Diario Uno > Judiciales > Walter Bento

Walter Bento: en qué consisten las conversaciones que pudieron rescatar de su celular

Pese a que el teléfono oficial del juez Walter Bento no aparece, los investigadores informáticos lograron clonarlo y obtener algunos datos de sus chats

El paradero del celular oficial de Walter Bento sigue siendo un misterio. Pero eso no privó de conseguir algunos a los investigadores de la megacausa por las coimas en la Justicia Federal. Ahora toca develar de qué forma lo hicieron y qué había en el teléfono del magistrado acusado en el expediente más caliente de Mendoza en los últimos años.

El pasado 5 de mayo, cuando se realizaban allanamientos simultáneos en la casa del juez federal ubicada en el barrio Palmares y en su despacho de Tribunales, los pesquisas no pudieron encontrar el celular que el Consejo de la Magistratura le proveyó para cumplir sus funciones.

El auxilio llegó por parte de la División de Delitos Tecnológicos de la Policía de Mendoza. Los sabuesos informáticos, mediante una orden judicial, le pidieron a la empresa Movistar que le dieran una nueva SIM Card vinculada al número de teléfono oficial del magistrado.

Algo similar habían hecho los investigadores con el celular de Diego Aliaga, el hombre asesinado en julio pasado cuyo crimen fue el detonante de la actual causa de las coimas federales ya que se cree que era la mano derecha del juez Walter Bento –de hecho entre ambos había más de 250 llamadas cruzadas-.

Una vez que los detectives tuvieron el chip con el número del juez, intentaron recuperar algunas cuentas de correos electrónicos y redes sociales. Sin embargo, ese número no estaba asociado con Google, Yahoo, Hotmail, AOL, Linkedin, Facebook, Mercadolibre o Skype.

Donde dieron en el clavo fue con Telegram, una aplicación similar a WhatsApp, pero que tiene mejores mecanismos de seguridad. El 13 de mayo pasado lograron ingresar al perfil de Walter Bento. Con lo primero que se encontraron es con el nombre "Walter" y una foto de perfil de un búho -el magistrado es fanático de estos animales y coleccionaba todo tipo de adornos que los representan-. Luego vieron que la última vez que se había conectado fue el 5 de mayo pasado –día en que se realizaron los primeros allanamientos e imputaciones- desde un Iphone 12 Pro.

teléfono bento 1.jpg

El magistrado había eliminado casi todos los contenidos de sus chats y borró 56 cuentas desde 2015 hasta esa fecha. Pero algunas de las conversaciones quedaron registradas.

Hay una en especial que llamó la atención a los investigadores de la megacausa de las coimas. Se trata de un diálogo que mantuvo con una de sus secretarias el 26 de febrero pasado. A esa altura, Walter Bento todavía no había sido imputado en el expediente por las presuntas coimas federales pero ya imaginaba lo que venía.

La secretaria le envió una foto donde le mostraba un correo que había enviado un remitente identificado como “Diego Aliaga”, quien ya había sido asesinado meses atrás. El mail tenía copia a distintos medios de comunicación y hacía referencia a presuntas amenazas en la causa. “Qué quilombo. Cuando llegue lo vemos”, le contestó el magistrado.

teléfono bento 2.jpg

En las conversaciones del magistrado federal también hay vínculos con personajes políticos y colegas suyos de la Justicia provincial, lo que generó cierta preocupación en los pasillos de Tribunales.

Maniobra

El mismo 13 de mayo mientras los investigadores buceaban en los chats de Walter Bento, de repente se encontraron un obstáculo. El chip fue dado de baja ya que le habían dado de alta a otro. Cerca de las 20.30 detectaron que se activó la cuenta de Telegram desde un teléfono Samsung ubicado en Buenos Aires.

Inmediatamente las autoridades volvieron a acudir a Movistar solicitando una SIM Card nueva y dejando la orden expresa de prohibir cualquier tipo de cambio en ese numero telefónico. Pero cuando intentaron volver a abrir Telegram se encontraron que ahora tenía una contraseña de verificación y el esfuerzo fue en vano.

El fiscal Dante Vega remitió la información sobre el celular de Walter Bento al Consejo de la Magistratura para que defina si se debe investigar el hecho de que borró información siendo el teléfono oficial que le proveyeron. Mientras tanto, el artefacto sigue sin aparecer.

Seguir leyendo