El genio detrás de las telenovelas

Visita de lujo. El reconocido guionista y autor Ricardo Rodríguez realizará dos clases magistrales en Mendoza, este viernes y sábado, en donde dará cátedra de la profesión.

Amigos son los amigos, Grande pa, Mi cuñado, Dibu: mi familia es un dibujo... Imposible olvidar estas ficciones que marcaron a toda una generación. Novelas que no sólo conquistaron los hogares argentinos noche tras noche sino que además hicieron historia en la televisión nacional llegando a tener hasta cincuenta puntos de rating, un número que hoy por hoy parece casi irreal, pero que estas producciones lograron gracias a sus elencos de lujo, dirección y por supuesto guión atrapante.

Es que cómo no encariñarse con las aventuras y desventuras de Carlín Calvo y Pablo Rago en Amigos son los amigos; con Arturo Puig y sus chancles de Grande Pa, y ni hablar de la más desopilante relación entre Luis Brandoni y su inesperado cuñado Ricardo Darín en Mi cuñado. Y si bien pareciera que estos programas tienen el éxito y suceso como denominador común, hay algo más importante que las hace únicas e irrepetibles: su creador y guionista, Ricardo Rodríguez.

El prestigioso autor y guionista, secretario del Consejo de Profesionales de TV de Argentores (Sociedad de Autores de la Argentina) y miembro fundador de SADA (Sindicato de autores de la Argentina) estará en Mendoza este viernes presentando una master class en la Universidad de Congreso, a las 11, y el sábado, a las 10, en el Microcine de Mendoza capital, en la que también brindará una clase magistral (en este caso gratuita) sobre la temática "Guionistas: cómo vivir de la profesión en tiempos de Netflix". Para ella todos los interesados deberán inscribirse previamente por mail en argentoresculturalmendoza@gmail.com.

Organizado por el Clúster Audiovisual Film Andes, que tiene como misión promover el desarrollo de las Industrias Creativas en el ámbito de la Industria del Cine y las Artes Audiovisuales, los encuentros serán una oportunidad imperdible de conocer la experiencia del guionista que no sólo es un referente en el país sino que además se luce en México.

El autor de Herederos de una venganza y Son de Fierro, entre otras, tiene gran trayectoria en el país azteca, donde realizó dos adaptaciones de novelas originales suyas: Alma de hierro en Televisa (adaptación de Son de fierro) y Pasión morena en TV Azteca (adaptación de Yago, pasión morena), escribió la novela El despertar de Morgana y recientemente terminó Todo queda en familia, una obra original para Televisa.

A días de su llegada a Mendoza, el guionista dialogó con Diario UNO sobre sus famosas novelas, los medios en la actualidad, Netflix y las claves del éxito para triunfar en la televisión hoy en día.

-¿Como está hoy la industria audiovisual?

-Hay una gran crisis en medios audiovisuales por crisis económica, pero además se agudiza porque hay una crisis en la forma de ver ficciones. En los ultimos añós el streaming y plataformas como Netflix y Amazon han cambiado la forma de ver televisión que hoy en día en realidad no es ver televisión, sino ver a través de todos los medios. El publico se ha convertido en su propio gerente de contenidos, la gente ve lo que quiere en el momento que quiere.

-¿Y en nuestro país cómo se da este fenómeno?

-La Argentina queda mal parada porque todavía no estamos participando en esa generación, salvo algunas excepciones como El marginal o Edha. Es un proceso muy lento e incluso no sabemos si va a terminar de materializarse, menos si el Estado no interviene de alguna forma para que todas estas plataformas pueden entrar con total libertad al país, pero obligándoles también a que tengan contenido nuestro a través de una ley nacional.

-¿Cuál es el objetivo de las clases magistrales?

-Teniendo en cuenta este contexto, tenemos que conseguir que nuestros autores y profesionales estén preparados. Hoy si generamos una ficción argentina ya sea en Mendoza, Córdoba o Buenos Aires, no vamos a competir sólo a nivel nacional sino mundial, todos los contenidos salen al mundo, y para lograr profesionales que salgan al mundo hay que formarnos cada vez más. Por eso en estas charlas lo que yo y Argentores buscamos es darles herramientas a los autores de distintas partes del país para que sumen instrumentos para su trabajo profesional. Mi intención no es enseñar a escribir, yo lo que quiero es darles herramientas y elementos para que la gente pueda vivir de esta profesión.

-¿Qué tiene que tener una ficción para que la gente la vea?

-Algunas personas dicen que la telenovela y el melodrama están muertos. Para mí el melodrama no ha muerto ni va a morir nunca, lo que está muerto es la forma de hacer televisión, la que teníamos hasta ahora no va mas, cambió por completo. Ahora la telenovela se tiene que acercar más a la serie. La Casa de las flores, por ejemplo, es una especie de telenovela moderna, o Luis Miguel es otro caso y prueba de que el melodrama no ha muerto sino que por el contrario está más vivo que nunca.

-¿En qué deberían cambiar los guiones?

-Los guionistas nos tenemos que aggiornar para adaptarnos, hay que acercarse más a una cultura cinematográfica, pero utilizando los géneros de siempre porque si hay una forma de transmitir entidad a nivel audiovisual a otros país u otras culturas es a través de los géneros. Ellos nos dan la posibilidad de que el espectador entienda lo que estamos contando. El policial, la comedia, el melodrama son las herramientas que nosotros tenemos que usar para tratar de salir y conquistar los mercados. Yo voy a hablar mucho de la comedia y el melodrama, el audiovisual es muy caro y la única forma de lograr una verdadera industria consolidada es a través del fomento y que los contenidos que generemos estén vinculadoscon el género, sólo así podremos vivir de esta profesión.

-¿Qué busca el espectador argentino?

-Hay que hacer reír, hay que hacer llorar y hay que sorprender. Si como guionista uno logra eso entonces el camino está logrado. Lo que hay que dejar de hacer son contenidos que dejen al espectador indiferente, ese espectador se pierde. Saber hacerlo con las herramientas correspondientes, ese es el secreto.

-¿Hay alguna ficción argentina que hoy lo logre?

-Un gallo para Esculapio es un producto de lujo, El Marginal también es una serie muy buena, con escenas muy fuertes. Años atrás hacíamos 15 novelas por año, hoy sólo hay dos a nivel nacional. La Educación del rey era serie y se convirtió en una película; hay material humano, nos merecemos tener las herramientas para formar una industria con todas las letras.

-¿Cuál novela te ha marcado más personalmente?

-Son momentos, pero hay dos que cambiaron mi vida para siempre: Amigos son los amigos y Grande pa. Llegamos a hacer 100 puntos de rating entra las dos, toda una locura.

-¿Qué guión escribirías hoy?

-Me gustan las historias de amor, las comedias, ahora estoy trabajando en dos guiones: uno para Chile y otro para México. Hay que hacer historias que estén cerca de la gente, que hagan reír y hagan llorar.

-¿Qué recomendarías para ver?

-La película La educacion del rey, El marginal 2, Un gallo para Esculapio, y en Netflix: La casa de las flores, The affair, The sinner, entre otras.

En esta nota: