Crimen en Las Heras

Recta final por el caso León Burela: la escucha telefónica que complica a su esposa y a la "Bruja"

Este jueves comenzó la recta final en el juicio por el crimen del médico León Burela (64), donde son juzgadas la viuda Elizabeth Ventura (55) y su amiga Mónica Castro (56). Las partes jugaron sus últimas cartas

Este jueves es un día clave en la investigación por el crimen del médico León Burela (64), por el que son juzgadas su esposa Elizabeth Ventura (55) y su amiga "bruja" Mónica Castro (56). Se realizaron los alegatos finales en el juicio y un jurado popular resolverá la situación de las sospechosas en las próximas horas.

En la séptima jornada del debate que tiene a las mujeres acusadas de planificar el crimen en Las Heras en abril de 2019, las partes expusieron sus conclusiones ante el jurado integrado por doce ciudadanos.

El primer turno fue de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos exhibió una reconstrucción en 3D del hecho de sangre y una escucha telefónica donde Castro y Ventura hacían referencia al asesinato, entre otras pruebas. La magistrada descartó la teoría de que la muerte ocurrió en el marco de un robo ya que no sustrajeron nada importante del domicilio.

Embed

También analizó los perfiles psicológicos de las sospechosas, quienes fueron definidas como narcisitas, egocéntricos, planificadoras y manipuladoras.

Planteó que los papeles que fueron hallados en la casa de Mónica Castro con anotaciones para trabar la investigación mediante magia negra son "una manifestación de voluntad, de lo que querían". "Castro siempre estuvo en conocimiento de todo, siempre fue colaboradora, siempre fue voluntaria", agregó.

La fiscal solicitó un veredicto de homicidio agravado por el vínculo en calidad de coautora para Elizabeth Ventura y como partícipe primaria para Mónica Castro. Si el jurado se inclina por esta teoría, ambas serán condenadas a prisión perpetua.

En la misma sintonía alegó la querellante oficial Claudia Vélez, representante legal de los hermanos de Léon Burela. Planteó que Elizabeth Ventura se fue de su casa corriendo y al minuto se empezaron a escuchar los disparos. También analizó que en el domicilio de la víctima fatal "había un desorden pero era normal, habían elementos de valor". Respecto a las macumbas se refirió a que las mujeres "no querían que llegáramos a donde llegamos hoy".

Embed

En la postura contraria estuvo el abogado Francisco Castro, representante de los hijos de Burela y Venura, quien planteó como hipótesis que "fue un ajuste de cuentas, un acto de venganza, una crónica de una muerte anunciada", en referencia a ataques anteriores que había sufrido la víctima fatal.

"La fisca se dejó seducir por el hermano de Burela, un personaje socuro que vendió humo desde el primer momento", analizó y estipuló que entre ambas acusadas se registró sólamente una conversación sobre el hecho durante un año de escuchas telefónicas, lo que no es suficiente para una persona que quiere contratar a un sicario.

► TE PUEDE INTERESAR: Las macumbas de la "Bruja" para entorpecer la causa por el crimen del médico León Burela

Uno de los abogados defensores de Elizabeth Ventura, Cristian Vaira Leyton, concluyó que el crimen en Las Heras fue cometido por "un ladrón tumbero que entreó e hizo un desastre. O alguien que se la tenía jurada al doctor por una cuestión personal".

El letrado agregó que la Fiscalía no logró demostrar cuándo ni cómo le encargaron el asesinato al presunto sicario: "acusa pero no tiene pruebas". "No hay una sola prueba objetivac relevante y científica que apoye la teoría de la Fiscalía en contra de Ventura", agregó.

En tanto que la defensora de Mónica Castro, Susana Soleti, estipuló que "no existe una sola prueba que mi clienta puso en contacto a Ventura con el sicario".

León Domingo Burela.jpg

Crimen del médico León Burela

En la mañana de 15 de abril de 2019, Mingo Burela estaba tirado en el sillón del living de su casa ubicada en el residencial barrio Kolton de Las Heras. Era poco social y desde que se había jubilado -fue médico del Servicio Penitenciario hasta 2012- prefería echarse cómodamente a ver televisión. Cuando quiso acordar, tenía al asesino enfrente suyo. El hombre ingresó sin forzar ninguna cerradura y le efectuó cuatro disparos.

Elizabeth Ventura había salido del domicilio minutos antes para realizar ejercicio. Era la coartada perfecta hasta que algunas contradicciones en su relato generaron dudas en los investigadores. Decidieron pincharle el teléfono celular y la sospecha se confirmó.

► TE PUEDE INTERESAR: El hijo del médico Burela: "Mi mamá sufría violencia de género y es inocente"

Ventura y su amiga Mónica Castro, con quien hablaba por teléfono sobre el crimen del médico, fueron detenidas meses después. Esta última tenía varias macumbas en su casa tratando de fraguar la investigación mediante magia negra. Entre los papeles en tarros con sal estaba el nombre de la fiscal Claudia Ríos y el de algunos miembros de la Policía.

En tanto que el autor material del crimen en Las Heras se presume que fue un sicario, pero jamás se pudo avanzar con su identificación.