Referentes del peronismo mendocino pusieron en valor que Mendoza se sumara al pacto fiscal propuesto por Alberto Fernández y afirmaron que puede ayudar a recomponer el vínculo con la Nación, visiblemente deteriorado en el último año. Sin embargo, también criticaron la ejecución del presupuesto local en obra pública y el accionar de Juntos por el Cambio en el Congreso, por haber rechazado la pauta de gastos para 2022.

“Es algo positivo. Creo que hay una reconfiguración del diálogo a partir de los lazos entre el presidente y los gobernadores", dijo a Diario UNO Lucas Ilardo, jefe de senadores de la bancada peronista en la Legislatura. “Es importante para Mendoza, que está necesitada de un vínculo más responsable con el Gobierno nacional, y también para el país, que a partir de esto puede mostrar un mensaje de consenso al Fondo Monetario”, apuntó.

Para la diputada nacional Liliana Paponet, “es una buena señal política de acercamiento que ambos lados estaban precisando. Trabajar en conjunto es necesario para acompañar la recuperación económica que atraviesa el país y, sobre todo, para dar certezas a la ciudadanía de cara a lo que viene”.

Adolfo Bermejo, otro de los miembros del PJ mendocino en la Cámara Baja, también afirmó que avizora tiempos de mayor diálogo. “El acuerdo es parte del futuro cercano en la Argentina, lo creo así. Ese abrazo que se dieron Suarez y Alberto cuando se recuperó IMPSA (la capitalización de la empresa que comenzó en junio de este año), es de lo mejor que nos puede pasar. Por algo se llama ‘consenso’ fiscal. Es, por lo menos, un punto de partida”, dijo el maipucino, fiel a su estilo conciliador.

También hubo algunos golpes

El peronismo le sigue enrostrando a los mendocinos de Juntos por el Cambio haber rechazado el Presupuesto 2022 en la Cámara de Diputados y afirman que terminó siendo un grave perjuicio para la provincia. A esto, justamente, lo relacionan con el nuevo acuerdo tributario y dicen que la postura oficialista sobre la no creación de impuestos (hoy, reafirmada por el mandatario a través de Twitter) “es un discurso que suena bien, pero no resuelve los problemas financieros”.

Así lo afirmó Nicolás Aroma, parte de los equipos técnicos del peronismo local. “De alguna manera hay que financiar el presupuesto. Hoy lo que hace el gobierno mendocino es tomar deuda o apelar al ajuste, como lo está haciendo con la obra pública, un rubro en el que no ejecutará ni la mitad de lo que pautó para este año. Los impuestos por lo menos son genuinos, porque no patean los problemas para adelante: se cobran y financian. Además, uno paga el costo político al crearlos o subirlos”, apuntó.

Ilardo fue más duro: “Es mucho mejor ver al gobernador sentado a la mesa con el presidente, que verlo victimizarse o haciendo berrinches que sólo buscan ser una tapa de diario más. Hacía falta una reconfiguración del diálogo y creo que esa es la señal positiva que terminó dejando la firma”, cerró.

La demanda por discriminación, un detalle clave del acuerdo

El nuevo pacto contempla que las provincias suspendan todos sus procesos judiciales contra la administración central. Esto hizo que Mendoza ponga en pausa la demanda que preparaba por 18 mil millones de pesos a la Nación, aunque en Hacienda aclaran que eso no significa que el reclamo se haya desestimado.

“Esa denuncia está floja de papeles. Lo hemos dicho desde el principio”, acusó Aroma. “No hay una base jurídica para quejarse por los fondos discrecionales, con lo cual, la provincia no tiene asidero para un reclamo semejante”.

El Ministro de Hacienda Víctor Fayad interpeló esa versión. “La base es genérica, la discrecionalidad no implica falta de fundamentos y, por lo tanto, el Gobierno nacional debería explicar a qué se deben esas diferencias que hace. Los actos públicos pueden ser discrecionales, pero nunca infundados”, contestó ante la consulta de este diario.

Sobre este tema también hizo foco el diputado Bermejo: “Nunca supimos bien qué es lo que se iba a reclamar. Si hay una provincia que no debería quejarse por los fondos, es Mendoza. Nación viene cumpliendo los pagos de Portezuelo, Nación vino y aportó para recuperar IMPSA, con todo lo que implica. Yo mismo voy a las pymes metalmecánicas y me dicen que están felices por haber sostenido una empresa madre y emblemática del sector”, cerró.