Cuatro intendentes irían por la reelección sin importar la crisis

La mayoría cree que ahora hay que estar preocupados por la "tormenta" y prevén un plan B. Otros se guardan. En 11 municipios no abordan el tema por temor a que los tilden de ambiciosos.

En otros contextos políticos y económicos, a casi un año de una elección (en este caso las PASO de agosto 2019) los candidatos que buscasen ganar las intendencias, fuesen debutantes o experimentados que quisieran reelegirse, ya se habrían lanzado a trabajar de lleno para conseguir el podio en sus comunas.

Hoy, con un ajuste nacional en puerta, que significa que a la provincia llegarán $4.100 millones menos, esa campaña parece frizarse, o al menos así lo plantearon 10 de los 18 intendentes de Mendoza consultados por Diario UNO, quienes aseguraron estar mas preocupados por la crisis y sus consecuencias, que el escenario es tan turbulento que no podrían pensar en la campaña, ni tan siquiera confiar en una encuesta: "Porque la foto de hoy en 10 días puede cambiar con el ritmo de la economía", aseguran.

Sólo algunos de los que están en su primera intendencia, como es el caso de los intendentes radicales de Las Heras, Daniel Orozco; de Tupungato, Gustavo Soto; de General Alvear, Walter Marcolini, y quien heredó en abril la Comuna de La Paz, Diego Guzmán, blanquearon que los seduce la idea de ser reelegidos y que trabajarán para eso.

Aunque no lo digan abiertamente, ya es vox populi que tanto el intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar, como el de Luján, Omar De Marchi, miran con cariño el sillón del gobernador proyectándose para el 2019, pero pese a que ambos pertenecen a Cambiemos, entre ellos hay una sutil diferencia: el primero espera la bendición de Cornejo y el otro juega a conseguirla con las herramientas que da la política.

"De Marchi trabaja para ser gobernador. Si ve que las condiciones no se dan, no será ni siquiera candidato y podría buscar una reelección en Luján", dicen en un selecto grupo que lo rodea.

En Godoy Cruz el escenario podría asemejarse. Si García Zalazar no consigue la venia gubernamental, que al parecer se estaría llevando el ministro de Economía, Martín Kerchner, sería un cómodo candidato a la reeleción en una comuna históricamente radical, en donde cosechó una amplia victoria en la elección pasada.

Crisis sin color político

Sean oficialistas u opositores, entre los intendentes consultados primó la preocupación por capear la crisis económica y el futuro recorte que llegará a la provincia que, saben, podría repercutir en su presupuesto de obras y con eso alimentar aún más el fantasma de la desocupación.

Tanto es así, que algunos que están delineando sus presupuestos para el 2019 remarcan números pesimistas, pero saben que aún así sus realidades dependerán de las políticas macroeconómicas que se definan en Nación de aquí al 2019.

Reelección sin límites

La historia de las reelecciones de los intendentes tiene varios capítulos en Mendoza, pero el capítulo 2019 está muy impreciso.

Sucede que el artículo 198 de la Constitución de Mendoza permite la reelección irrestricta de los jefes comunales.

En el 2009, Celso Jaque llamó a un plebiscito para modificarlo y el 83% de los votos se manifestó por el sí a la reforma para eliminar la reelección indefinida. Sin embargo, eso no alcanzó para cumplir con el 50% del padrón electoral que fue lo que exigió la Corte para la reforma de la Constitución. Eso hizo que Jaque no la promulgara, En abril pasado, los intendentes oficialistas fogonearon un escrito para pedirle al gobernador que pusiera en práctica aquella enmienda, pero el pedido no avanzó.

Para poder modificar un artículo de la Constitución por enmienda el Gobierno necesita contar con dos tercios de las dos cámaras legislativas y eso supone conseguir el apoyo de la oposición, en donde se encuentran hoy la mayoría de los intendentes que ya llevan varias reelecciones en su haber y pueden pensar en aumentarlas.

En esta nota: