La actividad es ya un clásico dentro de las propuestas turísticas de la Municipalidad de la Capital, y el paseo guiado de mayor convocatoria, con más de 2.000 turistas desde la reapertura hasta la fecha. Se trata del Paseo Nocturno al Cementerio, que en época veraniega tiene dos turnos (19 y 21). Allí se pueden aprovechar las diferentes temáticas que tiene la propuesta, donde las caminatas entre tumbas, nichos o mausoleos se pueden referir a los Hacedores, Gobernadores, Mujeres Destacadas, Simbología Masónica o Asesinatos, entre los más comunes. También es muy importante la experiencia personal de cada uno, visitando un lugar que genera miedos y tabúes, asociados a lo esotérico.

La municipalidad capitalina apuesta fuerte a generar propuestas atractivas para el mendocino, y sobre todo para el turista que se enamora de la ciudad y busca explorarla. Por ello la comuna tiene un equipo de investigaciones históricas en el Municipio a cargo de Elsa Rodríguez, Juan Carlos González y Jesús Morales. La necrópolis fue puesta en funcionamiento en 1846 (comenzada a gestionar en 1828) en el llamado barrio de la Chimba, Las Heras, y es un lugar imperdible para seguir los rastros de la vida de los mendocinos, los que están en los libros, y los otros.

Visita Cementerio Nocturno (5).jpg

Todos los martes, numerosos grupos de visitantes se reúnen en la entrada de la necrópolis capitalina, mirando de reojo los largos y oscuros pasillos que van hacia el Oeste, tratando de sacar de la mente las imágenes alegóricas de películas u obras literarias de terror. Allí espera el joven guía, Jesús Morales, investigador histórico y que cursa la licenciatura en Historia Regional en la UNCuyo, y que con mordaz humor juega con su nombre: "Jesús los espera en la puerta del Cementerio". Luego explica la costumbre de cómo se recibe a cada cortejo fúnebre que ingresa, y lo repite para iniciar el paseo, tocando tres veces la campana, poniendo un certero toque lúgubre.

Visita Cementerio Nocturno (2).jpg

Conociendo hacedores mendocinos bajo la lluvia

La visita realizada coincidió con el tema "Hacedores", y hacia la morada de ilustres personalidades de nuestra provincia se dirige el grupo, acompañado por el guía, y un par de guardias, munidos de linternas, para evitar situaciones inesperadas entre los oscuros pasillos. La primera parada fue el nicho donde reposa la recordada docente María Elena Champeau. Esta docente llevó mucho más allá de los pobres conocimientos que se les daba a la mujer en el sistema educativo local, y buscó su igualdad y el acceso a la ciencia y el arte, más allá de los conocimientos que buscaban que fuera una "buena esposa". Fue feminista, fundó la revista La Palanca y aplicó en Mendoza el revolucionario sistema educativo creado por la educadora italiana María Montessori, que pone al niño como centro del sistema.

Visita Cementerio Nocturno (8).jpg

El pasillo lúgubre y a media luz, sólo mostraba una pequeña velita artificial (LED) con una luz mortecina que indicaba cuál era el nicho de la "hacedora" y pionera feminista. Allí detuvo el cortejo de visitantes el guía, y cuando comenzó a relatar la historia de Champeau, ya casi todo el grupo dejó de la lado el morbo de estar rodeado de muertos, mirando de reojos los juegos de luces y sombras que hacían las cortinas y las linternas, para sumergirse en el apasionado relato de Jesús Morales sobre la vida de la mujer ejemplar.

Luego el paseo, y con una ya insistente llovizna (más estereotipos no podían haber) el paseo mostró otras dos velitas allá a lo lejos, en un angosto pasillo entre la capilla de Nuestra Señora del Rosario y el Panteón Militar. Allí fueron los casi 15 visitantes a pararse en un monumental mausoleo. Nada menos que el del ex gobernador Tiburcio Benegas, un fiel representante de la Generación del '80 en Mendoza, llegado como un banquero, para luego transformarse en un vitivinicultor que modernizó la industria del vino y el cultivo de la vid. Fue gobernador de Mendoza tres veces, y senador nacional y embajador en Chile en dos oportunidades.

Visita Cementerio Nocturno (9).jpg

Lo destacable del mausoleo fue detallados minuciosamente por el guía Morales, quien explicó uno por uno los símbolos masónicos de la edificación que conserva los restos de Benegas, que irónicamente están junto a la capilla de la Iglesia Católica, otrora dos entidades enfrentadas. Tiburcio Benegas pertenecía a la Logia Luz de Hiram.

Visita Cementerio Nocturno (10).jpg
Visita Cementerio Nocturno (11).jpg

La espada flamígera, símbolo de honor, conciencia y protección, es un símbolo de autoridad y poder y está en un cuadro sobre el féretro del nacido en Rosario. En la parte externa se destaca la cadena, llamada "cadena de unión” que rodea la parte superior de la Logia y representa la unión entre hermanos. Algunos quieren ver en ella el cordel con que los masones operativos se servían para trazar y delimitar el contorno de un edificio en la antigüedad. Para más información sobre símbolos masones e historia, comunicarse con este mail de la Logia Faro del Desierto: masoneriademendoza@gmail.com.

Debido al aumento de la intensidad de la lluvia, se decidió pasar a la parte de los pabellones de nichos, y el elegido fue el que mandara a construir el desaparecido intendente Víctor Fayad, bautizado como el Panteón de Notables, donde descansan los restos de personalidades como la primera Reina de la Vendimia de Capital (1936), María de los Ángeles Orquín y el afamado escritor y periodista Antonio Di Benedetto, autor de novelas como Zama, El Silenciero, o Los Suicidas. También, metros más allá está el nicho donde yace el impulsor de la Fiesta de la Vendimia y quien mandó a construir el teatro griego que lleva su nombre: Frank Romero Day junto a su esposa María Angelina Day (prima en segundo grado).

Visita Cementerio Nocturno (13).jpg
Visita Cementerio Nocturno (12).jpg

El periplo finalizó en el Panteón de la Municipalidad -se destaca el nicho del sanitarista Luis Lagomaggiore-, con un ya muy relajado grupo que dejó atrás los miedos atávicos a la muerte, sus rituales y tumbas y los cambió por un amplio bagaje de cultura y conocimiento histórico de nuestra tierra, tal como si hubiesen transitado por un extenso libro a cielo abierto.

Visita Cementerio Nocturno (15).jpg