Después de la absolución

Caso Burela: cómo una viuda y una bruja que hacía macumbas se salvaron de la prisión perpetua

No faltará quien diga "creer o reventar". Lo cierto es que este viernes las dos acusadas por el asesinato de "Mingo" Burela zafaron de la máxima pena. Aquí, algunas puntas para entender el desenlace del segundo caso con jurado estancado en la historia de Mendoza

Creer o reventar: las dos mujeres que cobraron repercusión por hacer macumbas en las que se pedía que la fiscal Claudia Ríos no avanzara en la investigación quedaron libres de culpa y cargo por el asesinato del médico jubilado en 2019.

Se las acusaba de haber contratado a un sicario para matar al hombre, urdiendo coartadas para ocultar su plan. En el jurado, no obstante, hubo al menos una persona que entendió que esas imputaciones no tenían sustento. Por eso no se consensuó un veredicto.

Y sin entrar en detalles técnicos, existen claves para explicar el desenlace de un juicio que terminó sorprendiendo, si no a todos, al menos a la mayoría de quienes siguieron el caso de cerca.

Mónica-Castro-octubre 2.jpg
La

La "bruja" Mónica Castro antes y después del fallo a su favor. Sus abogadas defensoras fueron las doctoras Susana Soleta y Florencia Rizzo.

►TE PUEDE INTERESAR: Un día después de zafar de la perpetua habló la Bruja del caso Burela: "Se viene una vidente más fuerte"

Caso Burela: epistemología, macumbas y el segundo jurado que se estanca en la historia de la provincia

El filósofo austrobritánico Karl Popper (1902-1994) postuló un método para distinguir entre el pensamiento racional y las pseudociencias. Para él, una hipótesis tenía potencial científico si existía algún modo de demostrar que era falsa.

Ejemplo: si alguien afirma que la Tierra tiene gravedad -como ocurre-, puede presentar como evidencia millones de objetos que caen hacia el suelo o se mantienen pegados a él. Pero si un día las vacas empezaran a flotar por el aire, esa teoría entraría en crisis. Así funciona la ciencia.

Popper decía que ciertas corrientes de pensamiento, como el psicoanálisis o la hechicería, no admiten ese tipo de testeos, porque siempre encuentran una forma de salvar la teoría. Si un hombre sube a un puente y se tira, se hallan explicaciones en su pasado neurótico o en el mal de ojo. Si no se tira y vuelve a su hogar, también se buscan explicaciones en su pasado neurótico o en la protección de los ángeles.

Para Popper, teorías así no eran científicas, porque no dejaban abierto el camino de su propia refutación.

El problema en el caso Burela es que cuando, después de algunos allanamientos, apareció el elemento de la magia negra, esos límites que tan claramente marcaba Popper se difuminaron ¿Qué había que inferir después de ver esas macumbas que se secuestraron en casa de la "bruja" Castro?

Es verdad que Ríos insistió en que no se trataba de analizar brujerías, sino pruebas materiales. Pero, ¿cómo podía demostrarse la verdad o falsedad del sentido que se les otorgó a esas evidencias? Algunos miembros del jurado interpretaron que se trataba de un acto de fe.

Claudia Ríos caso Burela.jpg

►TE PUEDE INTERESAR: El otro caso de jurado estancado que conmovió a Mendoza

La evidencia en crisis

En ese movimiento, el Ministerio Público se vio complicado, porque buena parte de sus hipótesis se basaban en pruebas "indirectas". Elementos que cobraban sentido dentro de una cadena de eventos, pero lo perdían si se los analizaba de forma autónoma.

Sí, se probó que aquella mañana la viuda Ventura había salido poco antes de que un desconocido -nunca se supo quién- entrara en su casa y le disparara cuatro tiros a Burela.

Sí, también quedó registrada la charla en que "la bruja" Castro chicaneaba a la viuda y le decía: "¿por qué no contás que mandaste a matar a tu marido?".

Y sí, también se ventilaron las macumbas que se hallaron en casa de Castro, donde se leía -en letra que los peritos calígrafos atribuyeron a Ventura-: "Que la fiscal Claudia Ríos deje de investigar el expediente de León Burela. Traba total. Que quede el caso congelado, olvidado, archivado y sea cerrado por falta de evidencia lo antes posible".

macumbas Ventura.jpg
Uno de los

Uno de los "trabajos" que se encontraron en casa de Castro.

Algunos de esos papeles estaban en una heladera cuando la Policía hizo el allanamiento. "Encima hacía dos días que había comprado carne en el Coto y se la llevaron", se lamentó más tarde la "bruja" Castro.

Todo eso se demostró. Existe. Pero, como resaltaron los defensores de Ventura, Cristian Vaira Leyton y Agustín Magdalena, no hay un vínculo directo entre esas evidencias y a) la tesis de que la viuda dejó abierta la puerta aquel día para que entrara el supuesto sicario y b) la idea de que las dos mujeres se contactaron con el asesino para proponerle que llevara adelante el crimen.

No había manera de verificar de modo irrefutable que eso fue así. En tiempos de terraplanistas y conspiranoicos, es verosímil que algunos miembros del jurado hayan preferido la cautela antes de sacar conclusiones apresuradas. De ahí la falta de un veredicto unánime.

Ahora Castro está libre y Ventura sigue detenida por otra causa que la involucra, aunque su situación judicial es infinitamente más liviana después de lo que pasó el viernes.

Elizabeth Ventura Vaira Leyton.jpg
Elizabeth Ventura abraza a uno de sus abogados defensores, Cristian Vaira Leyton, tras haber sido absuelta.

Elizabeth Ventura abraza a uno de sus abogados defensores, Cristian Vaira Leyton, tras haber sido absuelta.

Tal vez nunca se sepa qué ocurrió exactamente en la manzana D casa 17 del barrio Kolton durante aquel 15 de abril de 2019, cuando a las 10:22 cuatro tiros alteraron la tranquilidad del vecindario que arrancaba su rutina.

Por lo pronto, la "bruja" Castro adelantó que seguirá trabajando en el "arte" al que se dedica hace tres décadas. En realidad nunca paró: el colega Sebastián Salas le hizo una entrevista y ella contó que, cuando estaba presa, hasta el personal penitenciario hacía fila para que ella le tirara las cartas. Si sus poderes funcionan o no es algo imposible de analizar científicamente. En tu cara, Karl Popper.

►TE PUEDE INTERESAR: Crimen del médico León Burela: las declaraciones contrapuestas de su hermano y su hijo