Operativo exitoso

Desalojaron los campamentos de la ladera Noreste del parque Aconcagua con más de 100 mulas

Tras la extensa onda de calor se formaron cuatro lagos a 4.000 metros de altura que pusieron en riesgo la Quebrada de Vacas, en Aconcagua, y fue cerrada

Las personas que habían quedado aisladas en el campamento Plaza Argentina, a 4.200 metros de altura, en el parque Aconcagua, debido a la formación de cuatro lagos por el abundante y rápido deshielo ocurrido desde mediados de enero, fueron evacuados en un gran operativo que contó con 118 mulas y 20 arrieros que ingresaron por la Quebrada de Vacas.

Solo permanecen algunos porteadores que se encargan de desarmar lo último que queda de las empresas prestadoras de servicio.

El operativo comenzó el sábado cuando ingresaron a Aconcagua por la Quebrada de Vacas 20 arrieros que llevaban 118 mulas. En los campamentos Casa de Piedra, Pampa Las Leñas y Plaza Argentina, habían quedado 25 personas, muchas de ellas campamenteros, cocineros y personal para atender a los turistas que no son andinistas y no tienen un amplio conocimiento para moverse con seguridad en la montaña.

La urgencia era que las personas estaban aisladas y prácticamente sin trabajar, ya que desde el 24 de enero ese ingreso al Aconcagua quedó cerrado para los andinistas y arrieros por decisión del Ministerio de Energía y Ambiente luego de detectar un gran movimiento de agua de deshielo que formó en pocos días cuatro lagunas de las cuales no había registro en los últimos 10 años.

Aconcagua.jpg
Campamento Plaza Argentina a 4.200 metros de altura. A un costado la formación de un río con agua de deshielo y hacia abajo cuatro lagos.

Campamento Plaza Argentina a 4.200 metros de altura. A un costado la formación de un río con agua de deshielo y hacia abajo cuatro lagos.

TE PUEDE INTERESAR: Comenzó la evacuación de 25 personas que quedaron aisladas en la ladera Noreste del Aconcagua

A pesar de la crecida del Río Vacas y Relincho debido al fuerte deshielo, las mulas y los arrieros llegaron a Plaza Argentina, donde esperaban los campamenteros para bajar. Eso ocurrió entre el domingo y el martes, ya que además de bajar a las personas que habían quedado varadas y asiladas, también usaron a las mulas para sacar los equipos, carpas y demás elementos de las empresas que debieron desarmar antes que terminara la temporada debido a este fenómeno imprevisto.

Actualmente solo quedan algunos arrieros y porteadores de un par de empresas que terminan de desarmar lo que quedó y se espera que bajen en los próximos días. A partir de allí la Quebrada de Vacas quedará completamente cerrada para cualquier persona que pretenda acceder al cerro, y ya se piensa en qué pasará y cómo trabajarán en la próxima temporada.

aconcagua pierre pitte medicion lago 1 plaza argentina quebrada de vacas.jpg
El lago Nº 1 tenía una profundidad de 3 metros y la temperatura del agua variaba entre 3 y 5 grados.

El lago Nº 1 tenía una profundidad de 3 metros y la temperatura del agua variaba entre 3 y 5 grados.

El cierre de la Quebrada de Vacas

El 24 de enero había 14 visitantes en Plaza Argentina cuando Gobierno cerró la ladera Noreste del Aconcagua, y las empresas los evacuaron rápidamente con el helicóptero de la empresa Helicopters que trabaja en el Parque.

El 26 de enero un grupo de cuatro científicos del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), del Conicet, convocados por Ambiente viajaron hasta Plaza Argentina. Constataron que la formación de los lagos estaban sobre terreno inestable y podían derrumbarse y provocar aludes en cualquier momento por el constante movimiento de agua por arriba y por debajo del hielo cubierto.

aconcagua caudal arriba de plaza argentina quebrada de vacas.jpg
El movimiento del agua aumentaba a medida que el sol calentaba durante la mañana. Además, el caudal circulaba por arriba y por debajo del hielo cubierto.

El movimiento del agua aumentaba a medida que el sol calentaba durante la mañana. Además, el caudal circulaba por arriba y por debajo del hielo cubierto.

TE PUEDE INTERESAR: El minucioso trabajo del piloto Duro Freschi y un impresionante rescate en el Parque Aconcagua

Esos cuerpos de agua se formaron metros más abajo del campamento y el peligro no era tan alto para quienes estuviesen a 4.200 metros de altura o más, pero sí lo era para quienes circularan por abajo de esos lagos, como quienes subían o descendían a pie hacia Plaza Argentina o estuvieran en los campamentos Pampa Las Leñas y Casa de Piedra.

A raíz del informe que dieron los científicos, Ambiente decidió que se cerrara hasta la próxima temporada el acceso por la Quebrada de Vacas, y por ello las empresas debían sacar todo y desalojar los campamentos.

aconcagua quebrada de vacas quebrada de los relinchos plaza argentina.jpg
Los lagos se formaron en pocos días debido a un gran caudal de agua de deshielo.

Los lagos se formaron en pocos días debido a un gran caudal de agua de deshielo.

Temporada fuera de lo común en el Cerro Aconcagua

Esta temporada del cerro Aconcagua fue atípica desde su comienzo en diciembre, cuando las temperaturas eran más bajas que las habituales con hasta 40 grados bajo cero y vientos de hasta 120 kilómetros por hora, lo que impidió que durante el primer mes de ascensos muchos andinistas no pudieran llegar hasta la cumbre porque las condiciones climáticas no eran las ideales.

aconcagua derrumbe lago 1 plaza argentina quebrada de vacas.jpg
El caudal de agua de deshielo que generó la formación de los cuatro lagos circulaba pegado al campamento Plaza Argentina, ubicado sobre hielo cubierto.

El caudal de agua de deshielo que generó la formación de los cuatro lagos circulaba pegado al campamento Plaza Argentina, ubicado sobre hielo cubierto.

TE PUEDE INTERESAR: Andinistas quedaron varados en el Aconcagua por la formación de lagunas y el riesgo de aludes

Se sumó que el 2023 fue un año de muchas nevadas que dejaron una acumulación importante, y las bajas temperaturas retrasaron el habitual deshielo que comienza en la primavera, se extiende durante todo diciembre y a veces termina en las primeras semanas de enero. Cuando comenzó la onda de calor a mediados de enero, esto afectó también a la alta montaña y al coloso de América. Provocó que la isoterma estuviese arriba de los 5.000 metros de altura, es decir que toda la nieve que estaba por debajo de esa altitud se derritió.

Eso provocó crecidas de ríos que hacía décadas no habían tenido prácticamente agua. Guarcaparques que llevan entre 6 y 7 años de trabajo en ese lugar comentaron que nunca habían visto ese caudal de agua y mucho menos con el gran sedimento que arrastraba. Pero lo más llamativo para ellos fue la rápida formación de lagos por lo que alertaron a tiempo sobre la situación que ponía en peligro a muchas personas.