Megajuicio federal

Un exjuez detalló cómo fue la llegada de Walter Bento a Mendoza y su ingreso a la Justicia Federal

El exmagistrado Alfredo Manuel Rodríguez relató cómo fue que entró en contacto con Bento, logró que ingrese a Tribunales y compartió algunos viajes con él

Hasta 2008, Alfredo Manuel Rodríguez fue uno de los jueces federales de Mendoza, y desde entonces se mantuvo alejado del edificio de Tribunales Federales. Pero este jueves volvió a decir presente para declarar como testigo en el megajuicio contra Walter Bento. El testigo fue quien logró que el ahora acusado de cobrar millonarias coimas en Mendoza comenzara su ascenso en el Poder Judicial.

A mediados del año 1992 fue que Alfredo Rodríguez propuso a Walter Bento para que ocupe una vacante en una de sus secretarías. "Él era abogado, trabajaba en la bolsa de Buenos Aires.Me dijo que ganaba buen dinero pero quería venir porque estaba casado con una mujer de Mendoza y no aguantaba el ritmo de Buenos Aires. Tomaba muchas pastillas", comenzó recordando el ex magistrado.

"Tenía una regularidad inglesa. Todos los meses venía a preguntar si había algo. Yo había advertido cierta capacidad de eficiencia y cumplió. Me puso en orden la secretaría. No tengo ningún tipo de quejas con él", aseguró sobre la docena de años que mantuvieron trabajo en Tribunales Federales.

Juicio a Walter Bento.jpg
El exjuez federal Walter Bento.

El exjuez federal Walter Bento.

Pero la relación no sólo se limitó al ámbito laboral. Tenían ciertos grupos de amigos en común y hasta compartieron algunos viajes a hoteles todo incluido en Cancún y en Chile. Pero lo más llamativo surgió respecto a un viaje que realizaron para ver un recital del cantante mexicano Luis Miguel que se desarrolló en Punta del Este a mediados de 2008. Alfredo Rodríguez detalló que el plan original era viajar en avión hasta Buenos Aires y luego vía marítima a Uruguay.

► TE PUEDE INTERESAR: Se anotaron 137 concursantes para ocupar el Juzgado Federal 1 que Walter Bento dejó vacante

Sin embargo, cuando llegaron al primer destino mantuvieron un almuerzo con Rafael Augusto Garfunkel, un poderoso empresario vinculado al mundo hotelero y de los casinos. Este último les ofreció llevarlos hasta al país oriental en un avión privado.

"Fue una cosa muy espontánea", aseguró el testigo. De hecho, de ese viaje privado hay fotos que se han incorporado al expediente como prueba. De todas formas, el ex juez aseguró que no le resultó llamativa la situación, ya que él "no litigaba ninguna causa de ese empresario".

Este viernes continuará el megajuicio con la declaración de un último testigo que se referirá al aspecto patrimonial de la familia Bento. Estaba previsto que sea el exjuez quien brinde una nueva declaración indagatoria pero finalmente fue pospuesta.

juicio a Walter Bento 14 de noviembre 2023 b.jpg
El juicio se desarrolla en el edificio de Tribunales Federales.

El juicio se desarrolla en el edificio de Tribunales Federales.

Coimas en Mendoza y su vínculo con Walter Bento

A mediados de 2020, el supuesto empresario Diego Aliaga estuvo desaparecido y luego fue encontrado asesinado. Más allá de la conmoción por su crimen, comenzó a levantarse el rumor de que el hombre tenía contactos para sacar a presos de contrabando y narcotráfico en la Justicia Federal. A fines de ese año, un sospechoso de financiar una narcobanda -Walter Bardinella Donoso- fue detenido y en su teléfono celular se encontraron conversaciones que alimentaron esa hipótesis.

El fiscal federal Dante Vega estuvo siguiendo la pista hasta que decidió ordenar allanamientos, detenciones e imputaciones que se concretaron el 5 de mayo de 2021. Entre los sospechosos se encontraban el juez federal Walter Bento -actualmente destituido y detenido-, su esposa Marta Boiza y un puñado de abogados. La investigación no cesó allí, ya que hubo otros avances e imputaciones a medida que pasaban los meses.

► TE PUEDE INTERESAR: El mapa interactivo con todos los lugares que visitó la familia de Walter Bento en 10 años

En líneas generales, la pesquisa sostiene que Walter Bento lideraba una organización ilícita dedicaba a gestionar coimas para darles beneficios a presos, tales como arrestos domiciliarios o la libertad. Aliaga habría sido la mano derecha del magistrado y su trabajo era contactar a las personas que caían presas por causas de contrabando o narcotráfico. El hombre les ofrecía los beneficios a cambio de jugosas coimas que eran pagadas en dólares y hasta en inmuebles. Luego comenzaban a ser representados por alguno de los abogados acusados que presentaban escritos para que el magistrado dictaminara la salida de la cárcel.

El fiscal Vega cuenta con un centenar de testigos para sostener su acusación, además de mensajes y llamadas -generalmente mediante la aplicación Telegram- donde los sospechosos hacían referencia a los sobornos y al juez Bento con algunos eufemismos. Del otro lado, los abogados defensores sostienen que es una causa que fue armada contra el magistrado por cuestiones políticas.

Por otro lado, la acusación consideró que Walter Bento y su clan familiar se enriquecieron y lavaron el dinero que provenía de las coimas. Prueba de ello, según la Fiscalía Federal, son los centenares de viajes que realizó el matrimonio durante los últimos años, las propiedades y vehículos que adquirió y los fondos de comercios en que invirtió.

► TE PUEDE INTERESAR: Las cuatro claves para entender el megajuicio contra el juez federal Walter Bento

Temas relacionados: