Día 5

El mapa interactivo con todos los lugares que visitó la familia de Walter Bento en 10 años

Este jueves se continuó el repaso del patrimonio del clan familiar judicial de Walter Bento, sospechados de enriquecimiento ilícito y lavado de activos

Múltiples destinos en Estados Unidos -generalmente Miami-, destinos paradisíacos como Aruba y Cancún, ciudades europeas como Madrid y Atenas y algunas otras locaciones en Asia y África. Por todos estos lugares pasó el clan familiar del juez federal Walter Bento (60), quienes están siendo juzgados por enriquecimiento ilícito y lavado de activos, entre otros delitos.

Este miércoles y jueves se continuó leyendo la acusación de la fiscal contra los 32 procesados por hechos de coimas en Mendoza. En el megajuicio también se encuentran imputados la esposa del magistrado, Marta Isabel Boiza (57), y dos de sus tres hijos, Nahuel (31) y Luciano (28) Bento.

En un pormenorizado análisis del patrimonio de la familia, se detallaron varias propiedades que tienen o tuvieron en su poder -varias de ellas en coquetos barrios privados como Palmares-, una importante cantidad de vehículos -Audi era la marca preferida de los sospechosos- y hasta fideicomisos que integraron -algunos inmobiliarios y otros comerciales como Il Mercato en Maipú-.

walter bento juicio hijos.jpg

Pero la pericia contable también tiene la particularidad de que detalló los constantes viajes al exterior que realizó Walter Bento y su familia. Entre 2010 y 2020 el magistrado estuvo 909 días en el exterior -en un promedio de 3 meses por año-, Marta Boiza viajó durante 892 días, Nahuel 564 días y Luciano 473 jornadas afuera del país.

► TE PUEDE INTERESAR: Juicio a Walter Bento: el Rengo Aguilera dijo que le pidieron U$S 100.000 "para frenar esto ahora"

La gran mayoría de las veces, el destino final era Estados Unidos, particularmente las ciudades de Miami, Orlando y Las Vegas. En algunos años, prácticamente viajaron una vez por mes a esos lugares. Generalmente el matrimonio era quien se subía a los aviones, aunque algunas veces estuvieron acompañados por algunos o todos sus hijos.

También se registraron destinos vacacionales como Hawai, Aruba, Cancún, Atenas, Barcelona, Johannesburgo o Dubai, según se ventiló este jueves en el megajuicio.

En el siguiente mapa interactivo se detallan los destinos visitados:

Embed

Todo el clan familiar está imputado por lavado de activos agravado, aunque los progenitores también están procesados por enriquecimiento ilícito y otros delitos. Si son encontrados culpables recibirán una pena de entre 5 a 50 años de prisión en el caso del juez federal, de 4 a 33 años su esposa y de 4 a 15 años en cuanto a los hijos. En ninguno de esos escenarios, la pena permite que sea en suspenso.

Coimas en Mendoza y su vínculo con Walter Bento

A mediados de 2020 el supuesto empresario Diego Aliaga estuvo desaparecido y luego fue encontrado asesinado. Más allá de la conmoción por su crimen, comenzó a levantarse el rumor de que el hombre tenía contactos para sacar a presos de contrabando y narcotráfico en la Justicia Federal. A fines de ese año, un sospechoso de financiar una narcobanda -Walter Bardinella Donoso- fue detenido y en su teléfono celular se encontraron conversaciones que alimentaron esa hipótesis.

El fiscal federal Dante Vega estuvo siguiendo la pista hasta que decidió ordenar allanamientos, detenciones e imputaciones que se concretaron el 5 de mayo de 2021. Entre los sospechosos se encontraban el juez federal Walter Bento, su esposa Marta Boiza y un puñado de abogados. La investigación no cesó allí ya que hubo otros avances e imputaciones a medida que pasaban los meses.

► TE PUEDE INTERESAR: Las cuatro claves para entender el megajuicio contra el juez federal Walter Bento

En líneas generales, la pesquisa sostiene que Walter Bento lideraba una organización ilícita dedicaba a gestionar coimas para darles beneficios a presos, tales como arrestos domiciliarias o la libertad. Aliaga habría sido la mano derecha del magistrado y su trabajo era contactar a las personas que caían presas por causas de contrabando o narcotráfico. El hombre les ofrecía los beneficios a cambio de jugosas coimas que eran pagadas en dólares y hasta en inmuebles. Luego comenzaban a ser representados por alguno de los abogados acusados que presentaban escritos para que el magistrado dictaminara la salida de la cárcel.

El fiscal Dante Vega cuenta con un centenar de testigos para sostener su acusación, además de mensajes y llamadas -generalmente mediante la aplicación Telegram- donde los sospechosos hacían referencia a los sobornos y al juez Bento con algunos eufemismos. Del otro lado, los abogados defensores sostienen que es una causa que fue armada contra el magistrado por cuestiones políticas.

Por otro lado, la acusación consideró que Walter Bento y su clan familiar se enriquecieron y lavaron el dinero que provenía de las coimas. Prueba de ello, según la Fiscalía Federal, son los centenares de viajes que realizó el matrimonio durante los últimos años, las propiedades y vehículos que adquirió y los fondos de comercios en que invirtió.