Luego de que fueran retirados los bustos de Juan Domingo Perón y Eva Duarte de la cima del cerro Aconcagua (6.962m), donde fueron llevados el 16 de febrero por militantes peronistas, se generó una polémica respecto a si las autoridades del parque provincial habían tomado una medida con tinte político. El propio secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, aclaró los motivos del retiro de esta medida: "No tiene que ver con algo político, hay una resolución que prohíbe dejar objetos en la cumbre del Aconcagua".

Te puede interesar: Video: robó una moto, chocó y su víctima lo golpeó hasta la muerte

El encargado de la cartera de Ambiente, que tiene injerencia sobre los parques provinciales, comentó a Radio Nihuil: "Ya los retiramos (a los dos bustos), fueron bajados. Hay uno de los bustos que quedó en una base del Aconcagua (campamento Independencia, a más de 6.000 metros), y el otro fue bajado hasta Plaza de Mulas (a 4.200 metros), pero van a ser retirados del área del parque provincial", dijo Mingorance.

 Embed      

Descartando cualquier suspicacia, debido a que el Gobierno provincial es de otro signo político, el funcionario aclaró: "No tiene que ver con algo político, hay una resolución que prohíbe dejar objetos en la cima del Aconcagua. Solamente está permitido lo que está puesto: la cruz, que marca como hito la cumbre, donde todos se sacan la foto".

Te puede interesar también: A 64 años de que los sacara Aramburu, bajaron los bustos de Perón y Evita que habían llevado a la cumbre del Aconcagua

Mingorance explicó cuál era el origen de la norma que prohíbe dejar cualquier elemento en el parque Aconcagua. "Había gente que llevaba las urnas con las cenizas de sus padres, las dejaban ahí, y entonces se comenzó a convertir como en un depósito de elementos que no tenían nada que ver con el hecho de mantener la limpieza, no solo del sector de la cumbre sino también todo lo que es el parque provincial. Entonces se sacó una resolución donde específicamente se prohíbe dejar objetos en el parque provincial de cualquier índole", informó.

Consciente de la polémica establecida, el funcionario dijo: "Se mezcla con lo político por la figura que representaban esos bustos, pero no tiene que ver con una cuestión caprichosa. No deja de ser una ley, aunque que sea uno de los niveles más bajos de ley, que es una resolución, una norma hay que cumplir en el Aconcagua".

 Embed      

"Recuerdo el primer año que fui secretario de Ambiente, en el Aconcagua dejaron en Horcones una urna, y no sabíamos qué era, porque estaba metida en una caja. Cuando la sacamos vimos que era una urna, y eso está prohibido", recordó Mingorance sobre un caso en particular.

Respecto a la pregunta sobre si de haber mediado un pedido de autorización, se hubiese permitido la colocación de las esculturas,  Mingorance lo negó enfáticamente. "Tampoco se podría haber permitido, aunque pidieran autorización. Por eso lo hicieron en forma oculta. No hay posibilidad de dejar objetos en lo que es el parque provincial, y mucho menos en la cumbre", concluyó.

Temas relacionados:

Dejá tu comentario