Fallos históricos

La Justicia reconoció dos casos de triple filiación en Mendoza en menos de 24 horas

La jueza Flavia Ferraro ordenó que un niño de 6 años lleve los apellidos de su papá biológico, su padre socioafectivo y su mamá. En el otro caso la jueza María Daniela Alma reconoció la triple filiación para garantizarle a una adolescente su derecho a reclamar alimentos a su padre biológico

"Es un nene que expresa su historia familiar con mucho amor. Sus relatos están cargados de emoción acerca de lo que vive con sus papás y su mamá". Esas palabras que figuran en el informe de salita de 5 fueron clave para que la jueza Flavia Ferraro, del Juzgado de Familia Nº7 de Mendoza reconociera la triple filiación en una familia ensamblada.

J., de 6 años, llevará ahora en su partida de nacimiento y en el documento de identidad los apellidos de su papá biológico, su papá socioafectivo y su mamá.

Su historia se transformó en la primera en Mendoza en la que la triple filiación está basada en un vínculo de amor, crianza, educación y alimentos compartidos. El fallo se conoció el pasado 6 de septiembre, un día antes que otra jueza mendocina reconociera el mismo derecho a una adolescente de 17 años que solicitó la triple filiación para mantener a su papá socioafectivo y a la vez poder reclamarle alimentos a su papá biológico.

juzgado-familia.jpg
El Juzgado de Familia Nº7 es el que actuó en el segundo caso de triple filiación que se dio a conocer en Mendoza en el lapso de un día.

El Juzgado de Familia Nº7 es el que actuó en el segundo caso de triple filiación que se dio a conocer en Mendoza en el lapso de un día.

Este caso -publicado este lunes por Diario UNO- cuenta la historia de una chica que al cumplir los 16 años se presentó ante la Justicia para reclamar la cuota alimentaria a su padre biológico pero al mismo tiempo no quería perder su relación con el papá que la crió y al que ella reconoce como su papá de corazón.

TE PUEDE INTERESAR: La Justicia local falló a favor de dos hombres que quieren ser padres por subrogación de vientre

Inconstitucionalidad de un artículo del Código Civil para la triple filiación

En el primer caso la historia es distinta porque la jueza valoró que el niño de 6 años percibe a ambos progenitores como papás. La doctora Flavia Ferraro declaró la inconstitucionalidad del artículo 558 in fine del Código Civil y Comercial de la Nación, que reza que "ninguna persona puede tener más de dos vínculos filiales, cualquiera sea la naturaleza de la filiación".

Y estableció que un niño mendocino de 6 años es hijo de dos hombres y una mujer, lo que se llama pluriparentalidad o triple filiación.

Esta condición tendrá que reproducirse tanto en la partida de nacimiento como en su DNI, donde figurará su nuevo nombre conformado por el apellido del papá biológico, el de su papá socioafectivo y el de su mamá biológica.

La jueza llegó a tamaña determinación teniendo en cuenta, por un lado, que el niño percibe a ambos como papás, y por otro el "amor recíproco entre J. y los accionantes (los tres padres), y el firme deseo de los adultos de comprometerse con su crianza y bienestar".

triple filiacion imagen ilustrativa 1.jpg
Los tres adultos, dos padres y una madre, se comprometieron en su crianza, educación, salud y manutención.

Los tres adultos, dos padres y una madre, se comprometieron en su crianza, educación, salud y manutención.

La sentencia se dio después de que los dos papás y la mamá de J. se presentaran ante la Justicia para pedir que se reconozca la paternidad biológica pero sin desplazar la del progenitor reconociente.

Según cuentan en la acción, el niño fue fruto de una relación de su mamá con quien a la larga resultaría su pareja.

Desde que nació, el niño convivió con su madre y su papá del corazón, quien lo reconoció como propio. A pesar de que con un ADN se supo la verdad, los tres adultos involucrados decidieron ejercer una coparternidad y maternidad y hasta acordaron el cuidado indistinto y los alimentos compartidos.

"Somos una familia ensamblada", dijeron. Tan es así que con el tiempo, la mamá de J. se separaría de su pareja, con la que también tiene un hijo, y acabaría conviviendo con el verdadero papá del niño y teniendo una tercera hija con él.

J. vive unos días con su papá socioafectivo y otros con su papá biológico. Ambos participan de sus cumpleaños y se reparten las fiestas. Se autoperciben como una familia pluriparental y así lo comprobaron ante la Justicia.

TE PUEDE INTERESAR: La trieja mendocina: cómo conviven, cuáles son las reglas y qué opinan sobre ser padres

"J. es un nene que expresa su historia familiar con mucho amor; sus relatos están cargados de emoción acerca de lo que vive con sus papás y su mamá y esto se ve reflejado en sus dibujos, en su comportamiento, en su manera de relatar su historia. Se observa un gran acompañamiento familiar", describieron en el informe escolar que la jueza pidió para conocer el desempeño del menor.

Este escrito de la institución donde el niño cursó la salita de 5 fue clave para la decisión final.

"Es necesario visibilizar la pluriparentalidad", advirtió la jueza. "El paradigma actual en materia de familia nos muestra que resulta imprescindible partir de una cláusula abierta que posibilite incorporar las basadas en la socioafectividad", opinó.

Si bien el Ministerio Público Pupilar no estuvo de acuerdo debido a la edad del niño, la jueza está convencida de que aquí, lo relevante, es que el nene los percibe a ambos como papás, que el amor es recíproco y que los tres adultos están comprometidos, como desde su nacimiento, en su crianza y bienestar.

Un mandato para sus papás y su mamá

Antes de dictar sentencia, la jueza advirtió a los adultos un punto fundamental para su desarrollo y crecimiento: que cuando su madurez lo permita, se comprometan a contarle la verdad para que el niño conozca su origen biológico y su realidad socioafectiva.