Análisis y opinión

La política mendocina sigue dando giros en torno a Alfredo Cornejo

Alfredo Cornejo viene urdiendo una trama política por la cual no sólo los radicales están pendientes de sus pasos hacia el 2023

En algunos casos de manera subrepticia, más palpable en otros, es evidente que buena parte de la política mendocina sigue girando en torno a Alfredo Cornejo. El sancarlino, estimado y despreciado con fervor en la clase política, pero con mejor suerte entre la ciudadanía de a pie, viene urdiendo una trama política en la que no sólo los radicales están pendientes de los pasos que vaya a dar en las elecciones de 2023. El peronismo también aguarda sus movimientos.

Es que no es lo mismo que Cambia Mendoza lleve a Cornejo otra vez de candidato a gobernador, a que el postulante sea Tadeo García Salazar, Ulpiano Suarez o Daniel Orozco, sin quitarles mérito a ninguno de éstos, a los que simplemente les falta historial partidario. Si Cambia Mendoza llegara a encabezar sus listas con Cornejo Gobernador, el efecto arrastre podría terminar afectando incluso las aspiraciones de varios peronistas en las intendencias.

La injerencia de de este exgobernador podrá ser buena o mala, según quien la mire, pero está ahí, latente.

►TE PUEDE INTERESAR: Ecos del atentado a Cristina Kirchner: si la política se llena de pasiones y emociones desatadas, "échate a temblar"

Ojo al piojo

Sin embargo, en caso de que Cornejo se decida por volver a gobernar Mendoza, tendrá que pelear contra un dato duro de la realidad: los mendocinos no son dados a insistir con alguien que ya ha sido gobernador. Eso es algo para tener en cuenta en el análisis. ¿Romperá con una "tradición"?

¿Será esa tendencia el peso de la sabia normativa constitucional de Mendoza que no admite la reelección inmediata, aunque sí la vuelta dejando como mínimo una gestión de otro gobernador en el medio? Esa medida ha frenado aquí cualquier intento de caudillismo como el que padecen otras provincias con feudalismo político.

Cornejo está en la consideración de varios políticos mendocinos, en particular de los peronistas, como "un petiso maldito", "un obsesionado por el poder" o un "redivivo Rasputín del Valle de Uco". Él sostiene, en cambio, que no todo el que está interesado en el poder es un obsesivo desatado. Es más, machaca que el poder en sí mismo no es una cosa mala o perversa sino que bien ejercido es algo que mejora la naturaleza de la política.

Alfredo Cornejo (3).jpg
Alfredo Cornejo viene urdiendo una trama política por la cual no sólo los radicales están pendientes de sus pasos hacia las elecciones 2023.

Alfredo Cornejo viene urdiendo una trama política por la cual no sólo los radicales están pendientes de sus pasos hacia las elecciones 2023.

Contámela

Donde algunos ven vestigios de autoritarismo, Cornejo ve autoridad. Para él, ejercer la autoridad no es malo ni perverso. Y dice estar tranquilo "porque donde yo veo autoridad, la mayoría de la gente también ve autoridad. Y la gente ve bien", aclara, agrandado. "Es que la gente lo que quiere es que el gobernador ejerza la autoridad que le ha sido conferida", explica.

Lo concreto es que él teje. Desteje. Vuelve a tejer. Tiene un ojo en Buenos Aires, otro en Mendoza y un tercer ojo en el resto del país. Está preocupado por afinar su relato o por estar presente en las redes sociales. Sus tuits refutando al Presidente, a la vicepresidenta y a los principales voceros del oficialismo no suelen faltar en el menú político.

Cornejo ha entendido que tener una "narración" es fundamental. Por eso advierte que Juntos por el Cambio debe llegar a las elecciones presidenciales del año que viene con un programa muy claro de lo que propone, sobre todo en la macroeconomía.

Insiste que la gente debe saber, desde el primer día, lo costoso que va a ser sanear la economía, pero que no hay otra salida para poder arrancar. No llega a pedir sangre, sudor y lágrimas, pero sí mucha sinceridad en las consignas y en el plan de Gobierno que se oferte a los argentinos.

¿Hay equipo?

El otro gran punto en el que está insistiendo es que Juntos por el Cambio tiene que llegar preparado con los mejores equipos de gestión para no pifiar una vez más. Las mejores propuesta fracasan si los gestionadores del día a día no son los indicados. En esto sí es un obsesivo. No se puede llenar los cargos con funcionarios puestos sólo por compromisos partidarios.

Ha empezado a recorrer el país vendiendo lo que fue su experiencia de gestión en Mendoza y en el Congreso tanto como diputado y senador nacional. Por estos días estuvo en Córdoba donde esbozó ante dirigentes económicos, políticos y periodistas un panorama de cómo se puede salir según su óptica. Voceros del peronista gobernador Schiaretti y del círculo rojo cordobés alabaron la ponencia.

Cornejo asegura que después del atentado a Cristina, "el peronismo ha sido totalmente tomado por el kirchnerismo" por ello está convencido de que si el populismo K es derrotado en 2023 los gobiernos peronistas provinciales tomarán distancia del cristinismo duro, lo que reabrirá la oportunidad de acuerdos en la política argentina.

En concreto: quiere ser presidente de la Nación. Es su sueño de máxima. Tal vez vice, aunque esto último no lo convence demasiado. Y si nada de eso cuaja (los números por ahora no lo ubican como un precandidato con chances) quiere por lo menos quedar instalado en el gran mundo político y, claro, volver a Mendoza a terminar "la revolución de lo sencillo" y a que la política siga girando cerca suyo.

►TE PUEDE INTERESAR: ¿Quién dijo que en la "familia política" no hay que discrepar en público?