Contener las internas, el desafío principal

Anabel Fernández Sagasti entregará el mando del peronismo en una semana marcada por la sentencia a Cristina Kirchner

La senadora le entregará la presidencia del PJ a Flor Destéfanis, manteniendo el poder de su sector en el partido. El primer desafío será contener las internas departamentales y acercar a los "heridos" tras el cierre de listas. El acto será un día después de que Cristina Kirchner sea absuelta o sentenciada por la causa Vialidad

Sumido en sus cruces internos, pero con la figura de Anabel Fernández Sagasti manteniéndose como la más importante del espacio, el peronismo mendocino tendrá un pase de mandos este miércoles 7 de diciembre por la tarde. Será en el camping El Pinar, de El Bermejo. Ahí, la titular del partido le dará las riendas a Flor Destéfanis, a sólo 24 días de que comience otro año electoral para el país y la provincia.

La invitación al acto lleva la firma de ambas mujeres y marcará también la asunción para el resto de las autoridades designadas en noviembre: encabezan Gustavo Aroma, secretario de Gobierno en la Municipalidad de Maipú, y el secretario general de de La Bancaria Sergio Giménez como los nuevos vicepresidentes del espacio.

La convocatoria es a las 19:30 en ese tradicional camping de calle Aristóbulo del Valle. Servirá para que vuelva a encontrarse gran parte del peronismo mendocino, aunque todavía no está oficializado que vayan a asistir los seis intendentes que tiene la fuerza, ni tampoco se sabe exactamente quiénes van a decir presente. Es una tarea a la que se iban a abocar durante toda la jornada de este lunes.

La idea que tienen en el justicialismo es salir a recorrer los departamentos durante los últimos días del año. Que se vean las nuevas caras. Esa comitiva estaría encabezada por las figuras fuertes de la flamante conducción, y serviría, según esperan, para volver a apuntalar cierta concordia, tanto en lo alto del partido como en cada uno de los municipios. Sobre todo después del cierre de listas, que -como suele ocurrir- dejó varios heridos en las comunas y a varios disconformes por no poder ocupar los espacios de poder que esperaban.

Flor Destéfanis2.jpg
La intendenta de Santa Rosa conducirá el PJ por dos años. Antes, todo indica que se buscará la reelección en su departamento.

La intendenta de Santa Rosa conducirá el PJ por dos años. Antes, todo indica que se buscará la reelección en su departamento.

"Son varios los desafíos. A nivel general, hay que reorganizarse y fortalecer nuestras bases", dijo el nuevo vicepresidente primero, Aroma, a Diario UNO. "Me refiero a volver a juntarnos en el marco del acuerdo y de diálogos. Ira a buscar a los compañeros que se hayan ido; salir a escuchar a propios y a extraños; y además, poner en agenda los problemas específicos que vemos en Mendoza", se explayó.

► TE PUEDE INTERESAR: Pases de factura y enojo en el peronismo por la falta de oposición a la conducción kirchnerista

La lucha por el poder en los departamentos

Antes que pensar en las elecciones, el primer desafío para Destéfanis será evitar las internas en los departamentos. Es algo que ya está empezando a gestarse, por ejemplo en Lavalle, donde Roberto Righi parece haber ungido a su candidato para la sucesión (el senador Gerado Vaquer), pero la militancia más cercana a Fernández Sagasti tiene intenciones de competirle con la candidatura del sindicalista Raúl Villegas.

Esa dinámica podría repetirse en otras comunas gobernadas por el peronismo, como San Rafael, donde también el oficialismo responde al eje de los intendentes -"o al peronismo tradicional", como a veces se lo ha mencionado- y asoma la posible presentación de Nadir Yusuff para intentar arrebatar un dominio de veinte años a los hermanos Félix. El concejal de La Cámpora tiene intenciones, según dicen, y no esconde su posición crítica a las acciones de la intendencia.

Por eso la tarea de la unidad justicialista aparece como uno de los primeros objetivos para la "era Destéfanis". En el medio, además, está el factor tiempo: casi todos esos departamentos podrían estar votando en menos de cinco meses, por el adelantamiento de las urnas que decidirían pronto los jefes territoriales. Eso implicaría, entre otras cosas, que en enero sea el cierre de listas y que no haya demasiado margen de maniobra para los que no hayan arrancado.

Cristina Kirchner 22.jpg

"Obviamente habrá una condena", dijo Cristina Kirchner en su última entrevista (al diario brasileño Folha de São Paulo). La sentencia marcará gran parte de los estados de ánimo peronistas.

Salvo Maipú, donde los pedidos de Adolfo Bermejo de no desdoblar han instalado dudas, es casi una certeza que el resto de las comunas peronistas desacoplará sus comicios de los provinciales, adelantando también la definición de candidaturas. Un dato no menor, ya que en la mitad de ellas (Lavalle, San Rafael y Tunuyán) no puede haber reelecciones y habrá que elegir nuevas propuestas. El único que lo tiene decidido es Martín Aveiro, quien ya anunció que su delfín Emir Andraos es quien buscará conducir hasta 2027.

Más adelante vendrá la necesidad de encontrar un candidato a gobernador y, probablemente, de competir en las PASO contra el sector de Guillermo Carmona, quien –tras desactivarse la chance pelear la titularidad del partido- prometió que su facción buscaría revancha en las internas de junio. Habrá que ver si su sector lo acompaña y si es él mismo quien busca ponerse el traje de candidato.

Todo esto ocurrirá este miércoles al caer la tarde. Y aunque se espera que sea una celebración y un "reconocimiento a los compañeros que dejan su rol en el partido", según dijeron; también puede haber caras largas. Es que el acto será exactamente un día después de que salga la sentencia contra Cristina Fernández de Kirchner y los otros doce imputados en la causa denominada Vialidad. De lo que decida ese tribunal compuesto por los jueces Gorini, Basso y Giménez Uriburu, dependerá gran parte del semblante justicialista en el arranque de Destéfanis.

► TE PUEDE INTERESAR: Flor Destéfanis avisó que quiere gobernar Mendoza, pero después del 2023