Una familia radicada en Perdriel, integrada por un matrimonio y cuatro hijos, terminó siendo protagonista de una de la investigaciones más escabrosas por abuso sexual en Luján de Cuyo. La pareja se encuentra detenida y condenada por cometer una batería de delitos sexuales contra los niños en una causa que los pesquisas llamaron la Casa del Horror. Ahora, el padre del clan volvió a sufrir una pena en su contra.

En febrero de 2020 el hombre había sido condenado a 14 años de prisión tras pasar por un juicio abreviado donde admitió que a mediados de 2017 había violado analmente al mayor de sus hijos, que también lo había tocado en sus partes íntimas y hasta que los había obligado a practicarle sexo oral, muchas veces delante de sus hermanitos. Además, era común que tuviera relaciones con su pareja en la mesada de la cocina y que miraran películas pornográficas delante de los menores.

Pero no fue el único expediente en su contra ya que en esa causa se le tomó declaración a otro hermano de la víctima que en 2017 tenía 7 años -los otros dos tenían 6 y 2 años-. El menor graficó ante el Equipo de Abordaje de Abuso Sexual (Edeeas) que sufrió prácticamente los mismos delitos que su primogénito. La fiscal de Delitos Sexuales Cecilia Bignert lo imputó en esa investigación apéndice y el martes pasado el hombre volvió a pasar por un juicio abreviado.

► TE PUEDE INTERESAR: Condenaron a la banda que asaltó y mató al venezolano Jean Carlos Sosa en la Cuarta Sección

El juez Ariel Spektor admitió el acuerdo entre las partes, unificó ambas causas y aumentó la pena a un total de 16 años de prisión, según confirmaron fuentes allegadas a la causa.

Abuso sexual en Luján de Cuyo

El clan familiar estaba radicado en el barrio Nueva Esperanza, en Perdriel. A mediados de 2017 intervino el Equipo Técnico Interdisciplinario (ETI) ya que el colegio donde iba el mayor de los niños -tenía 9 años en esa época- había citado a los padres a mantener una reunión porque notaba ciertas complicaciones en el menor, entre ellas que llevaba 48 inasistencias. Los progenitores nunca acudieron, por lo que decidieron notificar a las autoridades. Cuando intervino el ETI notó indicios de maltrato físico contra los menores.

Yanina Romero y Javier Torres.jpg
La pareja que vivía en Perdriel se encuentra detenida.

La pareja que vivía en Perdriel se encuentra detenida.

En noviembre de 2018 una vecina de los pequeños indicó que la mujer no garantizaba las necesidades básicas de los chiquitos. Incluso se incorporaron algunos posteos de Facebook realizados supuestamente por la abuela donde ofrecía en adopción a sus nietos a cambio de una casa y $100 mil. Los hermanitos quedaron a cuidado de la vecina, junto a su pareja y su hijo de 19 años.

En 2019 uno de los menores, la única niña que en ese entonces tenía 6 años, abrazó a una profesora de Educación Física en el colegio y le dijo al oído que su padre la tocaba en sus partes íntimas. Se hicieron múltiples entrevistas donde las víctimas refirieron a los vejámenes que sufrían y aseguraron que querían vivir para siempre con su vecina.

Luego uno de los niños dibujó una escena sexual entre sus padres y al ser consultado explicó que habían tenido relaciones delante de ellos.

El hombre fue detenido a mediados de 2019 y tiempo después cayó la madre. La mujer fue condenada en abril pasado a 10 años de cárcel por corrupción de menores. Además debe enfrentar otro juicio por un presunto abuso sexual a otro de sus hijos.

► TE PUEDE INTERESAR: El detalle del millonario robo en el barrio Palmares: dólares, joyas y relojes Rolex