Absuelta por el crimen del médico

Un día después de zafar de la perpetua habló la Bruja del caso Burela: "Se viene una vidente más fuerte"

Mónica Castro (64) conocida como la Bruja estaba acusada de matar al médico León Burela. Habló con Diario UNO y contó el "infierno" que pasó durante los casi tres años que estuvo detenida y dio explicaciones sobre las pruebas en su contra

En diez días se cumplirán tres años desde aquel jueves en el que Mónica Castro fue detenida y pasó no sólo de estar acusada de planificar el crimen del médico Léon Burela (64), -ocurrido 6 meses antes en Las Heras-, sino también de ser conocida popularmente como la Bruja. Este viernes, un día después ser absuelta y zafar nada más ni nada menos que de una prisión perpetua, la mujer de 64 años dio a Diario Uno su versión sobre todo lo que ocurrió.

En su casa ubicada sobre calle Berutti, en la zona de La Cieneguita de Las Heras, Mónica Castro está desde hace casi dos años y medio con prisión domiciliaria. Rodeada de un puñado de pequeños perros, fotos de su familia y decoraciones esotéricas como estatuas de buhos y tótems. Aunque parece una residencia convencional y está muy lejos de lo que alguna persona pueda imaginar sobre la casa de una bruja.

La gran diferencia desde la noche de este jueves es que ahora podrá salir más allá de la reja del frente y del naranjo ubicado en su patio trasero, puntos límites que le marcaron con la tobillera del Servicio Penitenciario cuando consiguió el arresto domiciliario. Pero antes de todo esto, tuvo que estar alojada en la penitenciaría junto a quien, según la acusación, planificó el asesinato, Elizabeth Ventura (56), la esposa del doctor Burela. "Pasé un infierno. Estuve 6 meses detenida en la cárcel, dentro de entornos buenos y malos", recordó.

► TE PUEDE INTERESAR: Recta final por el caso León Burela: la escucha telefónica que complica a su esposa y a la "Bruja"

Castro se autodefine como vidente ya que es su sustento de vida, pese a que también es profesora de Educación Física. Desde hace 30 años que realiza trabajos esotéricos, aseguró haber entrevistado a personalidades importantes de la provincia y su estadía en la penitenciaría no fue la excepción: "Adentro atendía a todo el mundo. A presas y hasta a penitenciarias. Me decían que me metían para una requisa pero al final me pedían que le tirara las cartas". Si bien su encarcelamiento fue complejo, detalló que jamás fue agredida físicamente y hasta tuvo la oportunidad de hacer una particular broma cuando le dijeron que se iba con domiciliaria: "Me puse una escoba bajo las piernas y empecé a correr".

Claro, las risas se desdibujan cuando recuerda lo que tuvo que vivir desde el día de su detención hasta la finalización del juicio por jurado. "Somos inocentes pero veíamos que el jurado estaba muy confundido. Destrozaron a dos familias y no es fácil pasar la vida en el penal. Ayer me abrieron el portón de mi nueva vida, va a ser difícil retormala pero se viene una Mónica Castro renovada, una parapsicóloga más fuerte que antes".

Caso Burela veredicto.jpg
Castro y Ventura cuando fueron absueltas por el crimen del médico.

Castro y Ventura cuando fueron absueltas por el crimen del médico.

La investigación en su contra

Durante el juicio por el crimen del médico, hubo dos pruebas fundamentales con la cuales la fiscal de Homicidios Claudia Ríos intentó probar que Mónica Castro y Elizabeth Ventura planificaron el hecho de sangre: una escucha telefónica y las macumbas que se encontraron en la casa de la Bruja al momento de su detención. Esa misma propiedad -que estuvo repleta de policías allá por octubre de 2019- ahora es el mismo lugar donde la mujer, con la escolta de sus abogadas Susana Soleti y Florencia Rizzo, brinda las explicaciones al respecto a este diario.

Pero antes hay que empezar por el principio: su relación con Elizabeth Ventura. O incluso antes que eso: su relación con León Burela. "Él fue pretendiente mío en un momento pero no era el tipo de persona que me gustaba. Vivíamos a cinco casas de distancia. Cuando conoció a Eli yo me abrí. Con el tiempo empezamos a congeniar con ella porque a las dos nos costaba tener hijos".

