Con una perra de la Escuela Canina de Adiestramiento Mendoza (ESCAM) y a pedido de la fiscal de Homicidios, Claudia Ríos, los investigadores buscan este miércoles a la tarde algún rastro de Florencia Romano, la chica de 14 años, desaparecida desde el sábado y cuyo caso ya tiene en vilo a toda la provincia. La búsqueda se da partir de que en el domicilio de la pareja detenida el martes -en calle Pedro Vázquez, de Maipú- hallaron restos de sangre. Esta perra, de nombre Ipa, está adiestrada para localizar cadáveres.

Búsqueda de Florencia Romano en Mendoza.

Los detenidos son una mujer de 27 años y un hombre de 33, domiciliados en el Callejón Berra y Padre Vázquez, en Gutiérrez. Se trata de Pablo Ramón Arancibia y Micaela Estefanía Méndez. En el lugar se dieron cita muchos investigadores y también hay algunos testigos.

Te puede interesar...

Después de rastrear el domicilio de la pareja detenida, la perra se dirigió hasta calle Ozamis y Tucapel, la parada de colectivos a donde habría llegado la adolescente.

Por el momento, el rastrillaje se ha ampliado a toda esa zona lindante hasta la parada del Metrotranvía de la estación Gutiérrez.

busqueda Florencia Romano4.jpg

Mientras se espera que se brinde alguna información oficial, se ha convocado para una marcha, a las 20, para reclamar por la aparición de Florencia. Será en el Parque Canota cerca de la casa investigada.

Al investigar los antecedentes de la pareja, detectaron que Arancibia tenía una denuncia por amenazas en 2011, y otra en 2014 por privación ilegítima de la libertad. En la mañana de este miércoles, José Romano, papá de Florencia, junto a su esposa, fueron a la Fiscalía de Homicidios donde fueron atendidos por Claudia Ríos, quien lleva adelante la investigación. José aseguró que no conoce a las personas que están detenidas y tampoco sabe cómo su hija los conoció y se contactó a través de las redes sociales.

busqueda Florencia Romano2.jpg

La fiscal les explicó las últimas novedades y el panorama de la causa, por lo que le pidieron muestras de sangre para tener en el caso que necesiten hacer algún cotejo.

La sangre encontrada estaba en unas ojotas y ya es examinada por el Cuerpo Médico Forense.