¡Un aplauso para el asador!

Asado con chinchulines: el secreto para que salgan crocantes por fuera y súper tiernos por dentro

Los chinchulines no pueden faltar en ningún asado y la mayoría de los comensales se enojan cuando falta en la parrilla

Para muchos, un asado sin chinchulines, por más que haya todo tipo de cortes de carne para saborear, no es un asado.

El chinchulín es junto a la molleja, una de las achuras más ricas y consumidas por los argentinos, que siempre y cuando el bolsillo lo permita, no puede estar ausente en un asado.

Pero para poder saborear un chinchulín bien presentado en la mesa, se requiere de una buena mano del asador, que deberá estar atento a todos los detalles para cocinar en la parrilla este manjar.

Para que el chinchulín salga perfecto en el asado, crocante por fuera y tierno por dentro, como a la mayoría les gustan, el asador no puede fallar y deberá seguir todos estos pasos:

►TE PUEDE INTERESAR: Toma aire al saber cuál es el corte de carne estrella para asado que todo carnicero prefiere guardárselo

asado-chinchulines1.jpg

Asado: cómo hacer los mejores chinchulines a la parrilla

Para evitar que salgan gomosos y tengan un buen aspecto, si se pretende dejar satisfechos a los comensales con unos chinchulines crujientes por fuera y súper tiernos por dentro, hay que tomar este tipo de recomendaciones:

  • Más allá de que si se elige hacer los chinchulines trenzados, en bastoncitos o medallones, en todos los casos hay que lavarlos con abundante agua fría.
  • Es importante que los chinchulines, entre todos los cortes de carne del asado, es lo primero que se debe poner en la parrilla, bien ordenados porque ocupan un buen lugar.
  • Se pueden adobar bastante tiempo antes con lo que uno quiera, con todo tipo de condimentos, aunque a la mayoría les gustan marinarlos con limón, sal y pimienta en un bol.
  • Una de las mejores técnicas es colocarlos en la parrilla, a fuego fuerte por unos minutos, para que alcancen un color dorado perfecto, para luego seguir cocinarlos lentamente a fuego medio, hasta el final del proceso.
  • Se pueden pincelar a la mitad de la cocción, antes de darlos vuelta, con jugo de limón. Al final de la cocción y antes de llevarlos a la mesa, también se le puede agregar más limón, dependiendo los gustos de cada uno. El limón ayudará a contrarrestar la grasa que trae el chinchulín, evitando que esta se pegue en el paladar.
  • La temperatura ideal para la cocción de los chinchulines, sería: colocar la mano sobre la parrilla y controlar que pasen siete segundos sin quemarse.
  • Los chinchulines llevan bastante tiempo cocinarlos y no se les puede sacar los ojos de encima.

►TE PUEDE INTERESAR: Toma nota al saber cómo hacer un asado gasolero y sin gastar demás con estos tres cortes de carne

asado-chinchulines.jpg

Temas relacionados: