Juicio por jurados

Crimen del médico León Burela: las declaraciones contrapuestas de su hermano y su hijo

La segunda jornada por el crimen del médico ocurrido en Las Heras a mediados de 2019, cuya investigación tiene acusadas a la pareja de la víctima fatal y a una amiga, tuvo dos testimonios tan fuertes como contradicotrios entre sí.

Dos testimonios tan fuertes cómo íntimos y a su vez contradictorios entre sí se escucharon este martes en el juicio por el crimen del médico León Burela (64), ocurrido en Las Heras a mediados de abril de 2019. El jurado popular, que deberá resolver el futuro de la viuda Elizabeth Ventura (55) y su amiga "bruja" Mónica Castro (56), escuchó las versiones de uno de los hijos y uno de los hermanos del hombre asesinado.

Mingo Burela tenía dos hermanos, quienes se han constituido como querellantes en la causa y sostiene la misma teoría que la fiscal de Homicidios Claudia Ríos: que su cuñada con la ayuda de Castro encargaron el asesinato. Del trío de hermanos, el menor de ellos -Raúl- prestó testimonio el lunes pero este acto fue anulado ya que se quiso referir a pruebas que no están incorporadas al juicio. Hoy fue el turno del primogénito, el pediatra José Miguel Burela (70), quien consideró que "teníamos tal amor entre los hermanos. No era justo que termine de esa forma siendo un gordo tan bueno"

Sobre Elizabeth Ventura aseguró que tuvo una gran pelea el día que operaron a León Burela del corazón -unas semanas antes del crimen- porque "ella siempre quiso separarnos a los tres hermanos. Con Mingo hacía más de dos años que no dormían juntos".

Respecto al asesinato no tuvo dudas al afirmar que fue "un sicario porque le dieron un tiro de gracia en la cabeza. Mi hermano estaba dopado, tenía 50 gramos de calmante cuando el máximo son 5 gramos. Si el asesino entró a la casa disparando, ¿cómo pudo haber sido un robo?".

► TE PUEDE INTERESAR: La Bruja de Menem fue propuesta como testigo de magia negra para un juicio por jurados

El próximo testigo fue Juan Burela, uno de los dos hijos de la víctima fatal, quien planteó una teoría radicalmente opuesta sospechando que se trató de un asalto ya que se llevaron teléfonos celulares, dos armas de fuego y "los ahorros de toda la vida" de su padre, según su versión. "Fue el peor día de mi vida. Desayunamos juntos a la mañana toda la familia y me fui a clases. A las tres horas me estaban dando las condolencias. No entendía nada", recordó.

El joven apuntó contra sus dos tíos, asegurando que no lo habían ido a visitar en el último tiempo y que José Miguel Burela tuvo una discusión con su madre por ese motivo. Respecto a Raúl Burela narró que en una juntada familiar comenzó a golpear a su papá hasta fracturarlo, aunque agregó que desconocía el motivo de la pelea.

Hijo médico Burela
El hijo de León Burela, Juan, en una entrevista en Hola Mendoza.

El hijo de León Burela, Juan, en una entrevista en Hola Mendoza.

Juan Burela se quebró en medio del testimonio al recordar que con su hermana vivieron "un infierno" porque se quedaron solos tras la detención de su madre y "no teníamos ni para comer. Tuve que salir a trabajar a una bicicletería. No saben toda la mierda que he pasado".

Ante pregunta de las partes aseguró que a su padre "a veces le tenía miedo porque era muy recto, era bipolar, se ponía loco y tenía un carácter muy especial". Al mismo tiempo recordó dos hechos de violencia de género que cometió contra su madre, Elizabeth Ventura.

La fiscal Claudia Ríos también le marcó una contradicción ya que durante el juicio el joven dijo que sus padres no estaban separados pero el día del hecho de sangre había declarado que dormían en camas separadas desde hacía 4 meses antes de la operación de corazón a la que fue sometido León Burela.

León Domingo Burela.jpg

Crimen del médico León Burela

En la mañana de 15 de abril de 2019, Mingo Burela estaba tirado en el sillón del living de su casa ubicada en el residencial barrio Kolton de Las Heras. Era poco social y desde que se había jubilado -fue médico del Servicio Penitenciario hasta 2012- prefería echarse cómodamente a ver televisión. Cuando quiso acordar, tenía al asesino enfrente suyo. El hombre ingresó sin forzar ninguna cerradura y le efectuó cuatro disparos.

Elizabeth Ventura había salido del domicilio minutos antes para realizar ejercicio. Era la coartada perfecta hasta que algunas contradicciones en su relato generaron dudas en los investigadores. Decidieron pincharle el teléfono celular y la sospecha se confirmó.

► TE PUEDE INTERESAR: El hijo del médico Burela: "Mi mamá sufría violencia de género y es inocente"

Ventura y su amiga Mónica Castro, con quien hablaba por teléfono sobre el crimen del médico, fueron detenidas meses después. Esta última tenía varias macumbas en su casa tratando de fraguar la investigación mediante magia negra. Entre los papeles en tarros con sal estaba el nombre de la fiscal Claudia Ríos y el de algunos miembros de la Policía.

En tanto que el autor material del crimen en Las Heras se presume que fue un sicario, pero jamás se pudo avanzar con su identificación.