Con un puñado de expedientes que se fueron trabajando bajo estricto hermetismo, la Justicia logró condenar a dos padres acusados de todo tipo de vejaciones contra sus cuatros hijos. Los hechos ocurrieron en un domicilio ubicado en Luján de Cuyo al que las autoridades no han dudo en llamar la "casa del horror" debido a las atrocidades que se descubrieron: abuso sexuales, pornografía y sexo explícito delante de los menores. Este jueves fue una jornada importante para la pesquisa ya que la madre de los menores fue condenada por primera vez.

Todo ocurrió en una humilde casa ubicada en el barrio Nueva Esperanza, en Perdriel. Allí residía un matrimonio con sus hijos que para 2017 -cuando ocurrieron los hechos- tenían 9, 7, 6 y 2 años. Todos son varones excepto la niña de 6 años, quien junto a su primogénito fueron las principales víctimas de las violaciones que cometió su padre en innumerables ocasiones.

A mediados de 2019, el mayor de los niños realizó un dibujo donde se podía apreciar a sus padres teniendo sexo. No sólo eso sino que estuvo dispuesto a realizar una denuncia y contar con lujo de detalle la situación intrafamiliar. Esto destapó al menos cuatro expedientes contra los progenitores y el primero en caer fue el padre.

El hombre -se reserva su identidad para proteger la de las víctimas- fue detenido en los últimos meses de ese años. La fiscal de Delitos Sexuales Cecilia Bignert lo imputó por abuso sexual con acceso carnal, abuso sexual simple y corrupción de menores, todo agravado por el vínculo y por la convivencia.

► Te puede interesar: Fue detenido por un crimen en un asalto, quedó libertad y volvió a caer por violencia de género

La investigación reconstruyó que el hombre había violado analmente al mayor de sus hijos, que también lo había tocado en sus partes íntimas y hasta que los había obligado a practicarle sexo oral, muchas veces delante de sus hermanitos. Además, era común que tuviera relaciones con su pareja en la mesada de la cocina y que miraran películas pornográficas delante de los menores.

El 23 de febrero de 2020, el Chacal fue condenado a 14 años de prisión en un juicio abreviado donde admitió haber cometido todos los hechos. La pena fue pactada entre la fiscal y la defensa, y avalada por el juez Juan Manuel Pina.

Si bien ese fue el punto final en la situación del hombre, inmediatamente se abrió una investigación por corrupción de menores contra la madre. Claro, ella también había protagonizado las escenas sexuales con su marido delante de los niños. Fue detenida e imputada, pero antes de llegar a juicio su situación se agravó aún más. Uno de los niños declaró en una entrevista preliminar a la cámara Gesell que la mujer obligaba a uno de sus hermanitos a que le "besara" sus partes íntimas. Por este motivo también fue imputada por abuso sexual agravado.

El 17 de noviembre pasado comenzó el juicio en su contra por la causa de corrupción. La defensa solicitó la absolución indicando que era víctima de violencia de género por parte de su pareja, entre otros argumentos. Sin embargo, el jueves pasado el juez Diego Lusverti la condenó a 10 años de cárcel -la fiscal había pedido 14 años-. Ahora restará que responda en un juicio por la causa de la violación, por lo que probablemente se le sumarán varios años de condena.