micaela Méndez (27), al constatar que no se encontraba en el domicilio ubicado en el pasaje Berra, de Maipú, durante el fin de semana del crimen. De hecho, la mujer ya recuperó la libertad y se pudo reencontrar con su familia, que no veía desde hace 5 años, cuando conoció a Arancibia.

Los abogados querellantes que representan a los padres de Florencia Romano indicaron que ya existen pruebas suficientes para que Arancibia quede en prisión mientras se desarrolle la investigación.

Mientras tanto, la fiscalía de Delitos No Especializados lleva adelante una causa contra Romina Herrera, la operadora del 911 que descartó el llamado de advertencia de un vecino indicando que en la casa del acusado se estaba produciendo un hecho de violencia de género. La uniformada fue apartada de su cargo y se le abrió un sumario administrativo pero también, desde la Justicia se la imputó por abandono de persona.