El femicidio de Janet Zapata ya tiene fecha de juicio: el 13 de agosto

La mujer (29), madre de una niña de 5 años, fue asesinada y su pareja, Damián Minati, está acusado de ser el instigador. Hay otros dos imputados por haber cometido.

Es uno de los juicios por femicidio más esperados de los últimos tiempos. Y comenzará después de la feria judicial de invierno. Del lunes 13 al viernes 17 de agosto, Damián Minati (29) será juzgado por mandar a matar a su esposa, Janet Zapata (29), cuyo cadáver fue encontrado tras varios días de investigación, en los cuales él pidió públicamente que la encontraran sana y a salvo.

Juan Manzano y Claudio Quiroga completarán la nómina de acusados específicamente de cometer este asesinato que sacudió a la sociedad mendocina, ya que fue el primero de tres hechos que tuvieron a mujeres como víctimas.

El tribunal estará integrado por los jueces de sentencia Jorge Coussirat -será conductor del proceso y responsable del voto preopinante a la hora de la sentencia-, María Alejandra Ratto y Carlos Manuel Díaz.

El camino procesal

Casi dos años tardó este caso para llegar a debate. La investigación preliminar y recolección de pruebas, a cargo de la fiscal Claudia Ríos, duró nueve meses. En agosto de 2017 la pesquisa fue clausurada y elevada a juicio, luego de que la Justicia de Garantías rechazó algunos planteos de los imputados. Hace pocas semanas se fijaron los días de audiencias.

Técnicamente, Minati está acusado del delito de femicidio y de instigar el crimen. Manzano y Quiroga, de cometer el delito de homicidio agravado por haber sido cometido con el uso de arma de fuego y a cambio de una remuneración.

El hecho

El caso comenzó el 21 de setiembre de 2016 con la apertura de una investigación para determinar dónde estaba Zapata, madre de una niña de 5 años y pareja de Minati durante los últimos ocho años.

En su exposición, él declaró que esa tarde de inicio de la primavera la llevó hasta una parada de colectivos y que desde allí ella iría a un centro comercial para encontrarse con amigas.

El chequeo de las cámaras de seguridad ayudó a determinar dos datos claves: la desaparecida jamás pisó la parada de colectivos a la cual Minati dijo haberla acercado y el vehículo tampoco pasó por esa zona.

Se revisaron computadoras y mensajerías de celulares, y el intercambio de chats que Janet mantenía con un viejo amigo de la infancia se convirtió en el hilo de Ariadna que condujo a los pesquisas hacia la hipótesis de los celos. ¿Y quién si no Minati podría haberse sentido afectado por ese chateo?

Las primeras sospechas se transformaron en indicios firmes. A Minati se lo investigó a fondo, y la Justicia detectó contactos con Manzano y de este con Quiroga.

Intertanto, Mendoza vivía horas desesperantes. En las calles se reclamaba la aparición con vida de Janet Zapata, pero también el juicio y castigo a los responsables de otro crimen descubierto el 22 de setiembre, y que tenía como víctima a Julieta González (21).

Las detenciones de Manzano y de Quiroga fueron casi simultáneas y sorpresivas. La Justicia daba por esclarecido el hecho, al menos en la etapa de investigación y recolección de pruebas.

Ya preso, Quiroga, quien hacía trabajos del rubro agrícola para Manzano en El Algarrobal, confesó que le ofrecieron $15.000 para darle muerte a una mujer y que aceptó y cumplió su parte.

Enterrado en un descampado de Las Heras fue hallado el cuerpo de Janet Zapata. Había sido baleada previamente, determinó el estudio del forense.

15 mil pesos es lo que dijo Claudio Quiroga que le ofrecieron para asesinar a Zapata. Trabajaba para su esposo en el rubro agrícola.

En esta nota: