Detalles de la causa

Abusos en la sala de escape de Godoy Cruz: la máscara de zombie que perjudicó la primera pesquisa

Un empleado de 20 años de la sala de escape ubicada en Godoy Cruz está detenido por las denuncias de abuso sexual que se radicaron en julio pasado y el último fin de semana. En total suman 5 casos

La investigación por abuso sexual en Godoy Cruz que habrían ocurrido dentro de una sala de escape se destapó en los últimos días tras una serie de denuncias en contra de un empleado del lugar. Pero la causa se viene trabajando desde julio pasado, cuando surgió la primera acusación que se vio empantanada ante la dificultad de identificar al sospechoso, quien desde este jueves está detenido e imputado por los hechos.

El caso tomó estado público a mediados de esta semana por una nueva denuncia, la segunda que se radicó con un modus operandi similar y el mismo lugar donde habrían ocurrido los hechos. Más concretamente el fin de semana pasado al menos cuatro niños de entre 11 y 14 años habrían sido las víctimas cuando acudieron a la sala de escape Enigma, ubicada en Godoy Cruz.

La acusación sostiene que uno de los empleados del lugar, de 20 años, aprovechó la situación para tocar a los menores en sus partes íntimas. El grupo de niños había acudido para disfrutar del juego, que consiste en estar encerrado en una habitación ambientada -generalmente con elementos de terror-, donde deben buscar pistas para lograr escapar en un tiempo determinado. Allí reciben ayuda de los trabajadores del lugar, entre los que se encontraba el sospechoso.

Enigma-Escape. GCRUZ.jpeg
La sala de escape donde habría ocurrido el abuso sexual en Godoy Cruz.

La sala de escape donde habría ocurrido el abuso sexual en Godoy Cruz.

Pero los hechos de abuso sexual del fin de semana pasado destaparon que existía una denuncia similar en julio del año pasado donde un niño fue víctima de tocamientos. Ese caso también fue y está siendo trabajado por la Fiscalía de Delitos Sexuales aunque hasta ahora no había llegado a buen puerto.

Según comentaron fuentes judiciales, en esa ocasión el sospechoso utilizó la mayor parte de tiempo una máscara de zombie y no dijo su nombre, por lo que fue difícil identificarlo para detenerlo. Con las nuevas denuncias, donde las víctimas refirieron el mismo modus operandi, esa vieja investigación terminó de encaminarse.

► TE PUEDE INTERESAR: Una mujer denunció que su ex pareja abusó sexualmente de su hija biológica cuando convivían

Ante el estado público que tomó la causa, sumada a la colaboración de los dueños y hasta otros empleados de la sala fue que se concretó la imputación del sospechoso.

De hecho, los pesquisas detallaron que en la última denuncia las víctimas aportaron que se había identificado como "Maxi" -el nombre del detenido es Máximo-. También desde la Fiscalía pidieron informes a la empresa para determinar quiénes habían trabajado en los días donde habrían ocurrido los abusos sexuales.

En concreto, el joven de 20 años se entregó el jueves por la tarde en la Comisaría 27, ubicada en Godoy Cruz. Fue imputado por cinco hechos de abuso sexual simple agravado por la guarda, delitos que contemplan entre 3 y 10 años de prisión cada uno.

Quedó privado de su libertad en los calabozos de esa dependencia hasta que se defina si accede a la prisión domiciliaria, tal como solicitó su abogado defensor. En caso de no tener respuesta positiva, pasará a la penitenciaría hasta que se realice una audiencia de prisión preventiva ante un juez.

► TE PUEDE INTERESAR: La farmacéutica acusada de matar a su bebé de 2 meses declaró y responsabilizó al padre