Mónica solía escuchar los reclamos e insatisfacciones que Ventura le decía sobre Burela. Hasta que un día le recomendó separarse y le reveló que era vidente. "La primera vez se vino a tirar las cartas y después de ahí se obsesionó".

Mónica Castroo2.jpg
Mónica Castro junto a sus abogadas defensoras, Susana Soleta y Florencia Rizzo.

Mónica Castro junto a sus abogadas defensoras, Susana Soleta y Florencia Rizzo.

La primera pregunta fue: ¿Por qué en la casa de la Bruja había papeles escritos por Ventura que pedían que se trabara la investigación por el crimen de su marido? "Yo no sabía lo que decían los papeles hasta que me contaron mis abogados. Mis pacientes son los que escriben los pedidos y yo solamente hago el trabajo sin verlos. Ella me los dio y los metí en unos tarros con un preparado, de vinagre y sal". Y del sentido común nace la segunda pregunta: ¿bueno, pero entonces Elizabeth Ventura quería que se paralizara la investigación para que no la atrapen? "No, ella lo hacía todo como protección. Tras el asesinato alguien la amenazó con que la iban a matar a ella y a sus hijos, por lo que quería que se olvide todo", respondió Castro.

► TE PUEDE INTERESAR: Las macumbas de la "Bruja" para entorpecer la causa por el crimen del médico León Burela

"Todo se malinterpretó. Al igual que con el audio". "El audio" es una escucha telefónica donde ella le reprocha a su entonces amiga "¿Por qué no contás también que mandaste a matar a tu marido?". De hecho, fue la prueba clave para que la fiscal ordenara la detención de las mujeres. Pero Castro tiene una explicación para todo: "Eli vino a mi casa y yo no estaba. Se puso a hablar con mi empleada que cuidaba a mi papá y le contó todo lo de mis trabajos, cuánto cobraba y todo eso. Yo soy muy impulsiva, me enojé y cuando me enteré la llamé y le dije esa frase como diciendo 'hablás tantas estupicedes y mentiras que te vas a hacer cargo de eso también'".

Muchas cosas, que no envidian nada a las mejores ficciones policiales, pasaron durante los tres años. La relación entre Castro y Ventura se quebró porque "ella me traicionó en la cárcel y discutimos". Pero algo tiene en claro Mónica Castro y es su oficio: "Mi trabajo es mi trabajo. Fue positivo. Nunca hago el mal. Soy muy profesional y no me arrepiento de nada".

León Domingo Burela.jpg
En épocas felices. El doctor Domingo León Burela y su esposa Elizabeth Ventura y sus dos hijos, hoy mayores de edad.

En épocas felices. El doctor Domingo León Burela y su esposa Elizabeth Ventura y sus dos hijos, hoy mayores de edad.

Crimen del médico León Burela

En la mañana de 15 de abril de 2019, Mingo Burela estaba tirado en el sillón del living de su casa ubicada en el residencial barrio Kolton de Las Heras. Era poco social y desde que se había jubilado -fue médico del Servicio Penitenciario hasta 2012- prefería echarse cómodamente a ver televisión. Cuando quiso acordar, tenía al asesino enfrente suyo. El hombre ingresó sin forzar ninguna cerradura y le efectuó cuatro disparos.

Elizabeth Ventura había salido del domicilio minutos antes para realizar ejercicio. Era la coartada perfecta hasta que algunas contradicciones en su relato generaron dudas en los investigadores. Decidieron pincharle el teléfono celular y la sospecha se confirmó.

► TE PUEDE INTERESAR: El hijo del médico Burela: "Mi mamá sufría violencia de género y es inocente"

Ventura y su amiga Mónica Castro, con quien hablaba por teléfono sobre el crimen del médico, fueron detenidas meses después. Esta última tenía varias macumbas en su casa tratando de fraguar la investigación mediante magia negra. Entre los papeles en tarros con sal estaba el nombre de la fiscal Claudia Ríos y el de algunos miembros de la Policía.

En tanto que el autor material del crimen en Las Heras se presume que fue un sicario, pero jamás se pudo avanzar con su identificación.

Las mujeres llegaron a un juicio por jurado que se realizó en las últimas dos semanas pero no terminó de la mejor forma para la acusación. Los doce integrantes del jurado no pudieron llegar a una decisión unánime, se declaró estanco y terminaron absueltas.

Temas relacionados: