La grieta en la Justicia

La Suprema Corte tuvo su primera reunión "privada" para tratar la reforma del máximo tribunal

La Suprema Corte de Justicia de Mendoza se reunió con la intención de bajar las tensiones políticas y con la meta de presentar un texto superador respecto al proyecto de reforma que se está discutiendo en la Legislatura. La incógnita es cuánto tiempo se tomarán los magistrados para consensuar una propuesta

Entonces el radicalismo miró al otro lado de la cancha y le tiró el pase largo a la Corte, pidiéndole que aporte una propuesta de consenso.

El encuentro de los jueces, por tanto, se relacionó con las discusiones que se produjeron recientemente en la Casa de las Leyes y con el siguiente pedido del presidente de la Cámara de Diputados, Andrés "Peti" Lombardi:

595904820-NOTA-A-GARAY-20-09-2022.pdf

TE PUEDE INTERESAR: La reforma en la Suprema Corte no tuvo dictamen en la Legislatura y el debate en el recinto deberá esperar

Qué se habló en el encuentro de la Suprema Corte

El diálogo entre los supremos duró menos de una hora y tuvo entre sus ejes la meta de "bajarle el tono a la discusión" después de que varios miembros visitaran individualmente la Legislatura sin haber logrado una postura compartida.

Tal como anticipó este diario, el cónclave que comenzó pasado el mediodía en el cuarto piso de Tribunales tuvo algunas bajas importantes. Especialmente porque los ausentes fueron del ala identificada con el peronismo, la más reacia a aceptar las reformas que se pretenden implementar.

Omar Palermo está de licencia porque da clases en la Universidad Austral, en Buenos Aires. Y Julio Gómez está de viaje en el extranjero, por lo que también se excusó de asistir. Por lo tanto, Mario Adaro fue el único representante filoperonista que bajó a la arena donde lo aguardaba el team "radical": Dalmiro Garay; Pedro Llorente, Teresa Day y José Valerio.

Fuentes de Tribunales aclaran que entre los radicales también hay algunas diferencias. Y la acumulación de conversaciones interrumpidas ha hecho que la Corte pierda algo de esa pátina de "estabilidad" con la que intenta revestir sus decisiones.

Las primeras tareas, en consecuencia, son bajar el tono, empezar a dar una imagen más compacta como institución y seguir discutiendo la semana que viene -no se sabe aún qué día-, ya con Palermo y Gómez en la sala.

Suprema Corte de Justicia de Mendoza.jpg
Los miembros de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

Los miembros de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

►TE PUEDE INTERESAR: José Valerio defendió la reforma de la Suprema Corte: "Hay una idealización de la especialización de jueces"

El proyecto superador

Habrá que ver si los magistrados consiguen limar asperezas y elaborar el proyecto superador que se les ha solicitado. No es sencillo porque lo que se decida los afectará directamente.

Se conjetura que podrían incorporar las perspectivas que compartieron, durante las exposiciones en la Legislatura, el exgobernador Arturo Lafalla y los juristas Alejandro Pérez Hualde y Aída Kemelmajer de Carlucci, entre otros.

Una postura consensuada entre los supremos permitiría que no queden expuestos individualmente, casi una garantía de que los miembros no tendrán problemas en el futuro.

Igual por ahora no hay plazos fijados para dar una respuesta al pedido que llegó desde el legislativo. En todo caso, si los legisladores deciden ir para adelante con la reforma, lo harán. El otro escenario es que opten por aguantar hasta tener la contestación de los cortesanos.

Por cierto: en algún momento se habló de que el proyecto de reforma bajaría al recinto de Diputados el miércoles 28 de septiembre. Esa perspectiva parece diluirse entre las volutas de la realidad; pero quién sabe.

►TE PUEDE INTERESAR: Pérez Hualde y la reforma de la Suprema Corte de Justicia: "Eliminar el forum shopping es sano"