Paleontólogos de la Universidad de Bristol publicaron un estudio en el que se anuncia un descubrimiento importante para Europa. Como la misma casa de estudios anunció, finalmente se explicó el origen de los dragones de Gales, algo que no tenía sentido.

acantilado.jpg
Los acantilados en donde se realizó el descubrimiento muestran cómo cambió el nivel del mar.

Los acantilados en donde se realizó el descubrimiento muestran cómo cambió el nivel del mar.

Un descubrimiento que lo explica todo

El estudio, publicado en la revista especializada Proceedings of the Geologists’ Association, indica que encontraron huellas de dinosaurios que vivieron en la zona hace 200 millones de años. Según remarcaron los paleontólogos, vivían en una zona tropical cerca del océano.

El descubrimiento fue realizado en Lavenrock Point, cuyos acantilados marcan los niveles de los antiguos mares poco profundos. En los diferentes niveles se pueden encontrar huesos de peces, reptiles y hasta algún dinosaurio.

El paleontólogo Owain Evans, líder del estudio, explicó que "el lecho de huesos pinta la imagen de un archipiélago tropical, que estuvo sujeto a frecuentes tormentas, que arrastraron material de los alrededores, tanto en tierra como en el mar, hacia una zona de mareas".

huellas.jpg
Lo hallazgos de los paleontólogos explican de dónde surgieron los dragones.

Lo hallazgos de los paleontólogos explican de dónde surgieron los dragones.

"Esto significa que a partir de un solo horizonte fósil podemos reconstruir un sistema ecológico complejo, con una diversa gama de reptiles marinos como ictiosaurios, plesiosaurios y placodontos en el agua, y dinosaurios en tierra", explicó.

►TE PUEDE INTERESAR: El descubrimiento que resolvió el misterio sobre cómo se construyeron las pirámides de Egipto

Su equipo halló en la zona restos fosilizados de un osteodermo placodóntico y un único hueso gular de celacanto, algo raro para Reino Unido, y sin precedentes para Gales.

La presencia de estos huesos explica finalmente de dónde surgió el mitológico animal que adorna la bandera de Gales.