Escuela solidaria

La historia de una escuela mendocina que necesita construir un baño para una alumna con discapacidad

Las maestras han conseguido a través de rifas y de la ayuda de una empresa constructora, los materiales para que la niña con dificultades de movilidad pueda tener un baño adaptado. Pero les falta la mano de obra para hacer el trabajo. Piden ayuda

Esto a pesar de que hay disposiciones y reglamentaciones que no permiten habilitar ni siquiera un local comercial sin este requisito.

Las maestras de la escuela, entre otras Valeria Juri, no están esperando a que el Estado las asista. No esperan porque la nena precisa que el baño sea construido lo antes posible.

En tanto, Mónica Buenanueva, la maestra jardinera de la sala que asiste la nena, contó que toda la escuela ha trabajado no solo para conseguir el dinero para construir el baño, sino para mejorar el patio, que no estaba en óptimas condiciones y que podía resultar peligroso para la alumna.

Escuela Tierra de Huarpes.jpg
La alumna con capacidades diferentes asiste al jardín de infantes de la escuela Tierra de Huarpes.

La alumna con capacidades diferentes asiste al jardín de infantes de la escuela Tierra de Huarpes.

►TE PUEDE INTERESAR: Control de la RTO: el Gobierno advirtió que en julio es probable que arranquen con las multas

Ella se mueve con bastones y un andador y todo los los desniveles del piso pueden resultarle un obstáculo. Pero de todos estos problemas edilicios, el tema del baño es el más complicado.

Las maestras de la escuela no están pidiendo ayuda para construir el baño desde cero, porque en una gran movida solidaria que llevaron adelante, consiguieron $60.000 para materiales y una empresa constructora les donará lo que les falte para realizar la obra.

Pero sí necesitan avanzar un paso más en la concreción de este objetivo: conseguir la mano de obra.

Para esto, la docente apeló nuevamente a la solidaridad de la comunidad, que ha sido muy grande, pero que otra vez es necesario pedirla.

►TE PUEDE INTERESAR: Dónde esquiar barato en Mendoza y cómo llegar

Una escuela movida por la solidaridad y la empatía

El principal combustible con el que se mueve la escuela Tierra de Huarpes es la empatía. Gracias a esta capacidad de poder ponerse en el lugar de los alumnos fue que Valeria Juri organizó la rifa con la que consiguieron reunir los fondos.

"Mi hijo que trabaja en Buenos Aires me consiguió una camiseta del club Independe de Avellaneda. Después conseguimos dos premios más y realizamos la rifa", relató la docente.

Con parte de ese dinero, pudieron cementar el piso del patio donde salen a jugar los niños y niñas de la sala a la que asiste la alumna con capacidades diferentes.

"A mi me daba miedo de que se pudiese tropezar, porque ella camina con bastones o con un andador y se le pueden trabar" contó su maestra jardinera.

►TE PUEDE INTERESAR: Pronóstico del tiempo en Mendoza: así estará el fin de semana

Si bien hay detalles en el edificio escolar que pueden resultar peligrosos, lo más complicado es la estructura del baño que tienen en el Nivel Inicial.

"El baño es muy pequeño y la puerta no termina de abrirse del todo porque choca con el inodoro. Cuando la nena quiere ir al baño, la tenemos que acompañar nosotras, yo o su maestra auxiliar", explicó Valeria.

El punto es que no solo es una dificultad para su autonomía, sino que la maestra debe cuidar a 23 niños más que se quedan en el aula. Por esto hay tanta preocupación por construir el baño adaptado.

Si bien todo lo que están realizando es para cubrir esta necesidad concreta, la escuela Tierra de Huarpes trabaja mucho con el tema de las emociones y la autoestima. "Nosotras nos hemos dado cuenta que trabajar la parte emocional es lo más importante, que ellos sientan que valen, que no importa el lugar en el que vivan, que ellos pueden salir adelante. Si el docente no es empático no consigue nada", manifestó Valeria Juri.

Esta solidaridad se contagia. Así, lograron que el Club Antonio Tomba también donara una camiseta y que la empresa de zapatillas John Foos prometiera enviar zapatillas para todos los alumnos.

Pero cualquier persona que así lo desee puede colaborar, con lo que tenga para aportar. Para donar, se puede llamar al teléfono fijo de la escuela 2614470463.

Chicos que van a la escuela sin comer

Entre otras dificultades que tienen los chicos de este establecimiento -que es solo una muestra de lo que pasan muchas escuelas de los barrios más carenciados- una de las más importantes es que muchos van al turno tarde sin haber almorzado.

"Yo los hago merendar apenas llegamos. Entramos al turno tarde a las 13.30, y a las 14 ya están merendando. Ellos me lo piden porque me dicen que vienen de la casa sin comer. Por eso yo no espero para hacerlos merendar más tarde, necesitan comer primero que ponerse a hacer otras actividades", contó la maestra jardinera.

►TE PUEDE INTERESAR: Sergio Salgado apuntó a los responsables de la caída de los bancos y pidió que también vayan a la cárcel

Temas relacionados: