Reforma en el máximo tribunal

El consenso por los cambios de la Suprema Corte se empantanó y los supremos no logran acordar

Hasta anoche, los seis jueces de la Suprema Corte no lograban arribar a un acuerdo, y la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales decidió llamar a nuevo cuarto intermedio hasta este miércoles a las 11

Luego de 21 días de discusiones, críticas y negociaciones sobre qué aspectos de la Suprema Corte de Justicia se podían reformar y cuando todos creían que los supremos habían alcanzado un consenso, finalmente el proyecto del máximo tribunal no llegó a la Legislatura este martes. Los diputados, por presión de la UCR, definieron 3 cuartos intermedios, y esperarán el ansiado proyecto hasta este miércoles a las 11.

Los plazos que les dieron hasta esta noche no les alcanzaron a los jueces y esta nueva dilación dificulta que el proyecto que lleven a la Casa de las Leyes se pueda debatir en la sesión de la Cámara de Diputados este mismo miércoles, como tenía previsto el oficialismo, ya que para que eso ocurra antes deben tener el dictamen de comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales, en donde se deberían tomar un tiempo para analizarlo.

Los seis supremos (Julio Gómez está ausente por licencia) no lograron ponerse de acuerdo.

josé luis ramón.JPG

Las tensas negociaciones en el seno de la Suprema Corte

Las diferencias internas en la Corte y las pujas por mantener cierto esquema central del proyecto que impulsa Rodolfo Suarez, cuidado que siguió de cerca el ministro de Gobierno, Víctor Ibañez, por pedido expreso del gobernador, habrían terminado por limar los primeros acuerdos que iban cuajando desde el lunes en el Poder Judicial.

Las intensas negociaciones que arrancaron por la tarde de este martes, se convirtieron en vertiginosas con el paso del tiempo. Tanto es así que hasta esta noche, los 6 supremos seguían discutiendo a puertas cerradas, y nadie osaba ni siquiera atender los teléfonos.

En principio, los diputados de la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales, entendieron que había que darle más tiempo a los supremos para definir la letra chica de ese proyecto superador que llevarían a la Legislatura. Así fue que al medio día se decidió ir a un cuarto intermedio hasta las 19, pero las cosas, lejos de calmarse se volvieron más torrentosas.

Mientras los negociadores políticos aseguraban por todos los medios que los jueces estaban dándole forma al proyecto, en el cuarto piso del Poder Judicial, en donde funciona la Suprema Corte, los tironeos no cesaban y los consensos empezaban a diluirse. Los magistrados que se habían tomado un rato en la siesta para analizar algunos de esos cambios, y habían vuelto a reunirse a las 17, no avanzaban demasiado.

TE PUEDE INTERESAR: Por la reforma de la Suprema Corte de Justicia ya hay supremos vencedores y vencidos

Suprema Corte de Justicia de Mendoza.png
Los jueces de la Suprema Corte de Justicia, sin la presencia de Julio Gómez, no lograron llegar a un proyecto de consenso este martes para reformar el funcionamiento del máximo tribunal.

Los jueces de la Suprema Corte de Justicia, sin la presencia de Julio Gómez, no lograron llegar a un proyecto de consenso este martes para reformar el funcionamiento del máximo tribunal.

Horas antes presuntamente los supremos habrían acordado algunos cambios clave: terminar con el llamado forum shopping, que permitía a los litigantes elegir el turno de una sala para ingresar sus demandas. Para eso desde ahora se sortearían todas las causas contenciosas administrativas, entre los 7 magistrados, incluido el presidente Dalmiro Garay.

A la vez quedaría definido por ley el proceso por el cual se avanzaría al sorteo de todas las causas que lleguen a la Corte. En principio, ese plazo podría ser a mediados del 2023. "Ese cambio puede ser gradual, pero se tiene que dar porque de otra manera estaríamos yendo contra el espíritu del proyecto, que es cambiar el actual funcionamiento de la Corte", aportaron desde Casa de Gobierno.

Por otro lado, también habrían acordado que todas las causas que pongan en discusión la constitucionalidad o no de una norma se definan en un pleno de la Corte.

► TE PUEDE INTERESAR: El debate por la Corte reveló que funcionarios siguen cobrando como jueces aunque una ley lo impide

Un diputado que no dejó de ser protagonista

En el terreno político, el mayor interés de los radicales era confirmar cómo jugarían sus socios del PRO. Es que el líder de ese partido en Mendoza, el diputado nacional Omar De Marchi, en principio condicionó el aval de su diputado, Gustavo Cairo a que en el proyecto de reforma se sumaran los aportes que hicieron los legisladores del PRO.

Esto era la creación de una Cámara de Casación Laboral, que sirva de filtro para que a la Suprema Corte no lleguen todos los litigios laborales que hoy se acumulan en la Sala II; que en las causas penales haya un doble conforme que sirva también de una instancia intermedia y modificar mediante enmienda el artículo 152 de la Constitución, que es donde se determinan las condiciones que debe cumplir un aspirante para convertirse en juez de la Suprema Corte.

De hecho, el mismo Cairo ya presentó su proyecto de creación de esa Cámara de Casación Laboral, como para sentar las bases de lo que vendría a complementar el proyecto de reforma de Suarez.

Sin embargo, por la tarde trascendió que el texto que estaban redactando los supremos no contenía ninguna de esas iniciativas, y eso pudo enardecer los ánimos y dificultar las cosas.

Por tanto habrá que esperar a conocer el proyecto final de la Corte para confirmar si efectivamente decidieron dejar afuera las intenciones del PRO, y luego seguir de cerca qué postura adoptará Cairo, si sigue los lineamientos del partido, o si decide jugar de líbero y apoyar el proyecto que impulse el radicalismo.