Un hombre y una mujer deberán pasar al menos 14 y 10 años privados de su libertad tras una megacausa que destapó una batería de delitos sexuales contra sus hijos de cuatro años. Tras las condenas en la causa llamada la Casa del Horror de Luján de Cuyo, trascendieron mayores detalles de la pesquisa como las alertas que surgieron desde una escuela, los llamativos posteos en las redes sociales y el rol calve de una vecina de las víctimas.

El clan familiar supo estar radicado en el barrio Nueva Esperanza, en Perdriel. El hombre fue detenido a mediados de 2019 y tiempo después cayó la madre. En distintos juicios fueron condenados por abusos sexuales -simples y con acceso carnal- contra sus hijos, por mantener relaciones sexuales delante de ellos y por obligarlos a mirar videos pornográficos.

► Te puede interesar: Seis años de cárcel para el empleado judicial de San Martín que abusó a una menor de 12 años

Pero la historia tiene su punto de partida un par de años antes. En 2017 consta la primera intervención del Equipo Técnico Interdisciplinario (ETI) de ese departamento tras una advertencia escolar. El colegio donde iba el mayor de los niños -tenía 7 años en esa época- había citado a los padres a mantener una reunión porque notaba ciertas complicaciones en el menor, entre ellas que llevaba 48 inasistencias. Los progenitores nunca acudieron, por lo que decidieron notificar a las autoridades.

Cuando intervino el ETI notó indicios de maltrato físico contra los menores, según un informe incorporado a la causa, por lo que decidió darles la tenencia provisional a la abuela materna. Pero en noviembre de 2018 una vecina de los pequeños indicó que la mujer no garantizaba las necesidades básicas de los chiquitos. Incluso se incorporaron algunos posteos de Facebook realizados supuestamente por la abuela donde ofrecía en adopción a sus nietos a cambio de una casa y $100 mil.

Yanina Romero posteo.jpg

Los hermanitos quedaron a cuidado de la vecina, junto a su pareja y su hijo de 19 años. Comenzó un enfrentamiento con la familia biológica de las víctimas ya que denunció una serie de amenazas y agresiones dentro del barrio, al mismo tiempo que aseguró que no recibía ayuda del Estado para poder llevar adelante la crianza de los menores.

Todo se agravó en 2019 cuando uno de los menores, la única niña que en ese entonces tenía 6 años, abrazó a una profesora de Educación Física en el colegio y le dijo al oído que su padre la tocaba en sus partes íntimas. El hombre fue detenido y condenado a 14 años de cárcel tras admitir todos los hechos el 23 de febrero de 2020. Pero antes de eso se hicieron múltiples entrevistas donde las víctimas refirieron a los vejámenes que sufrían y aseguraron que querían vivir para siempre con su vecina.

Luego uno de los niños dibujó una escena sexual entre sus padres y al ser consultado explicó que habían tenido relaciones delante de ellos. Allí fue detenida la madre y el jueves pasado recibió 10 años de cárcel por corrupción de menores. Además debe enfrentar otro juicio por un presunto abuso sexual a otro de sus hijos.

Mientras tanto, desde el entorno de los detenidos aseguran que la vecina planificó todas las denuncias para obtener una ganancia y la denunciaron por ofrecer dinero a cambio de los niños. Hasta aportaron un usuario de Facebook donde hay posteos burlándose del matrimonio, de la Justicia y de la Policía, aunque para los investigadores es a todas luces un perfil falso.

Yanina Romero posteo 2.jpg

Además, los profesionales del ETI y otros organismos han notado que los menores se encuentra en buen estado y que se ha estabilizado sus patrones de conducta -tenían juegos sexualizados y hasta ideaciones suicidas-. Hasta la niña declaró que a su vecina "le quiero decir mamá".