Análisis y opinión

Daniel Orozco no espera: quiere ser gobernador y ya tiene su propio experto en "gobernanza emocional"

El intendente lasherino Daniel Orozco está lanzadísimo. No acata la orden de Cornejo y Suarez de esperar para hablar de candidaturas. Ya picó en punta. ¿Le dará el cuero?

¿Qué tipo de político es Daniel Orozco? Por lo pronto no es un tipo modernoso ni posa de ello. Trabaja de clásico, de tradicional. Es médico clínico y de los de antes. Uno se lo imagina pegando con el martillito en la rodilla de los pacientes para probar reflejos. Es de los políticos que juega al tejo o a la taba en los centros de jubilados. Y que rescata la causa de las Islas Malvinas. Digamos que como político parece más empeñoso que brillante.

Se ha especializado en gerontología y tiene fans entre los adultos mayores. Esas personas son las que en las redes sociales piden "bendiciones" para este intendente radical que cumple su segundo mandato en "la capital del peronismo mendocino" (como se le decía antes a Las Heras) y que quiere ser el próximo gobernador por Cambia Mendoza.

Es el único que está fuertemente lanzado dentro de un team de radicales que busca suceder a Rodolfo Suarez. No ha esperado que Cornejo o Suarez le den la voz de ¡ahura! para presentar su precandidatura. No está de acuerdo con guardarse hasta marzo de 2023. Eso -parece sugerir- queda para los Tadeo o los Ulpiano. Su referente político dentro de la UCR es Julio Cobos, pero no a nivel de "le pertenezco". Tiene algunos tintes de lo que antes eran los balbinistas.

► TE PUEDE INTERESAR: Aflojen con el aerosol y dejen de atacar bienes públicos y privados de Mendoza

"Lasherindios"

Orozco es de sacarse fotos en los actos patrios. Le gusta explotar el pasado sanmartiniano de Las Heras. En esas ceremonias se coloca la mano derecha sobre el corazón cuando se canta el Himno o saluda la Bandera. Machaca para imponer una mística en la que los lasherinos recuperen su amor propio. "Las Heras, mi amor". "Yo amo Las Heras". Es de batallar contra el concepto tan poco inclusivo de tildar a los habitantes del departamento como "lasherindios".

Va a los bingos que se realizan en el Polideportivo Polimeni para ayudar a recaudar fondos. No tiene esos pruritos de algunos progres de no posar con militares o con obispos. El es de retratarse con policías, gendarmes o aviadores porque considera que todos están dentro del sistema democrático. En la Cuarta Brigada Aérea le gusta mostrarse sentado en un avión de combate, presto a entrar en lucha. Esa es la imagen que busca dar.

Es sobrio para vestir, pero a veces se permite unos sacos "petiteros", de colores claros. Es de besar a señoras, abuelas y niños. Le encantan las reuniones. Y sacarse fotos, por ejemplo con esa abuela que es campeona de tejo. Hace poco despidió en las redes a María Delicia Rearte de Giachino, madre del primer militar argentino muerto en la Guerra de las Malvinas.

Tiene su carácter, pero no es de andar confrontando porque sí con otros referentes del radicalismo que también sueñan con ser candidatos a gobernador. Tiene algunos puntos de contacto con el estilo de Cobos, pero el ingeniero es más zorro y curtido. Baste recordar que Cobos fue socio y luego enemigo de los Kirchner, quienes trataron de sacarlo de la vicepresidencia entre 2007-2011 y nunca pudieron. "Yo recibí tantos votos como Cristina" solía decir Cobos cuando los amanuenses de Cristina lanzaban barbaridades sobre él para quebrarlo anímicamente y que liberara el cargo de Vice.

daniel orozco elecciones 2023 cambia mendoza.jpg
Daniel Orozco durante un partido de tejo en Las Heras.

Daniel Orozco durante un partido de tejo en Las Heras.

Si Dios quiere

Daniel Oozco ya ha contratado a uno de esos Durán Barba que pueblan el universo de los candidatos políticos de la región. Se llama Galo Limón (¡chupate ese cítrico!) quien asesoró a Vicente Fox cuando éste quería llegar a la presidencia de México, algo que finalmente se concretó entre 2000 y 2006. El señor Limón se presenta como "experto en gobernanza emocional". El médico lasherino ya anda haciendo cenas y reuniones para consolidar voluntades. Esta semana organizó una comida para 250 líderes empresariales y de las pymes en el salón Palatium, de Las Heras, donde también estuvieron referentes de partidos menores, esos que pueden ayudar a triunfar en una elección de gobernador, como los demócratas progresistas, el MID, Vargas Arizu y compañía.

Cuando en 2015 ganó su primera gestión municipal les prometió a sus pacientes que los iba a seguir atendiendo. Tiene, asegura, un consultorio con las fichas de 15.000 pacientes. Al parecer, cumplió. Es de esas personas que no duda en decir "gracias a Dios" o "Si Dios quiere" como Susana.

Cree que Las Heras tiene que estar en el epicentro de Mendoza y del país por haber sido el lugar en el que el General San Martín armó el Ejército Libertador. De aquí salió". Como el Puerto de Palos en el "relato" de Cristóbal Colón. Con esa impronta pregona que Las Heras debe darse políticas de Estado, líneas directrices consensuadas entre los principales partidos, para que el departamento pueda tener un progreso sostenido.

Los vientos

Ser médico, explica, le ha ayudado a establecer fuertes lazos con la gente porque quien vive a diario entre "padecientes" (perdón, Rolón) termina formándose un espíritu de hierro. Esa templanza es la que, suponemos, mostrará Orozco para enfrentarse en la interna a Alfredo Cornejo y a Rodolfo Suarez que son los que hasta ahora vienen cortando el bacalao en Cambia Mendoza.

Para eso deberá demostrar, encuestas en mano, el arrastre real que tiene entre los mendocinos. Posee un punto a favor: la decisión tomada, sin vuelta de hoja, de que quiere ser gobernador. Queda por ver si tiene con qué. No todo es querer.

Hay otros imponderables en política, a veces misteriosos, que influyen sobremanera. En 2019 el gobernador Cornejo peleó hasta último momento por imponer la candidatura de Martín Kerchner a gobernador, su pollo. Pero los mendocinos nunca generaron feeling con quien era entonces ministro de Economía.

Será interesante ver -dentro del oficialismo- si los vientos políticos de la provincia soplarán ahora para un médico cobista y lasherino o si continuarán teniendo el empuje de ese sistema frontal llamado Cornejo.

► TE PUEDE INTERESAR: Cada vez es más notorio que hay dos ciudades de Mendoza