Interna en la UCR

Suarez y Cornejo reúnen a intendentes con una premisa: "Internismos y divisiones, acá no"

El gobernador y el senador citaron para la noche de este lunes a sus intendentes para calmar ansiedades sobre posibles candidaturas para el 2023. No quieren que pase lo mismo que con la UCR a nivel nacional

"A nivel nacional nos explotó una interna y divisiones, eso acá en Mendoza no puede pasar". Ese sería el mensaje clave de la reunión en la que Rodolfo Suarez y Alfredo Cornejo pretenden bajar línea a todos los intendentes del radicalismo. Pero puntualmente a los que comenzaron a medirse como herederos de la gobernación: Tadeo García Zalazar y Ulpiano Suarez.

Finalmente la reunión a la que se sumará también el vicegobernador Mario Abed, el presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi, y posiblemente el diputado nacional Julio Cobos, está agendada para esta noche a las 21 en la residencia gubernamental de La Puntilla.

La bomba que detonó dentro del radicalismo nacional y que se palpó claramente en la división del bloque de Diputados en el Congreso Nacional, en donde Emiliano Yacobitti -que responde a Martín Lousteau-, se diferenció del cordobés Mario Negri y armó su propio bloque, alerta a los líderes de la UCR mendocina, que tratarán por todos los medios que aquel internismo y esas divisiones no se reediten en estas tierras.

Reunir a la tropa para calmar ansiedades

Cornejo, Suarez, Orozco y García Zalazar.jpg
El mensaje de Suarez y Cornejo a los intendentes será de calmar ansiedades y evitar en estas tierras internismos y divisiones.

El mensaje de Suarez y Cornejo a los intendentes será de calmar ansiedades y evitar en estas tierras internismos y divisiones.

Por eso el mensaje de "acá hay que bajar las pretensiones y gestionar para cuidar lo que hemos hecho en Mendoza" será para todos los intendentes, pero tendrá dos destinatarios puntuales: el godoycruceño Tadeo García Zalazar y el citadino Ulpiano Suarez, aunque a la carrera se podrían sumar el jefe comunal de Las Heras, Daniel Orozco y el de Guaymallén, Marcelino Iglesias.

Los dos primeros sin decirlo abiertamente, ya se posicionaron como los herederos naturales a la gobernación en el 2023 de las dos corrientes actuales del radicalismo, García Zalazar como el ungido del cornejismo, y Ulpiano como el sucesor del emergente suarismo.

"Seguramente el mensaje será de unidad y alertando que ese internismo y divisiones que padecemos a nivel nacional no se pueden dar en Mendoza, pero igualmente deberán ser sutiles con como lo plantearán, porque del otro lado hay jefes comunales que en las últimas elecciones sacaron entre el 40% y el 50% de respaldo. No se trata de disciplinar a nadie, sino caemos en liderazgos verticales que no sirven", marcan algunos de los que darán el presente esta noche.

Otros aseguran que es un error que la sucesión a la gobernación se plantee como un River versus Boca, y hasta deslizan que esa disputa entre Tadeo García Zalazar y Ulpiano Suarez se podría zanjar con un simple y despojado café entre ellos, el gobernador Rodolfo Suarez y el senador Alfredo Cornejo.

Sin embargo, ambos líderes deben estar viendo algún otro atisbo de división que los impulsa a reunir a toda la tropa para bajar el mismo mensaje de unidad y calma.

De hecho, ya el ex diputado nacional Luis Petri salió a admitir públicamente que quiere ser gobernador en el 2023 y a ese frente interno se podría sumar, desde afuera, pero haciendo ruido dentro de Juntos por el Cambio, el diputado nacional del PRO, Omar De Marchi.

Así las cosas, aunque falte una eternidad para las elecciones del 2023, dentro del radicalismo hay quienes desde ya evitan pensar en unas PASO, porque vislumbran el riesgo de que alguien se pueda meter por la ventana y eso los divida y debilite aún más. "Falta pero la premisa debería ser analizar quien mide más, acompañarlo y dar muestras de unidad", proponen varios radicales.