Como a las calaveras las llaman "ñatitas" (por su falta de nariz), el colectivo de artistas urbanos Perrosueltos (así, todo junto), organizó en paralelo a la celebración de los muertos (como lo muestra la película Coco, de Pixar), algo similar a lo que se realiza en México para el Día de los Muertos, un Encuentro de Arte Urbano, al que bautizaron Ñatinta, en un ingenioso juego de palabras.

Allí han sido invitados -luego de pasar por una selección- los argentinos los argentinos Chechen, Dos Fuegos, y Leticia Bonetti & El Keni, y la mendocina Mari Osorio. También estarán los locales Hef, de La Paz; y los cochabambinos Américo, View, River Claure y Die 77. Se suman Wuatanaz y Des, de Chile.

► TE PUEDE INTERESAR: Franco Agüero, director debutante de la Vendimia 2023: "No imaginaría una fiesta sin reina"

Mari Osorio es una joven muralista que vive en Godoy Cruz, y está inmersa en el mundo del muralismo desde hace unos nueve años. Estudió Artes Visuales en la UNCuyo, y será la única del Interior al festival anual boliviano.

natinta-afiche.jpg
Afiche de una de las ediciones de Ñatinta, encuentro artístico paralelo a la festividad tradicional boliviana de las ñatitas.

Afiche de una de las ediciones de Ñatinta, encuentro artístico paralelo a la festividad tradicional boliviana de las ñatitas.

"La convocatoria la hicieron hace un mes, más o menos, me presenté, y quedé seleccionada. Lo más loco de este festival es que se pinta dentro del cementerio de La Paz. Surgió a través de una celebración que es muy parecida a la del Día de los Muertos de México", explicó Mari Osorio sobre su participación.

Este año el Encuentro de Arte Urbano Ñatinta 2022 resaltará rostros y naturaleza. En su séptima versión, la actividad se realizará del 21 al 27 de octubre. Serán 12 nuevos murales los que se plasmarán en el Cementerio General.

mari-osorio-muralista-01.jpg
Mari y su técnica donde mezcla el uso del látex y el aerosol, para obtener resultados innovadores.

Mari y su técnica donde mezcla el uso del látex y el aerosol, para obtener resultados innovadores.

Una celebración muy particular

Osorio comenzó explicando el sentido de la celebración de las Ñatitas (y en paralelo Ñatinta). "Es como la celebración que se hace en México. La diferencia de acá en Bolivia es que se exhuman los cráneos de sus seres queridos, los ponen afuera (de la tumba), los adornan con flores, les llevan unas ofrendas de cosas terrenales que les gustaban a esas personas en vida, como cerveza, cigarrillos, u otras cosas".

Luego la muralista que trabaja en la Municipalidad de Guaymallén destacó que "este festival de muralismo se basa en esta celebración, y los murales tienen que estar referidos a esta fecha, o una temática más o menos como esa: flores, las ofrendas".

Sobre el encuentro explicó la artista plástica de 38 años: "Este festival artístico está organizado por un colectivo que se llama Perrosueltos, integrado por muralistas y grafiteros que lo hacen en forma autogestionada. Por eso, los que vamos del extranjero, nos pagamos nosotros los gastos de viaje y los pasajes".

"Para mí es una experiencia buenísima, que suma un montón, y es lo que me gusta a mí, que es viajar y pintar. Es re loco lo del cementerio" "Para mí es una experiencia buenísima, que suma un montón, y es lo que me gusta a mí, que es viajar y pintar. Es re loco lo del cementerio"

murales-mari-osorio-01 (1).jpg
La botánica es la inspiración de la mendocina destacada.

La botánica es la inspiración de la mendocina destacada.

El esfuerzo para poder viajar a Bolivia no es menor, y así lo destaca Mari. "Para ir a este festival, todo lo he hecho a pulmón, no he conseguido apoyo de nadie, pero estoy muy entusiasmada, es la primera vez que participo, y no me lo quiero perder por nada. Me estaría yendo el miércoles, y tengo varias escalas, así que voy a tener un día entero viajando. Trato de llegar lo más descansada posible, ya que el viernes tengo que estar pintando, y el cuerpo me va a pasar factura", dijo.

Respecto a lo que significa este desafío artístico, Osorio señaló: "Es un hermoso desafío. Mucha gente me mira raro cuando le digo que voy a pintar en un cementerio. Es muy loco, pero no significa nada malo para mí. Además, nosotros vamos a estar pintando una semana antes de la fiesta".

Tal como el festival del día de los Muertos de México, el de La Paz tiene sus características similares, pero propias. Las calaveras -ñatitas-, según la tradición, protegen y aconsejan a los vivientes. Con la llegada de la colonia y de la religión católica, este ritual fue prohibido por un tiempo, pero se continuó practicando a escondidas y actualmente se ha reconocido como patrimonio cultural intangible.

murales-mari-osorio.jpg
Cualquier espacio vacío es un potencial

Cualquier espacio vacío es un potencial "lienzo" para los artistas urbanos y muralistas como Osorio.

Según el culto andino, el Ajayu, el espíritu de los difuntos, después de la muerte, vuelve a la tierra durante la festividad de todos santos para comunicar con los vivos: no desaparece con el cuerpo de la persona, se queda en comunicación con sus seres queridos desde el más allá. En el creer andino la muerte es un complemento de la vida.

Sobre esto, la artista mendocina comentó: "Lo loco de esto está en visión que tenemos nosotros de la muerte, distinta a la que tienen ellos, ya que están celebrando a sus seres queridos. Lo ven como el paso de una vida a otra vida, no lo ven como que se termina algo. Por eso lo celebran todos los años".

"Para mí es muy interesante conectarme con eso, y además me gusta viajar. Más allá del muralismo, viajar es la herramienta que te lleva a conocer otras culturas, otras personas" "Para mí es muy interesante conectarme con eso, y además me gusta viajar. Más allá del muralismo, viajar es la herramienta que te lleva a conocer otras culturas, otras personas"

Siendo la única el Interior, Mari viajará en solitario a la capital boliviana "Yo voy sola, y me gusta la idea de conocer a otros muralistas. Por ahí conozco sus trabajos, pero no a la persona", dijo, para sumar luego: "En Mendoza se hacen lindos encuentros de muralistas. Godoy Cruz lo ha hecho durante varios años".

Un estilo inspirado en las plantas

Para buscar una definición del estilo que destaca a Mari, ella se define: “Mi temática es desde hace ya muchos años, la botánica. Trabajo plantes, flores y eso. Siempre es la misma temática, y a lo mejor voy variando técnicas, materiales distintos, y tamaños. El desafío es siempre trabajar tamaños más grandes".

Sobre las técnicas que usa, aclaró: "Cuando comencé con el muralismo, usaba látex, luego incorporé el aerosol. Generalmente trabajo con esos dos materiales combinándolos, así se enriquece mucho más el trabajo. Le da como unos toques que están buenos", dijo.

murales-mari-osorio-03.jpg
Mari representará a Mendoza en un importante encuentro de artistas de nuestro continente en Bolivia.

Mari representará a Mendoza en un importante encuentro de artistas de nuestro continente en Bolivia.

Respecto a cuál había sido su fuente de inspiración, recordó: "Creo que, al principio, y por la temática de botánica, fue un muralista que se llama Pastel (Francisco Díaz Scotto), y lo he seguido mucho. Pero todo el tiempo estoy mirando murales, grafitis, observo la técnica que utilizan, o el tamaño. Actualmente, como que no tengo referentes puntuales, sino que veo a todos, las imágenes, amigos muralistas, u otros amigos grafiteros".

Tocado el tema puntual del arte urbano, los grafitis, y se había sido su "escuela", aclaró: "No, yo comencé como muralista, no me llamaría grafitera, porque no hago letras. Uso aerosol como muralista, pero no hago graffitis, aunque sí me interesa el mundo del graffiti. Todos tienen técnicas diferentes, y me gusta observarlas, y también incorporarlas y probarlas, para ver si me sirven cuando abordo un mural", dijo, y luego completó: "Comencé hace como nueve años, cuando empecé a estudiar Artes Visuales".

Apelando a su capacidad de autocrítica, se la consultó a Mari sobre si tenía alguna obra propia más cercana a su corazón, a lo que respondió: "No tengo una obra preferida. Trabajo para la Municipalidad de Guaymallén, y el hecho de pintar murales, es como que cada vez que termino uno, me quedo conforme, pero veo que siempre hay cosillas por arreglar o perfeccionar. Y cuando paso al siguiente, es como que perfeccioné algo que no había logrado entender. Es un crecimiento constante, cada obra es la que más me gusta, y luego la supera la siguiente", concluyó.

TE PUEDE INTERESAR: La ministra Vicario premió a las tres mejores experiencias innovadoras turísticas de Mendoza