Cambios en la Justicia

La primera reunión en la Legislatura por la reforma a la Suprema Corte terminó con denuncias cruzadas

La oposición se retiró del anexo en Diputados donde está sesionando el órgano de Asuntos Constitucionales. Denunciaron que el oficialismo no quiso respetar a los anotados para hacer preguntas al secretario de Justicia. Cambia Mendoza respondió que había que cumplir el cronograma pautado

El arranque del debate por la reforma a la Suprema Corte que se inició con la visita del subsecretario de Justicia Marcelo D'agostino terminó en una batahola y con la oposición yéndose enojada del anexo en Diputados. Desde el Frente de Todos denunciaron que el oficialismo no los dejó terminar de preguntar al subsecretario y se levantaron momentáneamente del encuentro. Cambia Mendoza afirma que debían respetarse los tiempos de los otros convocados.

Es que eran siete los legisladores que se habían inscripto para hacer preguntas, pero sólo alcanzaron a hacerlo dos: el presidente de la bancada justicialista en la Cámara Baja Germán Gómez; y el también diputado José Luis Ramón -ambos opositores-. Cuando estaba por llegar el turno de la demócrata Mercedes Llano, se dijo que debían dar paso a los siguientes disertantes, Aída Kemelmajer y Alejandro Pérez Hualde.

Embed

Alejandro Bermejo, Lucas Ilardo y el propio Ramón fueron los que se mostraron más ofuscados. Dijeron que el oficialismo no quería dar respuestas del proyecto, aunque el propio presidente de la comisión Jorge Difonso propuso que, luego de terminado el intercambio con los juristas, D'Agostino podía quedarse a responder más preguntas. Al peronismo eso, según manifestaron, no lo convenció.

Pero Llano fue otra de las que mostró su contrariedad: "Dejen preguntar a las terceras fuerzas, que justamente trabajamos por fuera de este sistema de bipartidismos que es lo que se está discutiendo en este encuentro", lanzó al micrófono de la transmisión oficial. Sin embargo, su pedido no tuvo resultados, porque los senadores del PJ (más el diputado Ramón) se levantaron y dejaron la sala.

Además hubo denuncias cruzadas. Es que Ramón había dicho que la elección del tribunal o "fórum shopping" era un derecho de los abogados, que se podía elegir el tribunal en el cual litigar de acuerdo a los intereses de, por ejemplo un cliente. En frente, D'Agostino le recriminó: "eso es un fraude, así que si a usted le gusta eso, está avalando un fraude". "Yo no dije nunca eso", le espetó después el hombre de Protectora.

Embed

► TE PUEDE INTERESAR: Rodolfo Suarez recibió el apoyo de los Colegios de Abogados a su proyecto para reformar la Corte

Otras propuestas y el debate por la especialización de los jueces

Antes de irse, el senador Ilardo propuso que el titular de Justicia compareciese nuevamente, pero ante la Cámara Alta, para seguir con los cuestionamientos. Del otro lado le respondieron con la contrapropuesta de que D'Agostino se quedara y que, una vez finalizados las otras discusiones, completara la ronda de preguntas. El peronismo dijo no estar de acuerdo.

El cara a cara duró más de una hora y más de lo que estaba estipulado en el cronograma oficial. A las 10:30 ya debían hacer su ingreso los juristas, y los 50 minutos que duró la argumentación del funcionario se habían dividido en dos mitades: una explicación técnica de su parte y las dos preguntas de los opositores Gómez y Ramón.

ramon josé luis y germán gomez.jpeg
José Luis Ramón y Germán Gómez; los únicos dos diputados que alcanzaron a preguntar a D'Agostino.

José Luis Ramón y Germán Gómez; los únicos dos diputados que alcanzaron a preguntar a D'Agostino.

El primero consultó concretamente si el Gobierno estaba de acuerdo con perder la especialidad de los jueces (lo cual aseguran que pasará al eliminarse las salas permanentes). "Una Justicia sin especialidades sólo puede traer malos resultados", apuntó el sanrafaelino tras su consulta. "Vamos a tener fallos contradictorios".

A lo que D'Agostino respondió negativamente. "No es así. Son todos ministros de la Corte y deben entender de todas las ramas. En los fallos plenarios, por ejemplo, definen todos, los siete. Además, en Mendoza no existe la especialidad, porque en casos penales de la Sala II, define un laboralista como el doctor Mario Adaro; y en los casos laborales, define un penalista (por José Valerio y Omar Palermo).

Precisamente, dos de los mencionados estaban ahí. Cuando el encuentro ya estaba comenzado, los "filoperonistas" Adaro y Palermo entraron juntos y se ubicaron a la derecha de la mesa en la que exponían el secretario de Justicia.

► TE PUEDE INTERESAR: La reforma de la Suprema Corte de Justicia ensanchó aun más la grieta entre peronistas y radicales