Prometieron reanudar las cirugías

Con enojo de los residentes, debutó la mesa de diálogo entre el Gobierno y los anestesistas

Seis médicos que están cursando la especialidad pidieron estar en el encuentro y ratificaron que no los están capacitando, pero los dejaron afuera. Se presentaron legisladores, la ministra Nadal y representantes de la AMA

El Ministerio de Salud y los anestesistas conformaron por primera vez la mesa de diálogo para destrabar el conflicto que mantienen hace meses. Tal como solicitó Rodolfo Suarez a través de un decreto, este viernes acudieron al quinto piso de Casa de Gobierno la ministra Ana María Nadal, legisladores, especialistas agrupados en la Asociación Mendocina de Anestesiología y también residentes, enojados porque no les permitieron participar del encuentro.

Fueron siete los representantes de la AMA los que ingresaron al Salón de Acuerdos de Calle Peltier. Allí esperaban el titular de la Cámara Baja Andrés Lombardi, la presidenta provisional del Senado Natacha Eisenchlas -ambos por el oficialismo- y también la diputada Paola Calle junto al senador Gerardo Vaquer, por el Frente de Todos.

Si bien ambas partes se mostraron conformes tras las dos horas que duró el intercambio, ninguno esbozó acercamientos a una solución concreta. Principalmente porque la discusión salarial, el mayor de los motivos para este distanciamiento, ni siquiera se puso sobre la mesa, ya que el Ejecutivo recordó a los presentes que el lugar para ese debate no era instancia, sino el ámbito paritario. Tampoco se puso una fecha de reapertura, por lo que sigue sin haber acuerdo en ese sentido.

mesa dialogo residentes gobierno.jpg
Tal como reza la Ley de Emergencia, la ministra de Salud encabezó la mesa de diálogo. Se esperan al menos tres reuniones más, pero en ninguna se discutirían las discusiones salariales.

Tal como reza la Ley de Emergencia, la ministra de Salud encabezó la mesa de diálogo. Se esperan al menos tres reuniones más, pero en ninguna se discutirían las discusiones salariales.

Tampoco se dispuso una citación inmediata para los profesionales que renunciaron en los últimos meses. Cabe recordar que 64 anestesiólogos rompieron sus vínculos con el sistema estatal, y que es esa la cantidad de espacios que buscan recomponer en la cartera sanitaria. Nadie ha tendido lazos hacia ellos, ni tampoco hacia quienes hayan prestado servicios en el último lustro (dado que la ley los compromete a trabajar bajo amenaza de sanción).

afirmaron haber establecido una agenda conjunta de trabajo. Apuntaron que tiene como principal objetivo reanudar las más de 4.500 intervenciones suspendidas por el fracaso del diálogo. "La semana que viene empezarían a hacerse", anunció Lomabardi en la conferencia de prensa posterior.

"La ley establece una carga pública y el Ejecutivo tiene potestad para hacer que se cumpla; sobre todo porque tenemos el compromiso de que se siga valorizando la salud pública", afirmó ante los medios.

Sobre el final, tanto los voceros del oficialismo como los de la AMA destacaron que fue un "acercamiento positivo" y se fueron sin poner fecha para el próximo encuentro.

► TE PUEDE INTERESAR: Esperan a Alfredo Cornejo para la foto de unidad de Juntos por el Cambio en Buenos Aires

El enojo de los residentes

La ministra y sus colaboradores inauguraron la charla cerca de las once, y afuera quedaron seis residentes de primer año, enojados por dos cosas: primero, porque aseguran que la AMA ha decidido unilateralmente no capacitarlos (a pesar de que participan de los hospitales Central y Lagomaggiore); y segundo, porque el Ministerio no los dejó estar en el encuentro (la norma no contempla su presencia expresamente).

"De parte del Ministerio nos adelantaron ayer que no podíamos estar en esta reunión, pero vinimos acá para escuchar un resumen de lo tratado, porque nos dicen que somos prioridad, pero hace meses que estamos siendo rehenes de este conflicto y exigimos una respuesta", apuntaron los residentes.

"Los propios profesionales de los hospitales dicen estar amenazados y por eso no nos quieren enseñar. Vamos todos los días a trabajar y no hacemos absolutamente nada, nos quedamos sentaditos a un costado", denunciaron.

El encuentro cumplió estrictamente con el artículo 8 de la nueva Ley de Emergencia, que dicta al menos un cónclave mensual entre "todas las partes involucradas" para lograr una salida consensuada al problema. Aunque el eje de las discusiones sigue siendo salarial (piden cobrar 65 mil pesos por cada guardia de los fines de semana), hace tiempo se sumaron otros puntos igual de conflictivos.

residentes anestesiología ley de emergencia.jpg
Los seis residentes de primer año.

Los seis residentes de primer año.

Entre ellos están los nomencladores -cuánto se cobra por cada intervención y si esos valores los decidirá el Estado o la agrupación-; y, fundamentalmente, cómo serán las capacitaciones para los nuevos médicos. El Gobierno pretende de formar especialistas y consiguió aval para hacerlo, pero nunca explicó oficialmente de qué manera planea ponerlo en práctica.

► TE PUEDE INTERESAR: El INDEC y Mendoza revisarán los números de la pobreza para hallar las razones de las diferencias

Qué dice la Ley de Emergencia en Anestesiología

Indica que las renuncias de los anestesiólogos serán efectivas una vez aceptadas, o bien transcurrido un plazo de 120 días. Mientras, deberán seguir cumpliendo sus tareas, bajo amenaza de una penalización que va de un mes a cinco años sin poder ejercer la actividad.

Ese es el mismo tiempo que durará el estado de emergencia (hasta el 16 de septiembre); aunque el gobernador podría extenderlo por cuatro meses más. Para ello debería impulsar un decreto que luego sea refrendado por votación legislativa. Quiere decir que el oficialismo podría llevar este esquema hasta el 14 de enero de 2023.

Miembros de la AMA.jpg
Arturo Salassa (izquierda) es el vocero de la Asociación Mendocina de Anestesiología. A su lado, cinco de los miembros que participaron de la reunión.

Arturo Salassa (izquierda) es el vocero de la Asociación Mendocina de Anestesiología. A su lado, cinco de los miembros que participaron de la reunión.

Además, el Gobierno podrá convocar a exresidentes o exjefes de residentes que hayan prestado servicios al Estado en los últimos cinco años, y hacerlos trabajar. Puede ser en guardias de lunes a viernes o bien durante fines de semana. Esto es una carga pública y, de no cumplirla, regirá la misma sanción que prevé hasta cinco años de tareas suspendidas.

También permite que el Ministerio de Salud reasigne funciones y horarios de los anestesiólogos, con la posibilidad de trasladarlos a otros centros asistenciales si lo considera necesario. Esto se fundamenta, según el Ejecutivo, por el propio estado de emergencia que impone la ley. Agrega que el Estado se hará cargo de los costos adicionales de todas esas modificaciones.

► TE PUEDE INTERESAR:El Cóndor del Acceso será restaurado, pero llamarán a concurso público para hacer la obra