Cambios en el máximo tribunal

La reforma en la Suprema Corte no tuvo dictamen en la Legislatura y el debate en el recinto deberá esperar

El líder del PRO, Omar De Marchi pidió "construir consensos" para avanzar en la reforma de la Suprema Corte y eso le quitó al radicalismo un voto clave para lograr el despacho de comisión que necesitaba. No irá este miércoles al recinto y la discusión se prolonga una semana más

Minutos antes de que se conociera el despacho que los oficialistas estaban forjando, el líder político del PRO, Omar De Marchi salió a plantear que para tal reforma era imprescindible "construir consensos" y remarcó que no se podía aprobar "de forma express".

omar de marchi corte suprema.JPG

Ese freno del PRO le habría restado al radicalismo el voto necesario para conseguir las 7 firmas que requería el despacho de comisión.

En las primeras cuentas del oficialismo, ellos contaban con los votos de los 6 diputados de su banca, más uno del aliado de Cambia Mendoza, Gustavo Cairo, del PRO, pero más tarde ese voto clave comenzó a diluirse.

Tampoco habrían tenido el acompañamiento del presidente de la comisión, el diputado sancarlino, Jorge Difonso, de Unión Popular-Frente Renovador, también socio del frente oficialista, pero que desde la semana pasada venía advirtiendo que su voluntad era darle voz y participación a todos los involucrados en tamaño cambio del máximo tribunal.

Por lo que trascendió pasado el medio día, sin poder tener los votos necesarios, los radicales accedieron a retirar su pedido de votación en esta reunión de la comisión de LAC, y sin poder disimular su molestia, aceptaron esperar a que haya una nueva reunión el próximo martes.

Así las cosas, aquella primera ilusión del radicalismo, de votar el proyecto que impulsa el gobernador Rodolfo Suarez este miércoles en la Cámara de Diputados, en donde creían que obtendría la media sanción, deberá esperar al menos una semana más.

Entre tanto, desde esa comisión surgió un pedido a la misma Suprema Corte, para que "en uso de las atribuciones legislativas que les otorga la constitución presenten un proyecto superador" al que ya envió el oficialismo.

jorge difonso corte suprema.JPG

Palabras más palabras menos esos diputados le enviaron un claro mensaje a los supremos: el problema de funcionamiento es de ustedes y de ustedes debería surgir la mejor opción para superarlo.

Ahora habrá que esperar para ver si los supremos presentan un nuevo proyecto, o si el Gobierno se mantiene en su postura de querer eliminar el actual sistema de salas que tiene la Corte (una sala para temas civile, comerciales y de Familia, y otra para los temas penales y laborales) y que a partir de la aprobación del proyecto se sorteen todas los jueces que diriman en todas las causas que lleguen a ese tribunal, incluido el presidente Dalmiro Garay. Así los supremos conformarían un tribunal colegiado.

► TE PUEDE INTERESAR: Jueces de la Corte debatieron la reforma judicial y no hubo acuerdo sobre el proyecto

Coincidencias y reparos al proyecto original

En la jornada de este martes, por la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales pasaron 3 de los 7 jueces de la Suprema Corte. A primera hora de la mañana llegaron Omar Palermo y Mario Adaro, y más tarde fue el turno del presidente del máximo tribunal, Dalmiro Garay.

Los dos primeros, tildados de ser el ala filoperonista, coincidieron en que se conforme aquel tribunal colegiado aunque lo restringieron sólo a las causas del ámbito contencioso administrativo, que es donde ellos entienden que se da hoy la criticada elección de salas por parte de los abogados litigantes. Adaro argumentó esta restricción al decir que si sólo en ese ámbito (el contencioso administrativo) se da la presunta elección de salas, no habría necesidad de extender la reforma a otros ámbitos jurídicos"

Por tanto se niegan a que el sorteo de jueces avance sobre los fueros penal y laboral (en los que ambos son especialistas), y tampoco son partidarios de que se aplique en cualquier causa que llegue al máximo tribunal.

El otro punto en el que acordaron fue la habilitación para que en las discusiones participen los siete jueces y no seis como es actualmente. Lo que implica sumar al presidente de la Corte, aunque - insistieron- sólo si se circunscribe a discusiones contencioso administrativas.

Por su lado, Garay respaldó el proyecto original y remarcó que así como funciona hoy la Suprema Corte, no se puede garantizar una Justicia de calidad.

"Hoy el que viene a pedir Justicia, no encuentra una Justicia de calidad", afirmó el presidente del máximo tribunal. "Tanto la elección de salas, que existe, como la distribución de los casos por materias, han demorado a la salida de sentencias. Eso también es una pérdida cualitativa. Y no es hegemonía ni es una serie de posiciones doctrinarias; es algo que tiene que ver con la carga dispar del trabajo", lanzó.

► TE PUEDE INTERESAR: Martes clave para la reforma de la Suprema Corte que impulsa Rodolfo Suarez

Temas relacionados: