Juicio por mala praxis

Neurocirujano que atendió a Guadalupe Codes declaró: "Las médicas estaban preocupadas, era caótico"

El profesional del Hospital Español complicó a sus colegas, Andrea Piatti (41) y Viviana Bacciedoni (56), en el debate por la muerte de la niña de 9 años ocurrida a mediados de 2015

Una sala del Hospital Español. Una reunión de un comité de médicos para resolver una cuestión urgente. Algo en el protocolo de aplicación de medicamentos oncológicos había fallado. La paciente era Guadalupe Codes (9), quien terminaría muriendo meses después. La defensa de las médicas que están siendo juzgadas por ese hecho sostienen que no alcanzaron a aplicar la dosis letal, pero la acusación sostiene que sí. Este viernes, por segundo día consecutivo, un testigo avaló la segunda versión.

Cesar Urquizu es neurocirujano infantil del Hospital Español y del Notti, las dos instituciones donde Guadalupe Codes estuvo internada antes de morir. Relató que aquel 24 de agosto de 2015 fue llamado a una reunión de urgencia donde estaban las pediatras Andrea Piatti (41) y Viviana Bacciedoni (56) -hoy acusadas-, el jefe de hemoterapia Francisco del Río -demandado civilmente- y la jefa de terapia intensiva infantil, Verónica Guidet -testigo que declaró el jueves-.

"Me explicaron que durante la aplicación de una medicación la hicieron en forma intratecal (NdA: por la columna) que no correspondía porque debía haber sido endovenosa. Me convocaron porque necesitaban le evacuación de esa droga que era Vincristina. Era una situación caótica, las médicas estaban preocupadas. No era una reunión de médicos común y corriente", graficó el testigo.

guadalupe codes.png
El profesional contó que en una reunión le explicaron que las médicas acusadas habían aplicado Vincristina por la columna, lo que no correspondía porque debía haber sido endovenosa. 

El profesional contó que en una reunión le explicaron que las médicas acusadas habían aplicado Vincristina por la columna, lo que no correspondía porque debía haber sido endovenosa.

Urquizu agregó que sus colegas le detallaron cuál fue el error: "Dijeron que cuando estaban ingresando Vincristina intratecal se dieron cuenta, pararon y sacaron la jeringa. Agregaron que no alcanzaron a aplicar toda la dosis".

El neurocirujano fue quien estuvo a cargo de realizar el lavaje raquídeo a Guadalupe Codes en busca de eliminar el medicamento mal aplicado. Aunque a partir del tercer día comenzó a ver un desmejoramiento en la niña, sobre todo al perder sus reflejos en los miembros inferiores.

"El papá me preguntaba por qué y cómo había pasado esto. Yo le expliqué que le habían administrado mal la dosis", recordó.

GUADALUPE CODES.jpeg
Las médicas acusadas de mala praxis junto a sus abogados defensores.

Las médicas acusadas de mala praxis junto a sus abogados defensores.

¿Mala praxis en el caso de Guadalupe Codes?

Guadalupe Codes tenía 9 años cuando le diagnosticaron leucemia, un tipo de cáncer en la sangre. El 24 de agosto de 2015 ingresó al Hospital Español para comenzar su tratamiento oncológico con Vincristina, un poderoso medicamente para evitar el avance de la enfermedad.

La Fiscalía sostiene que Piatti y Bacciedoni suministraron la inyección directamente en la columna de la niña cuando debían hacerlo por vía intravenosa, lo que le causó una paraplejia ascendente. Dos días después le aplicaron la segunda dosis, esta vez sí por sus venas pero "al margen de los protocolos".

El estado de salud de la niña empeoró con el correr de los días y fue trasladada al hospital Notti. Terminó perdiendo la vida el 20 de noviembre siguiente.

Piatti y Bacciedoni llegaron a juicio con una doble imputación: homicidio simple con dolo eventual -de 8 a 25 años- u homicidio culposo -de 1 a 5 años-. Además, en el debate se resolverá la causa civil ya que existe un reclamo indemnizatorio de más de $5 millones.

La teoría de las defensas es que la Vincristina no alcanzó a pasar a la médula de Guadalupe Codes y que en realidad la causa de muerte fueron los efectos secundarios que produce el metotrexato, otro medicamento oncológico que fue aplicado en forma correcta ese día.

►TE PUEDE INTERESAR: Esteban, uno de los cuidadores de Pocha y Guillermina, las siguió hasta el santuario de Brasil